El mercado vigila de cerca a la Argentina

Los pasos que recientemente dio el país para resolver sus desequilibrios económicos son idóneos para alcanzar un presupuesto equilibrado en 2019. Sin embargo, existen trabas auto impuestas en el camino y entidades que esperan atentamente algún tropezón.

Al principio todo eran elogios: “el nuevo gobierno retiró los controles de capital y permitió que el peso flotara más libremente, redujo los subsidios a la energía y el transporte y comenzó a corregir los desequilibrios macroeconómicos de largo tiempo”, frase atribuida a Moody’s.

Standard & Poor también señaló que la mejora en las notas refleja los pasos recientes para resolver algunos desequilibrios económicos sustanciales de larga data, hasta alcanzar un presupuesto equilibrado para 2019.

Pero el romance terminó…

//

Riesgo en la Argentina: ¿metas incumplibles?

S&P alertó en un informe global que es probable que la Argentina no cumpla con sus metas de déficit cero e inflación de un dígito en 2019.

Moody’s, otra de las grandes calificadoras del mundo, considera que una vez sea aprobada la “reparación histórica” en el Senado, puede volverse una ley negativa si las fuerzas del país no solucionan su problema de déficit.

Se trata de una luz amarilla que el mercado no pasa por alto y que refleja un cambio de postura en la visión de las calificadoras.

Pero las agencias de riesgo no son las únicas…

La consultora Macroview, dirigida por el economista Rodolfo Santangelo, advirtió hace un par de semanas sobre el peligro de una “pesada mochila estructural”, que podría asumir la Argentina ante la medida de pago a los jubilados.

¿Quiere decir esto que crece el riesgo de bancarrota?

//

Pago a los jubilados: la balanza

El Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) tiene unos 90.000 millones de pesos en stock que alcanzaría para pagar solo una parte del nuevo compromiso que asumiría el Gobierno con los jubilados, algo insuficiente para afrontar toda la reparación histórica que se pondrá en marcha.

Además de los 90.000 millones de pesos que deben abonarse en forma retroactiva por la deuda acumulada hasta hoy, también se necesita un flujo de 110.000 millones de pesos adicionales por año a partir de 2016 por el aumento del haber jubilatorio.

De ahí que ese ingreso permanente esté en riesgo…

El blanqueo de capitales asistirá al fisco inicialmente, pero por única vez. La inconsistencia del plan podría verse en el gasto permanente que asumiría el Estado a partir de ahora, sin un flujo de ingresos para compensarlo.

Riesgo en la Argentina: Macri al mando

Las notas de deuda de ambas calificadoras han favorecido a la Argentina desde el inicio del mandato de Mauricio Macri, especialmente por el levantamiento del cepo cambiario y el pago a los holdouts.

Pero los escenarios cambian con vertiginosidad: todo lo que podemos hacer es alertar sobre las posibles consecuencias de estas medidas mediante la cuantificación de sus efectos fiscales.

El punto más preocupante es el gasto de la seguridad social que se incrementa de 10% del PBI al 13%, un nivel más alto que el visto en Brasil, solo comparable con los niveles observados en países desarrollados como Francia, Alemania o Japón.

De hecho, antes de que se anunciara que habría un blanqueo de capitales que incluiría el pago histórico de la deuda a los jubilados veían con dificultad el cumplimiento de las metas gubernamentales: cero déficit fiscal y una inflación de un digito.

Ahora, con el aumento de las pensiones y las transferencias provinciales, las diferencias son significativamente más amplias. Para el año 2018, prevemos un déficit primario del 4,5% del PBI en comparación con un objetivo oficial del 1,8%, lo cual complicará el cumplimiento del objetivo de reducir la inflación a un solo dígito en 2019.

Pero no es todo…

//

El costo fiscal

Mientras tanto, en Moody’s lo que esperan es evaluar el verdadero costo fiscal de la medida. Consideran que sería negativo que la medida frenara el proceso de consolidación fiscal que había planteado la Argentina.

“El país tiene un déficit muy alto. Si tarda mucho en bajarlo, va a llevar a un aumento importante de la deuda pública. La clave es cómo se financiará la medida”, comentaba en un informe una de las mayores calificadoras de riesgo del mundo.

Si bien el blanqueo de capitales podrá ayudar, en el corto plazo, si aumentan los gastos permanentes, se necesitarán ingresos permanentes.

Durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, las agencias de riesgo castigaron duramente a la Argentina. Eran constantes las críticas y los informes que hablaban de un posible default al no pagar el vencimiento del Discount en dólares.

Todo llevó a que se colocara al país en los escalones más bajos de la escala, que identifica a los emisores que tienen algún grado de incumplimiento…

Con la nueva administración, con nuevas decisiones que pesan en la economía, la deuda soberana salió de la categoría de default y fue elevada a los niveles de “B” y “B3”, respectivamente en los casos de Standard’s y Moody’s.

Pero el aumento del riesgo en Argentina no tiene por qué ser algo malo. Podés sacarle ganancias a esta situación. Si te preguntás cómo, entonces te ofrecemos este Informe Especial en el que vas a encontrar la forma de sacarle jugo al riesgo.

Deja tu respuesta