Inversiones para principiantes: 5 alternativas para fóbicos a la Bolsa

Si el sólo hecho de escuchar la palabra “acciones” lo hace brotar, si cuando piensa en un bono le agarran ataques de pánico y siente repulsión por cualquier tipo de consejo que le acercan para aumentar su capital en la Bolsa, entonces sus finanzas están en riesgo pero aún puede hacer algo para resguardarlas.

Que le tenga fobia a la Bolsa no es saludable para su bolsillo, pero si sufre de este mal debe seguir adelante, ya que sus finanzas no le darán respiro. Quedarse quieto causará un daño mayor aún a sus ahorros, algo así como no hacer nada ante un virus.

medicina alternativa

Medicina alternativa

Reticente a los bonos, acciones, opciones, futuros, obligaciones negociables y fondos comunes de inversión, las alternativas para cuidar sus ahorros -sin lugar a dudas- pasan a ser bastante escuetas. No obstante, hurgando bien, aún pueden encontrarse algunos “tratamientos” para combatir su fobia a la Bolsa y proteger su capital.

Hay ciertos “medicamentos” contra la pérdida de poder adquisitivo que no son los habituales que cualquier especialista recomendaría, pero que pueden ser útiles para casos especiales como el suyo.

A continuación le presentamos cinco opciones para que tenga en cuenta si no sabe cómo hacer para que su capital no se siga diezmando.

metales preciosos

Metales preciosos

Una histórica alternativa, muy segura, es invertir en monedas, barras y lingotes de oro, o como alternativa de plata. El oro es un clásico desde tiempos remotos y en la Argentina ha recobrado atractivo por las limitaciones para refugiarse en activos externos.

Hay diversas formas de invertir en metales preciosos. Lo importante es estar bien asesorado y fundamentalmente asegurarse de la autenticidad de lo que adquiere.

Una posibilidad es comprar gramos del metal. Puede comprar barras de 1, 5, 10, 50 o 100 gramos y hasta lingotes de 1 kilo. El costo de 5 gramos (al cierre de esta nota) ronda en $ 2.615 y de 10 gramos es $ 5.160, cifras accesibles para cualquier ahorrista. Estas operaciones se pueden realizar, y es lo aconsejable en cuanto a seguridad y autenticidad, en el sector pignoraticio del Banco Ciudad.

Un dato importante es que el oro tiene una brecha muy amplia entre su valor de compra y venta, ronda en 40%, por lo cual no es una inversión recomendable a corto plazo. Otro dato a considerar es que quizás debe contar con el costo de un servicio de guarda o caja de seguridad para el oro. Sus valores pueden variar de $ 3.000 a $ 8.000 anuales.

Para darse una idea del atractivo, el gramo de oro en el Banco Ciudad trepó de $ 9,52 en 2001 a $ 552,70 actuales, una apreciación de nada más ni nada menos que 5.705%.

También hay monedas muy buscadas del exterior, como los Mexicanos de oro,  las británicas Libras Elizabeth y Libras Antiguas, Kruggerand de Sudáfric, entre otras, o bien nacionales, como el Argentino de oro y otras emisiones especiales del BCRA pero desde el cepo no están accesibles, al menos en el mercado formal. Si bien en sitios web reconocidos se pueden ver ofertas de coleccionistas, si va a elegir una opción de este tipo asegúrese de verificar la autenticidad con un asesor idóneo, ya que corre riesgos.

El valor de la moneda Argentino de Oro emitido por el BCRA trepó de $ 68,52 a fin de 2001 a $ 2.442, 96 actuales. Otro incremento formidable: 3.465%.

//

Invertir es un arte

Otra modalidad que ha ganado terreno en la Argentina, ante la escasez de activos que resguarden valor, son las obras de arte. En este caso, lo ideal es empaparse a fondo en el tema, recorrer exposiciones, leer, conversar con expositores, ya que a mayor conocimiento mayor probabilidad de realizar una compra que se aprecie en el tiempo.

No obstante, a medida que se va interiorizando en la materia, puede contar con el apoyo de asesores idóneos de las diversas galerías o entidades para poder adquirir sus primeras obras. Generalmente el asesoramiento de los tasadores de galerías no se cobra como un servicio adicional, sino que está incluido en el precio de la obra.

El horizonte de inversión también requiere de paciencia, una obra de arte no se compra hoy para venderla mañana y tampoco se valoriza en forma inmediata.

Como punto distintivo, a diferencia de las inversiones financieras, el arte brinda el placer que le reditúa contar con una bella obra expuesta en su hogar o lugar de trabajo. Por esto, compre una obra que le resulte atractiva.

Hay posibilidades de adquirir obras a muy diversos valores. Es un mito que haya que ser muy acaudalado para poder comprar una. Apostar por jóvenes artistas puede tener un gran premio, si bien conlleva más riesgo, ya que al comenzar sus producciones son muy accesibles.

