¿Se reactivará el consumo en el segundo semestre?

Durante los últimos 5 meses las ventas se han retraído, empujadas por la pérdida del poder adquisitivo de las familias y la desmedida suba de tarifas.

El consumo sigue derrumbándose. La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) manifestó que los comercios minoristas registraron una caída de 9,2% en sus ventas durante mayo, el mayor retroceso desde la asunción de Mauricio Macri al poder.

La suba de las tarifas de gas y electricidad, así como la pérdida del poder adquisitivo se tradujeron en un cóctel mortal. El diagnóstico se suma a la quiebra de 5.000 negocios en los últimos meses.

No solo eso. Se trata del quinto mes consecutivo en que las ventas se retraen, empujadas por la pérdida en el poder adquisitivo de las familias.

//

Un retroceso general del consumo

Según el reporte de la CAME, las familias se limitaron a adquirir solo cosas necesarias y alguna que otra oferta realmente interesante, por lo que los negocios finalizaron el mes con muy bajos niveles de ventas, serios problemas de liquidez y rentabilidad como para sostenerse en esta trayectoria.

Por rubros: las ventas bajaron en electrodomésticos en 19,6%; bijouteria en 13,1%; materiales para la construcción en 12,7%; bazar y regalos en 11,9% y ferreterías en 11,6%.

La única excepción fue farmacias que experimentó una suba de 1,3%, debido a que esos comercios van incorporando nuevos artículos para sostener la venta, pero también a que mayo encontró más problemas de salud que el año pasado por la Gripe A y el dengue.

Un freno quebrado

Además, si bien el programa Ahora 12 ayudó a contener la caída, pero ya no alcanza como política para empujar el consumo porque la gente está enfrentando problemas financieros y evita en lo posible endeudarse, para no continuar acumulando obligaciones con altos costos que se vuelven difíciles de pagar.

Los comercios, en tanto, fueron más austeros con las políticas de descuentos ya que no prácticamente se quedaron sin resto para absorberlos.

Todo esto se da mientras Mauricio Macri cumple su primer semestre en el poder y en un mes comenzará el esperando segundo semestre, ese en el que se pronostica que lloverán inversiones, dólares y prosperidad.

//

¿Qué podemos esperar realmente para el segundo semestre?

Si bien el Gobierno no pudo aglutinar las expectativas en torno al famoso 25%, dada la fuerte desaceleración que observamos en la inflación de alimentos y bebidas, que en el mes de abril solo aumentó 1,8% en CABA y 1% en San Luis, es posible que los trabajadores lleguen al mes de agosto con la expectativa de que su salario no se derretirá en los meses que restan hasta marzo o abril de 2017.

Si esto ocurre, el consumo se recuperará en el segundo semestre y los comerciantes, ahora con los precios ajustados a la oferta y demanda del mercado, capitalizarían la reactivación de la economía.

La fecha de verdad

La vicepresidenta Gabriela Michetti se decantó por bajar los humos después de meses de promesas: el famoso segundo semestre, robusto de inversiones y reactivación de la economía finalmente no será.

La economía no despertará de su letargo sino hasta 2017. “La Argentina atraviesa un túnel bastante oscuro y hay quienes empiezan a preguntarse si es el camino correcto o si nos perdimos en algún punto”.

Sin embargo, el segundo semestre de 2016, tampoco será del todo malo, debido a que aparecería esa luz al final del túnel. “Empezas a ver que la inflación cae, que la mano de obra de la construcción empieza a contratarse con obras en varas provincias y otras señales más”.

La realidad es que el Gobierno sigue sin dar indicios claros, salvo que este que se va a hacer vía un proceso recesivo fuerte, es decir, un proceso de caída de las ventas y golpeando todavía más el bolsillo de los trabajadores, lo que impactará, a su vez, en un menor poder de consumo.

//

La luz al final del túnel

En vista de que el retroceso registrado por los sectores productivos mencionados tuvo lugar en la desaparición de ciertos factores de influencia positiva sobre la economía en el primer semestre de 2016, los analistas vaticinan una recuperación real que apenas se evidenciará en los últimos tres meses del año.

Para el segundo semestre se esperan resultados mixtos a partir de una mayor demanda y un fortalecimiento de la actividad agrícola e infraestructura.

Teniendo en cuanta que esas estimaciones en el campo positivo no se esperan sino hasta el próximo año, tenés que buscar qué hacer con tus pesos ahora, bien sea para protegerlos o multiplicarlos.

¿En qué invertir?

Tendrás que imaginarte invirtiendo en la Bolsa porque la plaza bursátil ofrece todo un abanico de posibilidades de inversión con mucho potencial, ideales en tiempos difíciles como esta “etapa de transición” que vive hoy la Argentina.

Es un buen momento para esto, una vez que las tasas de interés de las letras del BCRA han empezado a desinflarse, porque las acciones que cotizan en el mercado local presentan precios de descueto.

 

Deja tu respuesta