La polémica detrás de la venta de acciones de la ANSES

Entre otras cosas, la Ley de Reparación Histórica busca anular la cláusula que impide la posibilidad que tiene el ente previsional de desprenderse de las acciones de su Fondo de Garantía de Sustentabilidad. 

El proyecto de ley de Reparación Histórica se trató en comisión en la Cámara de Diputados y el punto que más llama la atención y sobre el cuál se hace más hincapié es acerca de la posibilidad de vender las acciones de empresas que adquirió la ANSES con la estatización de las AFJP.

El tema es así: el Estado tiene acciones en 46 compañías a través del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la Anses y los privados junto con el socio estatal contabilizaron ganancias crecientes, aumentaron inversiones, distribuyeron más dividendos e incrementaron la valorización de mercado de sus empresas. Hasta ahora.

Sin embargo, el escenario podría cambiar de un día para otro y el FGS estaría imposibilitado de desprenderse de sus acciones por una cláusula aprobada durante el kirchnerismo. Lo que busca el proyecto Reparación Histórica, entre otras cosas, es anularla.

//

Vender las acciones: ¿sí o no?

El titular del bloque PRO en Diputados, Nicolás Massot, se refirió al proyecto y sentenció que no cree conveniente vender las acciones que hoy por hoy integran la cartera de la ANSES. En declaraciones radiales, Massot argumentó que el rendimiento de las acciones “ha sido muy bueno en los últimos años”. Pero, a la vez, remarcó que “todo eso puedo cambiar”.

“No creemos que haya que vender las acciones porque el rendimiento que han tenido en los últimos años ha sido muy bueno. El problema es que como todo eso puede cambiar, y no es inteligente que estemos atados de pies y manos a una proyección que no tiene mucho sentido, eso es lo que queremos reformar”, señaló.

El titular de la ANSES, Emilio Basavilbaso, dejó en claro que una venta se podría llegar a llevar a cabo si se considera necesario.

“No hay un plan para vender las acciones. La gestión anterior antes de irse votó una ley que no permite venderlas. Lo que queremos nosotros es tener flexibilidad para comprar y vender porque si empieza a bajar el valor de la acción y no la podemos vender, no somos un buen inversor. Si hace falta venderlas para financiar a los jubilados, lo vamos a hacer”, afirmó.

Desde la oposición, Diego Bossio, del bloque Justicialista, y Axel Kicillof, del Frente para la Victoria, criticaron este punto: “Es la plata de todos los argentinos, trabajadores, jubilados y futuros jubilados que garantizan el sistema”, argumentó el primero de ellos y agregó: “El Fondo de Garantía de Sustentabilidad no es un fondo de pensión, son fondos que garantizan el sistema de reparto”.

Bossio enfatizó: “No queremos liquidar esos activos y queremos que todos los argentinos tengan la seguridad de que se van a jubilar”.

Sin embargo, aclaró que apoyaban la decisión de pagarle a los jubilados: “Queremos que la solución sea definitiva y no parcial. En líneas generales, si bien hay cosas que cuestionar desde lo técnico, pagarle a los jubilados era algo que incluso teníamos previsto, por lo cual es algo interesante

En el mismo sentido, el ex ministro de Economía Axel Kicillof, comentó que no se trata del “pago a todos los jubilados”, ya que la medida afectará a dos millones y medio sobre un total de siete millones de jubilados, aunque, sostuvo, “especialistas dicen” que beneficiará solo a “500 mil”.

Por otro lado, el diputado nacional del Frente Renovador, Marco Lavagna, se refirió al proyecto oficial de venta de acciones del Fondo de Garantía de Sustentabilidad y advirtió que si se venden las acciones “se hipoteca la sustentabilidad”.

//

Las consecuencias de una venta

Pero, ¿cuánto hay de cierto en estas declaraciones?

Diego Martínez Burzaco, economista Jefe de Inversor Global explicó que la venta de las acciones del Fondo de Garantía de Sustentabilidad es una muy buena señal ya que significa que el Estado se salga de compañías privadas ya que nada tiene que hacer en sus respectivos directorios. “Llegó ahí por una estafa (nacionalización a las AFJP) y es una buena señal de mediano y largo plazo”, aseguró.

Además hizo hincapié en cómo se llevará a cabo esa desinversión. “Si se quiere hacer mediante el mercado secundario directamente, sabemos que el tamaño de nuestra Bolsa no lo soportará y que pondrá presión bajista a los precios. Si se vende paquetes de acciones a inversores “grandes” entonces la duda es a qué precio. Debe hacerse a un valor razonable que esté cercano al que cotizan las acciones de las empresas a la actualidad”, afirmó.

Sobre las críticas que hacen referencia a una “falta de sustentabilidad” respondió que “tampoco estamos hablando de vender la mitad de la ANSES, esto representa sólo el 10% de la cartera del entre previsional”.

//

//

Deja tu respuesta