El primer paso hacia la bancarización sueca en Argentina

La puesta en práctica de la guerra contra el dinero en efectivo comenzó con la puesta en práctica de las cajas de ahorro gratuitas o la ley de devolución del IVA.

Hay una guerra que los gobiernos están librando contra el uso del dinero en efectivo. Inició en Europa, empezó a esparcirse por el mundo y hace apenas unos meses la tendencia tocó tierra porteña. Ya empezamos a ver los primeros atisbos de lo que algunos llaman la bancarización sueca.

¿No sabés de qué estamos hablando?

Todo comenzó en Europa, luego de la publicación de un trabajo elaborado por Peter Sands, un académico de la Harvard Kennedy School, en el que pedía la eliminación de todos los billetes de “alta denominación”, incluyendo el de 100 dólares, el de 1.000 francos suizos y el de 500 euros.

Este último picó adelante…

//

Bancarización sueca: el fenómeno

En mayo, el Banco Central Europeo (BCE) confirmó el cese de la impresión del billete de 500 euros, ya que facilita el desarrollo de actividades delictivas, como el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo, sin dejar rastro.

Pero no se detuvo allí. Hoy en día, Suecia es el país con menor uso de efectivo del mundo. Solo 2% de su economía se mueve con billetes y apenas uno de cada cinco pagos por parte de los consumidores se realiza con dinero en mano y el uso de las tarjetas de créditos creció 1.026% durante los últimos 15 años.

Los pequeños mercados se han adaptado a este cambio, los robos a mano armada en bancos casi han desaparecido, las transacciones en negro han disminuido sustancialmente y Hacienda controla mejor los movimientos de los contribuyentes.

¿Por qué te contamos esto?

Al estilo argentino

Resulta que Suecia es el modelo a seguir por Federico Sturzenegger, presidente del Banco Central, quien ha revelado que mantiene un fluido contacto con Stefan Ingves, su par del RiksBank, el Banco Central de Suecia. “Estamos recibiendo su asesoramiento para desterrar el uso del efectivo”.

Esa implementación gradual de una especie de bancarización sueca comenzó con la puesta en práctica de las cajas de ahorro gratuitas, que da incentivos a deshacerse del dinero en efectivo para guardarlo en una entidad financiera.

Además, como el problema de fondo tiene que ver con la excesiva impresión de dinero, desde que asumió la administración macrista decidieron reducir el gasto público.

Con ese cambio, en su primer año de Gobierno, la emisión monetaria destinada a financiar gasto público se redujo del 40% de la era K al 29% actual.

En la Argentina esta situación es compleja. El billete de mayor denominación en circulación –sin contar que viene nuevos: de 200, 500 y 1.000 pesos-, no equivale ni a 10 dólares, por lo que los cajeros están colapsando y deben recargarse a diario.

Pero no es todo. Algo mucho más concreto justamente acaba de implementarse…

//

¡A usar el posnet!

Para estar dentro de la puesta en marcha de la devolución del Impuesto al Valor Agregado (IVA) para algunos consumidores se requiere el uso de la tarjeta de débito.

La problemática con que se encuentran los beneficiarios es que la mayoría de los pequeños comercios no utilizan posnet. Si bien desde la AFIP insistirán con su estrategia para que cada vez más locales ofrezcan el servicio de pago con tarjeta, en un principio no será obligatorio, por lo que las personas deberán recurrir a los comercios que sí acepten.

Claro, desde la Cámara Argentina de Comercio (CAC) han criticado la idea de establecer la obligatoriedad del uso de estos aparatos en los comercios, pero desde el Gobierno ya dieron con la solución: los comercios que cuenten con sistemas de cobro para tarjetas no pagarán alquiler ni comisiones durante dos años.

Sí, son incentivos a un blanqueamiento de la economía, pero también hacia una larga caminata a la bancarización…

Dos caminos

La idea del Gobierno, que espera que la devolución del 15% de IVA se propague gradualmente, es que los comercios que acepten adherirse al programa estén identificados con un logo particular, como cuando se implementó Ahora 12.

De hecho, quien no se suma a implementar el servicio de posnet en sus comercios claramente está en negro y evadiendo impuestos, dado que la ley de devolución del IVA ofrece dos caminos: perder potenciales ventas o gozar del beneficio.

Años atrás, cuando la administración de Ricardo Echegaray en la AFIP instó a pequeños comercios a implementar el sistema de cobro de pagos por tarjeta de crédito, las cámaras reclamaron que el posnet quitaba rentabilidad a pymes. Por ejemplo, el costo de las comisiones por las transacciones con tarjeta de débito oscila entre 1,5% y 3,5%.

Si el Gobierno siguiera avanzando en su objetivo de alcanzar la bancarización sueca, ¿dejarías tu dinero totalmente en sus manos? A continuación, te presentamos un análisis al respecto que incluimos en este Informe Especial elaborado gratuitamente para vos.

Deja tu respuesta