4 consejos para evitar boicotear tus propias inversiones

El mercado financiero está lleno de trampas que pueden afectar los ahorros de cualquiera pero a veces, son los propios inversores quienes actúan en contra de sus finanzas. ¿Cómo podés abstenerte de cometer este error?

Cuando se trata inversiones, por instinto los ahorristas se arman de cautela. Para quienes hacen vida en este contexto o bien desean incursionar en él, es un reflejo estar siempre a la defensiva. Sin embargo, muchos dejan pasar por alto detalles que pueden ser muy nocivos para sus finanzas.

Es por ese motivo que a continuación te presentamos las cuatro mejores lecciones del mercado, con el propósito de que te sea posible evitar fácilmente las trampas más comunes del escenario bursátil.

//

1. La dinámica de la Bolsa puede ser un juego turbio 

Los ahorristas con ganas de incursionar en la Bolsa o que invierten desde hace algún tiempo en ella, deben acostumbrarse a realizar un análisis periódico de los diferentes cambios que observan en la dinámica de ésta.

De acuerdo con los especialistas financieros, es muy difícil que pase una semana sin que se registre un movimiento “sospechoso” en los precios de ciertas acciones y luego sorpresivamente, salgan a la luz pública importantes noticias sobre las mismas. La realidad es que en el mercado siempre se está cocinando algo en silencio y es importante que los inversores se mantengan atentos.

A pesar de que la plaza financiera parezca volverse en tu contra en ciertas ocasiones, eso no significa que hay que debés mantenerte alejado de ella. Las adversidades en este contexto pueden convertirse en una ventaja para la estrategia de cualquier ahorrista. Lo más importante es aprovechar el río revuelto para comprar en él.

Por ejemplo, si tenés un activo cuyo futuro te preocupa o te pone nervioso y estás a la espera de novedades sobre esa empresa, puede que el precio de esa acción descienda notablemente sin una justificación concreta. En lugar de actuar anticipadamente, podés adquirir Opciones de venta, que no son más que instrumento que te permiten deshacerte automáticamente de un título, una vez que éste toca un precio mínimo que vos establecés al momento de la compra de la Opción.

//

2. Cuidado con lo que transmiten los canales de TV financiero

En ocasiones, los comentarista de los programas de TV sobre finanzas tienden a presentar información del mercado que no está del todo validada o que bien se presta a confusión entre los inversores. Antes de sucumbir al pánico o desconcierto que los datos en cuestión puedan generarte, debés recurrrir a tu propia investigaciòn y análisis o consultar con un experto en el tema. 

3. No confiés en todo el mundo

Incluso hasta los inversores más habilidosos han sido engañados alguna vez, así que este no es un consejo redundante y menos si tu plata está involucrada. 

Cuando una alternativa de inversión te parezca demasiado buena para ser verdad, probablemente no lo sea. Ante la duda es mejor mantenerse al margen. Esto aplica incluso para los fondos y bancos de inversión. No confiés tu plata a cualquiera. Es conveniente realizar un proceso de selección minucioso a la hora de escoger qué entidad puede manejar tus ahorros.

//

4. Las ganancias de una empresa no siempre son lo que parecen 

Esta lección es bastante antigua pero también una de las más valiosas cuando de invertir se trata, por lo que vale la pena mencionarla. 

Una manera bastante efectiva de predecir hasta cierto punto el futuro de una empresa consiste en prestar mucha atención al comportamiento de sus ganancias cada trimestre. Obviamente, esta variable no es el único indicador sobre la performance de una compañía. También son importantes el flujo de caja y la tasa de crecimiento en ventas para respaldar a la cifra obtenida en ganancias.

El problema con respecto a esto es que si bien cuando los resultados son positivos la empresa no dudará en anunciarlos, cuando se trata de lo contrario la dinámica no es tan transparente, sino que suele matizarse destacando otras noticias más entusiastas. Es por eso que los ahorristas no deben descuidar estos detalles a la hora de analizar los fundamentos financieros de una firma.

Ahora que tenés claro cuáles son los aspectos báscios a los que debes prestarle atención a la hora de invertir en acciones, podés evitar boicotear tu propia estrategia financiera. No te olvidés de tenerlos presente en todo momento.

//

Deja tu respuesta