¿Cómo invertir legalmente más allá de la Argentina?

Si soñaste alguna vez con tener una propiedad en la ciudad más importante de la Florida, te contamos todos los detalles de cómo podés invertir en Miami. No tiene por qué ser algo imposible.

Miami solía ser una ciudad netamente turística, una escala en camino hacia Orlando o Nueva York. Sin embargo, esto ha cambiado: ahora es el destino final de ejecutivos que buscan la nueva meca de la inversión inmobiliaria y vos también podés hacerlo.

¿Querés saber cómo? Continuá leyendo que te contamos todos los detalles.

Probablemente alguna vez soñaste con tener una propiedad en la ciudad más importante del estado de Florida. La oportunidad está al alcance de tus manos.

Lo cierto es que podés acceder a un departamento en Miami a un precio inferior al que se consigue en barrios de clase media de Buenos Aires como Almagro o Villa Crespo.

//

¿Por qué sucede esto?

El mercado inmobiliario americano está pasando por un proceso similar al que se vivió en Argentina en otras épocas. Además, la crisis surgida en los mercados a raíz del Brexit ha paralizado a todos: la gente se endeuda, teme perder su trabajo y no cuentan con capacidad para aprovechar las oportunidades.

En otras palabras, la mayoría piensa que la crisis durará para siempre o empeorará…

Pero la verdad es que las hipotecas tienen tasas excesivamente bajas, hay incentivos para comprar viviendas, pero los bancos dan créditos por 70% del valor de la propiedad, mientras los ciudadanos estadounidenses no tienen esa plata ahorrada.

Por eso, Miami vive su mejor momento. La ciudad funciona como la gran puerta de Latinoamérica de cara a los Estados Unidos y podés hacerte de un inmueble hasta con 600 dólares por metro…

El negocio está en los inmuebles clase B o C, segmento en el que podés conseguir casas cuyo recio va desde 600 dólares por metro cuadrado. Se trata de propiedades que aún no recuperan su valor en relación con el año 2007 -previo a la crisis- y pueden tener un crecimiento superior al 10% en los próximos tres años.

Este tipo de activos, con un valor de hasta 200.000 dólares, genera una rentabilidad por alquiler que oscila entre 6% y 8%.

//

¿Cómo invertir en Miami?

Si te preguntás cómo hacerlo, es fácil. Es algo común que desarrolladores e inmobiliarias de Miami lleguen a Buenos Aires para ofrecer nuevos edificios en pre-construcción, siempre frente al mar.

Muchos argentinos ven oportunidades únicas porque comparado con Puerto Madero u otras zonas Premium de la ciudad, parecen tener un precio más atractivo.

¿Por qué invertir en Miami?

Hoy no es fácil encontrar opciones de inversión con potencial. Las tasas de interés son bajas y obtener buenos rendimientos que sean seguros no es algo simple…

Pero ¿qué atrae de Miami, que incluso fuera de liquidación, sigue en el ojo del inversor?

Seguridad y rentabilidad, segunda residencia para vacaciones, destino aspiracional y la percepción de estar comprando barato son las causas que ubican al estado del sol en un estatus de destino excelente.

La Asociación de Realtors de Florida sostuvo recientemente que 63% de los compradores considera a las propiedades allí como mejor negocio que en sus países de origen.

Además, durante 2015, según la Embajada de los Estados Unidos en la Argentina, el consulado en la capital fue el tercero en conceder más visas de turistas -36.000 en el año-, detrás de Beijing y Shanghai, lo que demuestra que Miami es un imán para la clase profesional y emprendedora.

//

Las claves al invertir en Miami

Miami Beach es la estrella más luminosa con su onda expansiva hasta  Fort Lauderdale, donde se vuelcan la mitad de las inversiones extranjeras.

Los venezolanos, brasileños y argentinos se enfocan principalmente en esta zona, mientras que los canadienses apuestan a la costa oeste, en playas como Bradentos, Sarasota y Venic. Los ingleses se asientan en Orlando-Kissimmee. Incluso los inversores chinos tienen presencia en estas zonas.

Los argentinos prefieren la zona de Miami Beach porque aún hay edificios accesibles. Además, debés seguir de cerca las subastas. A veces hay buenas oportunidades aunque también tenés que ser precavido porque los bancos no suelen brindar ningún historial de las propiedades, ni siquiera deudas o multas.

Un aspecto clave es comprar a un precio por debajo del valor de mercado. Esto solo se hace en subastas, comprando a bancos o financiando a desarrolladores.

Se debe entrar en el momento indicado, cuando el mercado toca fondo, administrarlos eficientemente y venderlo en el momento en que la tasa de apreciación empieza a estancarse y los valores se acercan al pico.

Además, debés saber cuándo vender el inmueble, porque el alquiler ya dio sus frutos y su valor se apreció lo suficiente.

En general las personas piensan que invierten en inmuebles, pero lo que realmente terminan haciendo es comprar uno. Luego se enamoran y lo tienen durante años, pero así pierden las mejores oportunidades para obtener rentabilidad.

¿Sabés cómo pedir un crédito hipotecario en el extranjero para concretar esa compra que puede traerte  grandes retornos? Te lo contamos en el siguiente Informe Especial elaborado de forma totalmente gratuita para vos.

Deja tu respuesta