¿Cómo surgieron los ETFs y para qué me sirven?

Son herramientas que usan hasta los inversores más novatos pero ¿de dónde salieron?, ¿desde cuándo existen?, ¿de qué forma se pueden aprovechar?

En las últimas dos décadas los ETFs se convirtieron en la manera que encontraron los inversores, no sólo los individuales sino también algunas grandes compañías, para invertir. Generalmente recomendados por ser más baratos que los fondos de inversión, los ETFs ofrecen una manera de entrar en el mundo de las finanzas con bajos costos para alcanzar la deseada diversificación.

El primer ETF comenzó a cotizar en enero de 1993. El S&P 500 Depository Receipt (SPRD) fue el primero de su tipo y sigue siendo hoy en día uno de los ETFs más activos de la Bolsa. Si bien fue lanzado en 1993, recién quince años más tarde se pudo ver su primera gestión activa en el mercado.

El número de ETFs fue creciendo con el correr de los años a pasos agigantados. De existir uno sólo en 1993, pasaron a ser cerca de 102 en 2002, cerca de mil a fines de 2009 y a finales de 2011 el total de activos bajo gestión en ETFs superó los US$ 1,1 billones. Aunque no es para nada una cantidad despreciable, todavía es pequeña si lo comparamos con el dinero que está en las manos de los fondos de inversión, que se estiman que son casi US$ 12 billones.

Desde el vamos fueron, en cierta forma, enemigos declarados de los fondos de inversión, “guerra” que tuvo un vuelco en 2003 cuando por primera vez las entradas netas de los ETFs fueron superiores a la de los fondos mutuos. De todas maneras, en los años en que los mercados muestran señales positivas, las entradas netas de fondos mutuos suelen ser mayores que las de los ETFs pero, a la inversa, en los tiempos donde los mercados son débiles, las ganancias de los ETFs suelen ser más altas.

Como mencionamos anteriormente, el primer ETF fue el SPDR. Hoy, casi 20 años más tarde de su lanzamiento, este ETF cuenta con más de US$ 86 mil millones de activos bajo gestión y operaciones en promedio por día.

El segundo ETF más grande de hoy es el SPDR Gold Shares, el famoso GLD que replica el comportamiento del precio del oro, que comenzó a cotizar en noviembre de 2004. Este fondo cuenta ahora con casi US$ 73 mil millones de activos bajo gestión y se cree que es el sexto dueño de oro físico en el mundo, justo detrás de China con casi el 14% de las reservas globales de oro, mismo número que posee la Reserva Federal de Estados Unidos.

Por otro lado, el Vanguard MSCI Emerging Markets (VWO) es el que mayor en cuanto a capital global fuera de Estados Unidos. Éste fue lanzado en marzo de 2006 y actualmente posee alrededor de US$ 56 000 millones en activos.

El QQQ Power Shares (QQQ), que replica al índice Nasdaq 100, fue lanzado en marzo de 1999 justo antes del estallido de la burbuja de las .com y en la actualidad posee activos por aproximadamente US$ 24 mil millones.

Otro fondo emblemático es el Barclays TIPS (TIP), que sigue el rendimiento de los bonos del Tesoro de Estados Unidos. Este ETF salió al mercado en diciembre de 2003 y hoy tiene US$ 22 mil millones en activos.

Si bien es evidente que los ETFs con muy populares por sus ganancias netas, es poco probable que éstas superen, en lo inmediato, a las de los fondos de inversión mutuos, ya que estos últimos tienen ventajas importantes sobre los ETFs.

Si bien es evidente que los ETFs son muy populares y aún tienen un enorme influjo de ingresos, es poco probable que superen, en lo inmediato, a los fondos mutuos, que muchas veces se piensa presentan más ventajas que los “fondos espejo”.

La principal y por lo que muchos inversores apuestan a los fondos de inversión es que ofrecen una gestión activa que puede superar el rendimiento del mercado, a diferencia que sólo seguir un determinado índice. Claro, están los ETFs manejados de forma activa, pero aún queda tiempo para que se desarrollen plenamente.

(Sepa qué son los ETFs activos haciendo click acá.)

En los últimos años el número de ETFs y de inversores que optan por ellos ha crecido notablemente y se espera que lo sigan haciendo en los próximos años, incluso a pesar de ser acusados como causantes de muchas volatilidades del mercado. Sea cual sea la preferencia, es innegable que ofrecen una opción muy conveniente y atractiva para aquellos que quieren que sus ahorros no pierdan poder adquisitivo.


Deja tu respuesta