8 Tips para armar un portafolio en momentos de crisis

Aunque parezca una tarea compleja, con estos consejos vas a poder definir una estrategia financiera acertada en épocas de turbulencia.

La situación de los mercados financieros internacionales requiere de cada vez más audacia –y capacitación- para poder avanzar con éxito hacia la meta de armar un portafolio de inversiones adecuadamente.

A continuación, repasemos 8 claves necesarias que nos aliviarán el trabajo en el corto plazo:

La diversificación para armar un portafolio

Si bien desde InversorGlobal siempre pregonamos el concepto de diversificación, esta idea la reforzamos más que nunca en el actual escenario económico mundial. La diversificación no sólo debe darse entre los tipos de activos elegidos como acciones, bonos o derivados, sino también que debemos considerar la diversificación en regiones económicas o países y monedas. Un equilibrado mix de estos componentes en nuestra cartera nos hará sobrellevar la situación de la mejor forma.

Conservar siempre una porción en “cash

En momentos de incertidumbre y alta volatilidad, siempre debe considerarse mantener un porcentaje del portafolio en liquidez. La posición en efectivo no sólo permite tener una estructura de la cartera más defensiva, conservadora, sino también nos mantiene a la expectativa de posibles oportunidades que se pueden dar si la crisis se agudiza y, para aprovecharlas, debemos contar con la liquidez necesaria.

Analizar el ciclo económico y definir la estrategia

El peso relativo de los distintos instrumentos en un portafolio tiene que estar alineado con el profundo análisis de la coyuntura económica vigente y la que está por venir. En este sentido, la etapa del ciclo económico en la que nos encontramos nos determinará si debemos adoptar una actitud más defensiva (bonos) o más agresiva (acciones). Tener una buena lectura del ciclo económico es vital para poder optimizar nuestras inversiones.

Analizar las últimas noticias con total detenimiento

En momento de crisis como los actuales, la sobrerreacción es una característica común en los mercados. La sensibilidad de los precios de los activos financieros ante los diferentes acontecimientos es muy marcada y debemos evitar caer en la trampa de esos excesos. En definitiva, lo que debemos considerar es el impacto que tengan las medidas económicas anunciadas en el mediano y largo plazo, tratando de no caer en el análisis cortoplacista.

Hacer prevalecer los fundamentos de largo plazo

Más allá de los vaivenes del corto plazo, lo que debemos considerar es la solvencia y capacidad que tienen los activos que integran el portafolio para generar un flujo de fondos consistente y atractivo. Se trate de acciones o bonos, siempre en el largo plazo se imponen aquellos cuyos fundamentos son robustos y que pueden soportar la crisis en el corto plazo para luego redituar de una mejor forma en el largo término. A ese tipo de activos debemos apuntar en estos momentos de alta incertidumbre.

Capacitarse permanentemente es la mejor inversión

La capacitación implica incorporar conocimiento constantemente. En estos tiempos, ese conocimiento tiene un valor extra. Quien invierta en capacitación tendrá una ventaja relativa para entender el contexto, interpretarlo y tomar las mejores decisiones de inversión. Nunca es suficiente lo que sabemos, siempre hay cosas que aprender. La clave del éxito estará marcada por nuestro conocimiento y sabiduría para adaptarnos, de la mejor manera, a los actuales momentos de crisis.

No marearse con la opiniones de los demás

Cuando la crisis es de una magnitud tan grande como la actual, uno tiende a escuchar y leer distintas opiniones en torno a cuánto durará el período de dificultad y cuáles son las distintas medidas que tenemos que tomar para manejarnos de la mejor manera. No está mal escuchar las distintas versiones, pero hay que saber que detrás de cualquier opinión hay intereses. Es por eso que uno no debe confundirse ni aferrarse a algún analista o economista en particular pensando que es el “salvador”. Escuchemos, analicemos y saquemos, objetivamente, lo mejor de cada uno.

Acciones defensivas y con beta bajo entre las preferidas

Invertir en acciones en momento de austeridad económica es difícil. Sin embargo, podemos encontrar algunas opciones atractivas aún cuando todo parece sombrío. Generalmente en estos momentos son más ponderadas las acciones que están en sectores defensivos (consumo básico, farmacéuticas, salud, telecomunicaciones) y/o con un beta de mercado menor a 1 (esto quiere decir que los movimientos de las acciones con estas características son menos proporcionales que el movimiento del mercado). En estas acciones encontraremos valor a pesar del mal momento mundial.

Deja tu respuesta