Disfrutá la volatilidad como nunca antes

Hay momentos en que uno tiene que cambiar el chip como inversor. La regla general señala que la volatilidad es mala para la tranquilidad del inversor medio. Hoy te doy un consejo de cómo podés usar esta variable a tu favor.

 

Hoy tengo una estrategia para presentarte y creo que debés prestar atención sin importar qué categoría de inversor sos. Puede funcionar tanto para el conservador, el moderado o el arriesgado. Obviamente que en distintos niveles de dosis o magnitud.

Pero creo que estamos ante una buena oportunidad de sacar provecho de lo que se viene.

¿Qué es lo que está por ocurrir?

Más volatilidad en los mercados, tanto en el corto como en el mediano plazo. Y hoy te voy a enseñar a cómo sacar provecho de ella.

Primero hablemos un poco de la coyuntura y qué es lo que motivará ese mayor camino incierto entre los inversores de las Bolsas globales.

Mañana, jueves 23 de junio, Gran Bretaña votará por la permanencia o no en la Unión Europea. Las últimas encuestas favorecen la postura de quedarse dentro del bloque, lo que puede ser leído como un voto de confianza a David Cameron.

Es por eso que los mercados han venido recuperándose en las jornadas previas al sentir que ese riesgo de escisión quedaría superado.

Yo tengo otra opinión al respecto. A menos que el SI a la permanencia en la Unión Europea se imponga con fuerza, los mercados están subestimando lo que dice la sociedad británica. De acuerdo a los últimos sondeos, la diferencia del voto favorable para seguir perteneciendo al bloque es de apenas 2%. Si esto se materializa el día jueves, la sociedad británica quedará muy dividida sobre esta postura y también el primer ministro Cameron.

 

diego.news.1

 

Pase lo que pase, el mercado interpretará la señal y es por eso que luego de la votación se verán los verdaderos efectos sobre las cotizaciones de los activos financieros.

No estoy proponiendo lo que pregona el magnate George Soros, que señaló que en caso de que se verifique el Brexit (Britain + Exit = Salida de Gran Bretaña) el impacto negativo sería peor al que se verificó cuando él quebró al Banco de Inglaterra. Pero obviamente vendrá mucha volatilidad en el horizonte…y eso es inevitable.

También hay “ruido” en el mediano plazo

Cuando nos referimos a un plazo de unos meses, podemos utilizar el adjetivo de “mediano”. Y en el horizonte aparecen las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Más precisamente en la primer semana de noviembre.

Seguramente estará al tanto de los dos candidatos que lucharán por el sillón presidencial de Barack Obama. Por un lado, Hillary Clinton. Por el otro, el excéntrico Donald Trump. De por sí, el hecho de que exista este evento político es en sí mismo algo de mucha volatilidad en el mercado.

Pero el hecho de que Trump esté en carrera hace que, incluso, sean mucho más impredecibles los resultados que este proceso político puede tener sobre el mercado.

Trump es volátil e indescifrable, aun entre los propios hombres de negocios. Absolutamente todos saben que gran parte de su discurso de campaña es inaplicable en la práctica si llegara a gobernar desde la Casa Blanca. Pero el sólo hecho de que intente hacerlo, es ciertamente un riesgo muy grande para todos los inversores.

Y el mercado va a empezar a percibir ese efecto, aun cuando las encuestas le estén dando escasas chances de ganar la elección en la actualidad.

Finalmente, un hecho que trasciende este acto político puntual y que tiene un impacto muy grande en las bolsas es el hecho de que la economía estadounidense puede estar en un camino de estancamiento estructural.

Este es un proceso por el cual el nivel de crecimiento económico se ubica bien debajo del potencial cuando la economía se expande. Y las posibilidades de que esa débil expansión se deteriore son grandes en este momento.

Una clara señal para explicar lo anterior es la bajísima productividad actual del trabajador estadounidense. Hasta la misma Janet Yellen, presidente de la Reserva Federal, ha señalado que la productividad ha sido calamitosa en los últimos años.

Todo esto apunta, sin dudas, ha mayor incertidumbre.

¿Cómo saco provecho?

Inicialmente dije que todo inversor, sin importar su perfil de riesgo, puede sacar provecho de la mayor volatilidad. Hoy te voy a proponer que le apuestes a la misma a través de un instrumento fácil de entender.

Antes de presentártelo, te sugiero lo siguiente:

– Si tu perfil es conservador, invertí 2% del portafolio en este activo.

– Si tu perfil es moderado, invertí hasta el 5% del total de la cartera.

– Si tu perfil es agresivo, invertí hasta el 10%.
​​​​​​​
El activo es el iPath S&P 500 VIX ST Futures ETN (NYSE: VXX). Es simple de entender ya que su precio sigue la dirección del índice de Volatilidad VIX. Si el VIX sube, el VXX también. Si el VIX baja, el VXX acompaña esa dirección.

Como espero más volatilidad, la apuesta es a que el VXX se valorice.

No te asustes si el activo sufre subas o bajas de 5% o 10% en un día. Es parte de apostar a esta montaña rusa llamada “volatilidad”.

Si estás dispuesto a sentir esa adrenalina, bienvenido al juego.

A tu lado en los mercados,
Diego Martínez Burzaco

P.D.: Si querés intercambiar opiniones de éste u otro tema, te invito a seguirme en Twitter o en mi página de Facebook.

Comentarios

Articulos Relacionados

Comment 1

  1. Monica

Deja tu respuesta

Compartido