Aún no termina la buena racha de esta inversión refugio

El precio del oro se disparó luego del Brexit y en vista de que la incertidumbre en torno al evento está pasando, muchos creen que el atractivo del metal se irá en picada. Sin embargo, esta teoría podría estar errada.

Una inversión refugio es como su nombre lo indica, una especie de protección en momentos en que los mercados se cargan de volatilidad e incertidumbre. Mientras pasa la tormenta, los activos que responden a esta característica permiten sobrellevar la situación manteniendo el capital intacto. En consecuencia, no generan una ganancia sino que mantienen el valor del patrimonio.

No obstante, existen ciertas ocasiones en las que se puede jugar en función de una inversión refugio y obtener cierta rentabilidad con ello. Como es de conocimiento público, el oro recientemente presentó una apreciación importante gracias al caos desencadenado por la formalización del Brexit. Si bien los efectos de la noticia ya se están diluyendo, esto no significa que el brillo del metal precioso también lo hará como muchos estén pensando, al menos no en el mediano plazo.

Para lo que resta de 2016, los analistas prevén que la racha alcista del oro continúe y los inversores pueden ganar con la tendencia.

¿Cuáles son los pronósticos para este inversión refugio?

El precio del oro tocó su nivel máximo en dos años tras conocerse que el Reino Unido abandonará la Unión Europea y a pesar de que su cotización cedió espacios -2%- en días recientes, de acuerdo con datos de Reuters los analistas del mercado elevaron las proyecciones de precio promedio del metal para lo que resta de 2016 hasta los 1.280 dólares por onza. Esta cifra es mayor a los 1.209 dólares que se estimaron en el mes de abril y 15% superior a lo pronosticado a comienzos de año. 

Los cálculos fueros establecidos por 25 especialistas durante las últimas dos semanas tras evaluar los acontecimientos y la dinámica que tendrá lugar en la plaza financiera internacional post Brexit. 

Los precios de esta inversión refugio, que promedian los 1.230 dólares en lo que va del año, lograrían una media de 1.340 dólares en el tercer trimestre y 1.350 en los últimos tres meses de 2016. Para 2017, las cotizaciones podrían rondar los 1.363 dólares en promedio por onza. Todo esto, debido a que la incertidumbre y la turbulencia financiera que se originaron con la votación del Brexit despertó el interés  el apetito por los activos de este tipo. Y es que tan sólo en las dos semanas posteriores al referéndum británico, el oro subió 100 dólares gracias al pánico y la búsqueda de protección en el mercado.


En el marco de este acontecimiento, existen posibilidades de que la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) continúe manejándose con cautela y posponga una vez más a suba de las tasas de interés de referencia, lo que sin duda beneficia el precio de commodities como el oro, metal altamente sensible al alza de los tipos de interés, puesto que la medida implica una suba del costo de oportunidad de tener instrumentos financieros que no rinden intereses, al tiempo que impulsa al dólar, moneda en la que cotiza el metal precioso.

Para quienes no consideren que esta inversión refugio en sí goza del potencial de ganancias que están buscando, existe una alternativa para apostar al auge del metal sin invertir directamente en él.

La inversión alterna…

Una opción alterna a invertir en lingotes de oro, bien sea físico o en papel, son las acciones de empresas mineras dedicadas a la explotación del metal y de la plata.

En vista de que las minas de metales suelen explotar tanto oro como plata, posicionarse en papeles de las mismas permite contrarrestar el efecto que tendría sobre el capital del inversor una posible caída del precio del oro, al estar soportada por la solidez de la plata.

Además, las acciones de las mineras del metal dorado tienden a desempeñarse mejor que el commodity en sí debido a que el valor de la acción está respaldado por las ganancias netas asociados a los costos de la actividad y no sólo por la cotización de la onza de oro. Esto les permite contar con un amplio margen de maniobra para ser más rentables cuando el precio del lingote se perfila en alza y los fondos posicionados en estos papeles, también sacan provecho de las fluctuaciones entre divisas vinculadas a este mercado. 

Apostá por el metal antes de que su avance continúe.

Deja tu respuesta