Hoy en día, además de las galerías, hay entidades como el Banco Ciudad que en su Espacio de Arte permiten comprar con asesoramiento e inclusive hasta online y con tarjeta.

Al igual que el oro, muchas obras de arte han logrado una significativa apreciación con el correr del tiempo. Un original de Florencio Molina Campos, décadas atrás tenía un costo menor a US$ 3.000 y hoy llega a superar US$ 40.000.

En el plano internacional, recientemente, un Picasso y un Giacometti marcaron nuevos récords en el mundo del arte. ‘Les femmes d’Alger’ en Nueva York se vendió por US$ 179 millones y la escultura ‘L’homme au doigt’ por US$ 141 millones, si bien estos son casos especiales.

Especialistas estiman que las obras tienen una valorización real promedio en torno a 10% anual, pero debe saber que no es fácil lograr esa rentabilidad y que incluso muchas producciones son difíciles de vender. Los clásicos y reconocidos en ese sentido, si bien tienen un costo mucho mayor, le garantizarán tener demanda al momento de venderlo, al igual que si tiene comprobantes de autenticidad.

No compre lo primero que le aconsejan porque incluso muchos galeristas se ven en la necesidad de vender, recorra y consulte lo más que pueda, vaya a diversas casas reconocidas antes de decidirse. La paciencia le brindará más rédito.

relojes antiguos

Es cosa de tiempo: relojes clásicos

Otra alternativa, en la cual hay menos incertidumbre en cuanto al precio futuro que en el arte, es la alta relojería. Comprar un reloj de una marca prestigiosa puede convertirse en una forma de resguardar  valor y/o a la vez disfrutar del bien.

Respecto del arte tiene la ventaja de que hay menos necesidad de ser un especialista en la materia, si bien lógicamente cuanto más conozca de relojes será mejor.

El punto a favor es que hay relojes de lujo que son de fabricación en serie, por lo cual, es bastante fácil tener referencia de precio. Desde ya, cuanto más limitada sea la edición más se valorizará y si es relojería artesanal reconocida aún más.

A marcas como Cartier, Tag Heuer, Rolex, Zenith, Omega o Longines se puede acceder a partir de unos US$ 500 en el caso de usados y en series nuevas a partir de US$ 1.000, según el modelo.

En los sitios webs de las principales marcas se puede obtener información de cada edición y certificados de autenticidad para evitar fraudes y los locales oficiales donde realizar la operación. También hay portales especializados en este tipo de relojes como “Chrono24”.

El asesoramiento con personal idóneo es fundamental para no cometer errores que pueden tener un altísimo costo.

//

A todo ritmo: Instrumentos musicales

Esta opción quizás le resulte más extraña o impensada que las anteriores pero no por eso deja de ser válida para cierto tipo de inversores. La idea es comprar  instrumentos de marcas prestigiosas, generalmente de origen extranjero, que son las más demandadas entre los músicos locales.

Como cotizan a paridad dólar pueden ser de utilidad para resguardar el capital. Si bien no es totalmente seguro que brinden una rentabilidad real pero al menos le mantendrán el poder adquisitivo.

Un instrumento bueno siempre es valorado, independientemente de cuánto se devalúe el peso y se ajustará por la inflación. Además es fácil tener una referencia de su precio en cualquier casa especializada.

Una de las contras es el espacio que ocupan, por lo que conviene apostar a instrumentos pequeños como guitarras, bajos, violines, algún teclado o ciertos amplificadores, en lugar de otros como pianos o baterías.

Otro punto a tener en cuenta es que muchas veces conviene comprar un usado en buen estado a uno nuevo, que enseguida sufrirá la depreciación de pasar a ser segunda mano. Como en las otras opciones de inversión si cuenta con papeles que denoten autenticidad o garantía será mucho mejor para facilitar la venta.

Tampoco es bueno adquirir un instrumento demasiado caro, de difícil salida en el mercado. Quizás apostar a varios de menor valor, los modelos accesibles a gran parte del público y con alta demanda, puede ser mejor idea que comprar algo que sólo buscará un público muy exclusivo.

Debe asesorarse respecto a si el instrumento necesitará mantenimiento o requiere ser utilizado periódicamente, para evitar inconvenientes. Las principales casas especializadas, reconocidos sitios webs y hasta algunas entidades financieras como el Banco Ciudad permiten realizar la compra venta de instrumentos.

Adicionalmente, Inversor Global ha preparado una inversión extra para aquellos que le temen a la bolsa. Está dentro de un informe especial preparado por nuestros especialistas. Solamente haciendo click aqui, usted podrá acceder a esta información.

Deja tu respuesta