¿Qué es una OPI? Radiografía y todo lo que tenés que saber hoy

Uno de los principales activos que consideramos al momento de definir una estrategia de inversión son las acciones. Sin embargo, para que esas alternativas estén al alcance de la mano, las empresas deben volverse públicas a través de la venta de sus acciones en el mercado. Analicemos este proceso…

¿Qué es una OPI?

En su definición estricta, es una Oferta Pública Inicial y es el término utilizado al proceso que atraviesan las empresas que abren su capital a Bolsa, vendiendo parte del mismo en forma de acciones. Las empresas que acuden al mercado de capitales en busca de financiamiento lo pueden hacer por dos canales: la emisión de deuda o la venta de acciones. Esta última es la que involucra a las OPI.

¿Qué implica una OPI para la empresa?

Al vender acciones en forma pública en la Bolsa, las firmas que realizan una OPI están aceptando nuevos accionistas dentro de su estructura de capital social. Para las empresas, la OPI es el paso a través del cual pasan de ser empresas privadas a públicas, en el sentido de que a partir de ese momento estarán obligadas a presentar sus balances en forma periódica y cualquier otra información relevante según lo consideren los organismos de control. Esa información estará disponible abiertamente a todos los inversores.

//

¿Qué acciones ofrece la compañía en una OPI?

 En este proceso, la compañía puede tomar dos caminos: o bien ofrece acciones que tenía previamente emitidas antes de su salida a Bolsa, por lo que las acciones ofrecidas en el mercado pertenecen a accionistas preexistentes (en este caso no hay aumento de capital); o bien estipula una emisión nueva de acciones, distintas a las ya existentes, que se adicionarán luego al capital previo y, por lo tanto, se estará aumentando el capital.

El mercado donde se ofrecen las acciones.

Cuando se originan procesos de Ofertas Públicas Iniciales, las acciones que se ofrecen a todo el público inversor se concentran en el mercado primario a un precio previamente determinado, aquel al que acuden los inversores interesados por primera vez. Una vez finalizada la OPI, las acciones colocadas comienzan a cotizar libremente en el mercado secundario (el conocido por todos nosotros), donde sus precios fluctúan en función de la oferta y la demanda.

Ejemplo de OPI basado en Facebook:

infografia-facebook-ipo

Ejemplo de la oferta pública inicial basado en el caso de Facebook: infografía

Políticas de control (management).

Quienes operan activamente en los mercados comprando y vendiendo posiciones permanentemente, siguen muy de cerca la actividad del mercado de opciones financieras. Una mayor actividad en el mercado de opciones de compra (call) en una acción puede estar anticipando un fuerte movimiento alcista en el precio del activo, mientras que mayor volumen operado en las opciones de venta (put) puede estar enviando señales en el sentido contrario. ¡A estar atentos!

Precio de referencia de colocación.

Para determinar el precio al que se colocan las acciones en el mercado primario, los colocadores (entidades financieras) designados por la empresa en cuestión evalúan los estados contables y consensúan con la firma un precio conveniente donde se espera se podrá concretar la transacción con éxito. Si durante el período en el cuál se están colocando las acciones, la demanda de los inversores es muy importante, superando las expectativas previas, es posible que el precio de colocación de las acciones se ajuste al alza.

Lock up period y Greenshoe.

Se trata de dos conceptos muy importantes para entender las OPI. El “lock up period” es un período de tiempo en el cual se prohíbe que los accionistas preexistentes -y que no ofrecieron sus acciones en la OPI- puedan vender esas acciones en el mercado secundario. La idea de esto es proteger el precio de la acción en los primeros meses de cotización en el mercado secundario para que el inversor que compró las acciones no sufra una caída de precio ante la eventual mayor oferta de acciones. El greenshoe es una opción que se le da a los colocadores originales de vender hasta un 15% más de acciones en el mercado primario.

El acceso del inversor minorista.

 Como inversor minorista, participar de la subasta primaria de acciones es muy difícil, ya que prácticamente los colocadores reservan las acciones a vender para inversores institucionales o de más envergadura. A menos que el inversor tenga cuenta en una de las entidades colocadoras, es imposible participar del proceso, quedando la opción de poder comprar las acciones para cuando comiencen a cotizar directamente en el mercado secundario.

//

Deja tu respuesta