Esto es lo que tiene que hacer una empresa para entrar a la Bolsa

Son cada día más las compañías que buscan salir al ruedo bursátil y los requisito se reducen bajo el mandato de Macri. La deuda corporativa también es una alternativa de financiamiento vista con buenos ojos por el sector privado.

El renacer de las emisiones de deuda corporativa y las salidas a la Bolsa por parte de empresas argentinas en la era Macr es más que evidentei, pero ¿sabés que necesita una compañía para empezar a capitalizarse con recursos externos?

La salida de Havanna a la Bolsa, así como la de Supervielle, las primeras en los últimos cinco años, destaparon un efecto contagio entre las firmas locales que ya miran con buenos ojos la idea de incursionar en el ámbito bursátil.

¿Cómo se hace para pegar el salto bursátil?

Lo primero es entrar al régimen de oferta pública en la Comisión Nacional de Valores (CNV). Solo así la empresa puede entrar a la Bolsa.

El deber es preparar el prospecto con información de la compañía, de la industria donde se desempeña, de los riesgos de una potencial emisión y sumarle los estados contables de los últimos tres años adecuados a las Normas Internacionales de Información Financiera.

Es un camino que suele llevar hasta 6 meses, si se tienen todos los papeles en regla.

Ese período obedece al tiempo que la CNV demora en constar que está todo en orden y ahí es cuando el agente colocador –el banco que asesora a la compañía y posiciona sus acciones- aumenta su rol en el juego de alzas y bajas.

La compañía y el banco colocador trabajan en la valuación de la empresa y el rango de precio de la acción, que en el caso de Havanna por ejemplo, oscila entre 32 y 37 pesos por papel.

//

Gestiones para entrar a la Bolsa

Ahí es cuando inicia una gestión “marketinera” para promocionar la acción, de modo que sea conocida por el mercado y así atraer a los inversores.

Dentro de las variables, la más importante es cuál es el mercado en qué te conviene cotizar. Mercado Libre solo lo hace en los Estados Unidos y Clarín está en el mercado bursátil de Londres.

Un segundo tema a considerar es el tipo de emisión. Estas  pueden ser:

  1. Primarias: dirigida al público en general o a sectores específicos de éste.
  2. Secundaria: es la que se efectúa con el objeto de negociar en el mercado, aquellas acciones emitidas y colocadas previamente.

Una vez que la acción ya está en el mercado, la empresa debe informar trimestralmente el curso de sus estados contables, ya que es una condición de la CNV para que los inversores estén al tanto de la salud de la compañía.

Bonos corporativos

Pero la empresa no siempre quiere salir a la Bolsa con acciones. Una segunda opción de capitalización, bastante de moda en la Argentina macrista, está vinculada a los bonos corporativos.

Los bonos no solo representan a una entidad pública, también a una institución privada.

Son instrumentos de deuda porque la institución que los emite vende estos papeles con la finalidad de tomar el dinero prestado, prometiendo pagar a quien los adquiere un interés fijo por ellos.

Es así como las empresas pueden solventar sus gastos, al tiempo que los inversores ganan dinero constante. Los bonos corporativos además tienen la posibilidad de obtener partes proporcionales de las ganancias de la empresa.

A diferencia de las acciones, al comprar un bono no se toman derechos políticos ni patrimoniales, ni el titular se convierte en socio de la compañía.

//

Bonos corporativos: la inversión de moda

La emisión de deuda privada más reciente  tuvo como protagonista a la multinacional alimenticia Arcor, que anunció sus planes para colocar 300 millones de dólares en obligaciones negociables (ON) y para recomprar 200 millones de dólares de una emisión hecha en 2010 que vence en 2017.

Se trata de la quinta empresa que sale al mercado internacional, donde se han emitido 2.000 millones de dólares a tasas descendentes.

Las condiciones del mercado eran excelentes para las emisiones emergentes hasta que en las últimas semanas crecieron los temores a una salida del Reino Unido de la Unión Europea en el referendo a celebrarse en el día de hoy.

Por ejemplo, una emisión de la provincia de Salta encontró dificultades para concretarse en los últimos días. Mientras no se defina el referendo, el apetito por riesgo emergente será bajo.

¿Conviene invertir en bonos corporativos?

La conveniencia de invertir en esta clase de bonos dependerá del tipo de inversor, sus aspiraciones, experiencia y necesidades específicas.

Algunos consideran a los títulos corporativos como una buena opción por su relativa seguridad. Además, a diferencia de las acciones, estos tienen prioridad en los pagos de la empresa.

Pero tenés que saber que no son tan seguros como los emitidos por el Estado, aunque ofrecen más ganancias. Siendo así, son los preferidos de los inversores menos conservadores.

Si en cambio preferís los bonos emitidos por el Gobierno, entonces te presentamos una lista de las mejores opciones para comenzar a posicionarte en ellos hoy mismo en el siguiente Informe Especial  que podés revisar de forma totalmente gratuita.

Deja tu respuesta