Cómo aprovechar el boom inmobiliario en la Argentina sin fallar en el intento

De acuerdo con los inversores extranjeros, el país se ubica entre las opciones más atractivas para hacer negocios en el sector hoy. ¿Qué estrategia deben seguir los ahorristas locales para sacar ventaja de la tendencia?

Como hemos establecido en otras oportunidades, los cambios en las políticas económicas y financieras en la Argentina están rindiendo frutos. Una evidencia clara de ello, es el creciente interés de los inversores extranjeros en el mercado inmobiliario local, factor determinante del boom en la dinámica del sector recientemente.

De acuerdo con un estudio de la consultora CBRE, los inversores en el exterior ven al real estate argentina cono uno de los principales destinos de su capital en Latinoamérica este año, junto con los Estados Unidos, México, Chile y Brasil. El atractivo según el informe se concentra en el segmento de oficinas y espacios comerciales.

Los analistas explicaron que el interés por la Argentina en este sentido se debe principalmente a la eliminación del cepo cambiario y a la posibilidad de que las empresas de construcción puedan repatriar capitales ante las condiciones actuales.  

Muchos inversores locales están ansiosos por hacer negocios en el mercado local que históricamente ha sido una de las inversiones favoritas de los argentinos. Ante las cifras de la actividad que vamos a presentarte ¿quién no podría estar interesado?

//

Invertir en el sector inmobiliario está de moda

De acuerdo con cifras de la consultora especializada Reporte Inmobiliario, el precio promedio de los inmuebles en oferta desde el pozo se incrementó casi un 11% en dólares, comparativamente con 2015, lo que establece un avance record.

La cantidad de metros cuadrados en construcción se ubican casi en 111.000, lo que representa un incremento cercano al 38% con respecto a un año atrás.

En el sector se espera que para el segundo semestre de 2016, los valores de las propiedades lleguen a subir al menos 15%, gracias al impulso que recibirá la actividad del lanzamiento de los nuevos créditos hipotecarios del Gobierno y las ganancias que pueden volcarse desde el campo a las inversiones inmobiliarias, producto de los sojadólares.

Por si fuera poco, se proyecta que para 2017 el auge de la actividad sea aún mayor, por lo que muchos consideran que el momento de hacer acto de presencia es ahora.

Sin embargo, es importante que los ahorristas no se dejen llevar por el optimismo y furor en torno al real estate local y tomen ciertas precauciones. A la hora de hacer negocios en este rubro, los inversores suelen cometer una gran cantidad de errores que vale la pena conocer para evitar caer en ellos.

//

7 pasos en falso que no debés dar al invertir en ladrillos

1) Lo que pasa una vez, seguro pasa dos veces

Muchos ahorristas consideran que si en le pasado tuvieron una buena experiencia de inversión con alguna propiedad, inequívocamente la misma va a repetirse una y otra vez. La realidad indica que cuando un activo en particular sostiene avances en su valoración por años, la tendencia tiende a desacelerarse con el tiempo. Es por ello, que el momento de entrada al sector es de suma importancia y requiere de un análisis exhaustivo previo.  

2) Invertir desde “cero”

La lógica indica que “comprar en pozo” siempre es un buen negocio porque es posible obtener el mejor precio en el mercado. No obstante, en vista de que en la Argentina esta dinámica está atada al valor y evolución del dólar, existen algunos aspectos a considerar, como la fase del ciclo que está atravesando el segmento.

Los expertos recomiendan pagar como máximo 500 dólares por metro cuadrado de construcción bajo esta modalidad para evitar tener que vender la propiedad posteriormente a un precio menor al pagado en la etapa de proyecto de construcción. 

!– This site is converting visitors into subscribers and customers with OptinMonster – http://optinmonster.com :: Campaign Title: InlineResponsiveAR2 –>

//

3) Pensar únicamente en el estatus de la propiedad

Se suele creer que los inmuebles premium, ubicados en las mejores zonas son las mejores alternativas de inversión. Esto no es del todo cierto, ya que dependiendo del momento en el que se realice la compra, cada tipo de activo puede ser una buena oportunidad. Cuando una propiedad de categoría se revaloriza y llega a su tope, deja de ser una alternativa viable para la venta, por lo que inmuebles más modestos pueden ser más fáciles de comercializar, o bien alquilar.

4) Una percepción errada del rendimiento

EL retorno de las inversiones inmobiliarias no se centra en los ingresos por renta únicamente. El rendimiento real anualizado de una operación inmobiliaria depende del total de ingresos y egresos vinculados a la misma. En esa línea, se deben tener en cuenta las comisiones a pagar durante las negociaciones, así como los impuestos o gastos por remodelación y mantenimiento. .

//

5) Confiar en toda “renta garantizada”

Creer que comprar con el ofrecimiento de una renta garantizada es un negocio seguro es un error.Esto se debe principalmente a que esta promesa de retorno suele realizarse con una tasa artificial. Es necesario ajustar esta tasa a la inflación local y tener en cuenta los diferentes indicadores macroeconómicos que pueden incidir sobre el rendimiento del negocio. 

6) A la cacería del mejor precio

Muchos ahorristas acuden a los bancos o desarrolladores a la hora de adquirir un inmueble, pensando que a través de estos intermediarios conseguirán los mejores precios del mercado. No obstante, la mayoría de las veces bajo esta modalidad los inversores terminan comprando por encima del valos de la plaza y existen estadísticas públicas que lo demuestran. Es importante realizar una investigación previa para tener noción de cuál podría ser una cotización atractiva y cuál no. 

7) Cuestión de principios de inversión

Pensar que la rentabilidad por alquileres se obtiene tomando el valor del alquiler y restándole el impuesto inmobiliario es otro error común. En realidad se deben tener en cuenta otras variables como los seguros, el impuesto patrimonial, el impuesto a la propiedad, los gastos de mantenimientos, las comisiones de inmobiliarias, los imprevistos, los costos de administración, el impuesto a los bienes personales, entre otros.  Posterior a la deducción de los mismos, el rendimiento se reduce casi a la mitad de la cifra que establecen los agentes inmobiliarios. 

Ahora que ya conocés los errores más comunes que cometen los inversores inmobiliarios, vos podés evitarlos. Aprovechá el boom del sector en la Argentina de manera cautelosa y sumate atractivas ganancias a mediano y largo plazo.

//

Comment 1

  1. Michaelis Flavanol

Deja tu respuesta