Termina una era: ¿qué sucede con los grandes bancos?

En 2008, las 10 entidades financieras más globalizadas estaban localizadas en 65 países, pero durante el año pasado esa cifra se redujo a 55.

Hace casi dos décadas los grandes bancos iniciaron una frenética expansión alrededor del mundo, abarcando más negocios y posicionándose con más ahínco en todos los servicios que pudiese ofrecerse a los clientes, pero esa época terminó. ¿Qué está sucediendo con las grandes entidades financieras?

El fundador de esa era que agoniza fue Sanford Weill, presidente ejecutivo de Travelers Group Inc., quien había acordado una fusión con Citicorp, el banco encabezado por John Reed, para formar lo que llegaría a ser el primer supermercado financiero del mundo.

En ese entonces Weill proclamaba que la empresa sería tan diversificada que tendría presencia en todas las áreas en que pudiesen soportar los inevitables ciclos de auge y caída de las finanzas, se relata en una nota publicada por el diario The Wall Street Journal.

//

Grandes bancos: un modelo en declive

Si bien ese conglomerado financiero que fue bautizado como Citigroup sigue intacto, la confianza en ese modelo instaurado por Weill y Reed está en declive.

De hecho, Citigruup ha revelado paulatinamente sus planes para retirarse del negocio de banca minorista en unos 20 países durante los últimos años, entre ellos Argentina, Perú y otros tantos en América Central.

Simplemente dejó de ser una estrategia viable…

Menos diversificación

De acuerdo con el estudio de la consultora estadounidense McKinsey & Co., elaborado a pedido de The Wall Street Journal, se encontró que en 2008, los 10 bancos más globalizados estaban presentes, en promedio, en 65 países.

Durante 2015, esa cifra se redujo a 55 países. Evidentemente, ese ritmo se ha acelerado…

Barclays PLC anunció a inicios de este año la venta de sus negocios en África, mientras que HSBC Holdings PLC dejará Brasil próximamente, una de las 83 plazas en todo el mundo que ha dejado desde el año 2011.

¿Cuál es la idea de fondo?

Si bien la idea de Weill es generar valor para los bancos a través de una presencia global, no muchos comparten esa idea hoy en día.

De hecho, el tamaño de la banca se ha vuelto un tema recurrente en la contienda presidencial en Estados Unidos.

De acuerdo con Weill, la economía es como una aldea global y las instituciones financieras las unen. “¿Qué ocurriría si tuviéramos un sistema de telecomunicaciones local y no pudiéramos conectarnos? No sería muy bueno”, ha sostenido.

El problema es que durante este tiempo creyeron que podrían ahorrar dinero al ofrecer una amplia gama de servicios. Al enfatizar la diversificación, el modelo prometía disminuir el riesgo e inspiraba la sensación de que sus enormes dimensiones garantizarían la seguridad de los bancos globales.

//

Regulaciones locales

Lo que sucede es que bancos de la talla del Citigroup deben ajustarse cada día a regulaciones más estrictas, con lo que se ven obligados a reducir su presencia geográfica y salir de una serie de negocios que demandan mucho capital o generan escasas ganancias.

En el caso de otros europeos como Barclays, Credit Suisse Group AG o Deutsche Bank están inmersos en procesos de reestructuración y repliegue que algunos accionistas han criticado por no ser suficientemente radicales.

Ese punto de inflexión llegó con la crisis financiera de 2008. Antes el rendimiento del capital promedio de las grandes entidades bancarias era de 14%, pero hoy esa cifra es cercana al 7%.

¿Qué harán los grandes bancos?

La idea ahora es separar las operaciones de banca de inversión y minorista, es decir, segregar operaciones dedicadas al tradicional negocio de captar depósitos y hacer préstamos de las operaciones de mayor riesgo.

Como dijimos antes, la idea ha cobrado popularidad en la contienda electoral estadounidense. Bernie Sanders, precandidato demócrata, ha llevado adelante esta idea de segregación.

J.P. Morgan, por ejemplo, fue el mejor parado de la última crisis financiera y desde ha entonces ha registrado interesantes retornos porque, en promedio, solo 40% de los negocios que realiza en un país son locales; el resto proviene de servicios transfronterizos como asesoría o financiamiento.

De acuerdo con el estudio del Banco de Pagos Internacionales publicado en 2013, la diversificación bancaria solo indica que el rendimiento de un banco es sinónimo de rentabilidad hasta cierto punto.

Un estudio posterior encontró que los retornos en lugares muy distantes de las sedes de los bancos han sido mediocres. En el caso de la banca de inversión, la actividad entre regiones solo ha generado entre 20% y 25% de los ingresos por venta y corretaje de valores en los últimos 20 años.

La mayor parte de los ingresos de los bancos globales se genera en entre 5 y 10 grandes ciudades y procede principalmente de un puñado de grandes clientes internacionales.

Deja tu respuesta