¿Cómo afecta el terrorismo a tu bolsillo?

A las aerolíneas les iba bien en los mercados bursátiles, pero el alza del petróleo y la masacre en Orlando revirtieron ese desempeño positivo.

Si el mundo no es seguro, claro está que el turismo no alzará el vuelo. Tras la masacre en Orlando, Estados Unidos, la fiesta terminó para las aerolíneas que sufren las turbulencias de un mercado atemorizado.

A raíz de la matanza de 50 personas en un tiroteo que se atribuye el Estado Islámico, los mercados desarrollaron una natural aversión al riesgo y las compañías que menos se beneficiaron fueron las aerolíneas.

Grandes compañías estadounidenses como Delta, JetBlue o American Airlines solían ser premiadas en Wall Street durante los últimos años gracias a una mayor demanda de viajeros de negocios u ocio, que impulsaba sus ingresos y, por supuesto, a los bajos precios del petróleo.

//

¿Cómo le iba a este negocio?

Durante 2015, la aerolínea alemana Lufthansa registró un incremento de 3.000% en su beneficio neto. La razón para tal despegue es la caída de los costos del queroseno, tras el desplome del crudo.

El grupo IAG que integran British Airways, Iberia, Vueling y Aer Lingus embolsaron un beneficio de 1.180 millones de euros. Eso representa un crecimiento de 70% en tan solo un año.

En los Estados Unidos, American Airlines, Delta Airlnes y United Airlines, también lograron resultados espectaculares en 2015. La primera generó 7.610 millones de dólares, duplicando lo percibido un año atrás. Delta pasó de 659 millones a 4.526 millones de dólares y American lo hizo de 1.132 millones a 7.340 millones.

Según la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), el sector obtuvo un beneficio de 33.000 millones de dólares en 2015, una progresión que obedece al efecto de la caída de los precios del crudo y el fortalecimiento de la economía estadounidense.

Fue todo un alivio, especialmente porque la industria tenía inconvenientes para generar beneficios debido a la guerra de tarifas.

Pero todo cambió de la noche a la mañana…

Aerolíneas en picada

La mayoría de las principales acciones de aerolíneas han caído considerablemente, debido principalmente a que los combustibles se han recuperado, pero también a causa del atentado en Orlando.

Claro, también hay un poco de exceso: la industria agregó vuelos y ahora necesita recortes y las preocupaciones por el virus del Zika tampoco han ayudado.

AMERICAN AIRL

Así es como los papeles de American cayeron 31%; los de United en 27%; Delta en 25% y JetBlue otro 28%.

Por eso hay quienes no confían en esta industria…

DLTA

Los grandes inversores en oposición

El caso más representativo es el de Warren Buffett, quien en el pasado ha comentado su aversión por las inversiones en aerolíneas.

Lo dice por experiencia propia: en 1989 cuando invirtió en bonos convertibles de USAir Group, Buffett perdió gran parte de los 375 millones de dólares invertidos porque las acciones de las compañías no repuntaban.

“El negocio de las aerolíneas es extraordinario. Ha devorado una cantidad de capital como casi ningún otro sector porque la gente sigue volviendo y poniendo dinero en él. Tiene grandes costes fijos, sindicatos muy fuertes y los precios de los commodities. No es buena receta”, dijo Buffett.

Si bien hay inversiones que han hecho dinero con las aerolíneas, a largo plazo son oportunidades difíciles de encontrar, mientras en otros sectores es algo habitual.

Con el viento en contra

Las únicas acciones de las aerolíneas que se desempeñan razonablemente bien son las de low cost spirit.

Eso puede estar motivándolas a continuar con las inversiones. De hecho, una de las próximas incursiones de Ryan Air es Argentina.

ryanair

Se trata de una de las principales aerolíneas de bajo costo del mundo. Tiene el record de mayor cantidad de viajes realizados en Europa. Vuela diariamente a cientos de destinos en el Viejo Continente.

¿Por qué es diferente con las aerolíneas de bajo costo?

Hay varios motivos que lo explican como la competitividad, ya que las metas de las aerolíneas es agrandar el mercado aerocomercial, gracias a tarifas competitivas, su principal atractivo es que intercambian un bajo precio por la carencia de servicios como el equipaje sin cargo o la comida a bordo.

Además, tienen una flota uniforme. Generalmente trabajan con nuevos aviones para reducir costos de mantenimiento y volar sin intepción.

En la mayoría de los casos estas aerolíneas operan en aeropuertos secundarios porque las tasas son menores.

//

Argentina pinta bien en 2017

En la Argentina, el desenvolvimiento de la industria podría ser diferente, una vez que se introduzca el factor competencia.

De hecho, Gustavo Santos, ministro de Turismo, sostuvo que el Gobierno trabaja para la eliminación del piso de las tarifas aéreas, de manera que haya competencia plena entre las diferentes empresas.

Se trata solo del plan para aumentar la competitividad del sector turístico, en el que, aseguró, ya hay inversiones en marcha por 26.000 millones de pesos. La apuesta es a que se generen 600.000 nuevos empleos en los próximos cuatro años.

//

Deja tu respuesta