Es dañino para tu salud pero saludable para tu cartera

Las empresas que se dedican a la producción de este “vicio” no dejan de crecer. Dejar de lado los prejuicios e invertir en tabacaleras nos traerá ganancias.

No siempre lo que daña nuestra salud, hace mal a los ahorros. Existen empresas dedicadas a alentar cierto vicio que no ha dejado de crecer en los últimos años. Mientras los médicos los vetan, los asesores financieros buscan acercarnos más a ellos.

¿De qué estamos hablando? Del cigarrillo. Obviamente no nos referimos a comprarlo. Su precio ha subido al ritmo de la inflación en los últimos meses, pero la industria tabacalera es música en los oídos de los inversores de los principales mercados bursátiles.

Lo que sucede es que las acciones del vicio, cuyas actividades son mal vistas y seriamente cuestionadas, como casinos y otros juegos de azar, tabaco, bebidas alcohólicas, armamento o relacionadas al ocio, han tenido un crecimiento de 78,3% en los últimos cinco años y superaron al índice S&P500 por 10 puntos.

¿Cómo invertir en tabacaleras?

El fondo en que cotizan se llama Barrier Fund (VICEX)… y hasta el inversor más famoso ha pregonado sobre los beneficios de invertir en empresas tabacaleras. “¿Qué  me gusta del negocio de cigarrillos? Cuesta un centavo hacerlos, se vende a un dólar y es adictivo. Eso genera una fantástica lealtad a la marca”, afirmó Warren Buffett.

El experto en trading, David Seaburg, dijo en 2005 que las tabacaleras son la acción perfecta. “Teniendo ne cuenta que sus recomendaciones son para aquellos inversores agresivos de corto plazo”.

Hay al menos tres razones para invertir en tabacaleras: mejora en las tendencias del volumen, mayor rentabilidad y vientos en contra de las divisas

De acuerdo con información recogida por el Cronista, las tabacaleras gozan de muy buena salud en Wall Street, ya que desde principios de 2016 el índice sectorial S&P 500 Tobacco ha ganado 10% contra 2,5% del S&P500, y creció 22% en el último año.

Una inversión duradera

//

Podés creer que se trata de una tendencia pasajera, pero es mucho más que eso…

Basta con observar los datos a largo plazo: junto a bebidas alcohólicas, el tabaco es el que mayor rentabilidad ha acumulado en la última década.

El índice Dow Jones, formado por empresas como Phillip Morris, Altria Group y Reynolds American, entre otras, ganó entre 2005 y 2015 cerca de 255%, mientras el Dow Jones US Distillers & Vintners otro 218%, cuando el S&P500 obtuvo un crecimiento de 71$% y el Nasdaq un 173%.

Obviamente si decidís diversificar tu cartera de inversión con acciones de compañías tabacaleras no debés preocuparte por la ética, ni el impacto negativo de esta actividad.

¿Por qué invertir en tabacaleras?

De hecho, eso es algo que generalmente recomienda los analistas a la hora de invertir: ser totalmente racional y dejar de lado las emociones.

Si te preguntás por qué, la respuesta es bastante sencilla. Si hay un momento en que la recomendación es invertir en empresas ligadas a la fabricación de armamento, que suele ser bastante rentable, aunque con una estacionalidad mayor ya que dependen de un conflicto bélico para incrementar sus ganancias, entonces debés entrar a este negocio sin dudarlo.

Los mayores fabricantes de armas estadounidenses vieron cómo se duplicaban y triplicaban los precios de sus acciones entre 2003 y 2008, coincidiendo con la invasión a Irak por parte del gobierno de Estados Unidos.

Lo que hace a la industria tabacalera aún más atractiva es que no hay estacionalidad… Sólo consumo.

El cigarrillo representa un consumo no cíclico debido a su componente adictivo, de acuerdo con lo que manejan los especialistas. Lo que hace el sector es evaluar regularmente el consumo de los particulares.

Cuando se desacelera el crecimiento de los países desarrollados, los emergentes toman la delantera. El número de consumidores siempre va en crecimiento y beneficia a las empresas.

//

¿Hay riesgos asociados a esta inversión?

El sector se ve fuertemente amenazado por dos factores: el rechazo cada vez mayor al daño que provoca el tabaco en el mundo y la llegada del cigarrillo electrónico.

Por ejemplo, el fondo soberano de Noruega –el más grande del mundo-, que decidió en 2010 dejar de invertir en empresas tabacaleras por cuestiones éticas.

En el caso de la segunda opción, la mayor parte de la industria empezó a moverse hacia ese segmento que va ganando una mayor participación en el mercado, aunque los márgenes de ganancia no sean iguales, puesto que el costo de producción es superior.

Aún así, para que lo tengas en cuenta. Phillip Morris se encarga de las ventas de la marca Marlboro alrededor del mundo, mientras que Altria Group lo hace dentro de Estados Unidos.

El fondo de cobertura Eclectica Asset Management reportó que todas las empresas fabricantes de cigarrillos mencionadas son parte de su portafolio de acciones.

Deja tu respuesta