10 motivos para abandonar las Lebacs y pasarse a la Bolsa

Erróneamente se considera que el mercado de valores está hecho para unos pocos. Enterate de por qué tenés que invertir en la plaza bursátil ahora que las populares letras del BCRA no son tan atractivas como antes. 

Como bien sabés, las medidas económicas implementadas por la gestión macrista desde su llegada al poder han cargado de atractivo a instrumentos de inversión que tradicionalmente no han sido los más solicitados. Para estimular la tenencia de pesos y desacelerar la inflación, se han potenciado activos como las Letras del Banco Central (BCRA) o Lebacs, letras del Tesoro en dólares o Letes, plazos fijos en pesos y más recientemente, las cauciones bursátiles en dólares.

Sin duda alguna, las Lebacs se robaron el protagonismo gracias a sus rendimientos de 38% anual a 35 días, tasa que se mantuvo hasta el 1 de mayo. Esots instrumentos conquistaron a los inversores, que terminaron olvidándose de la Bolsa. No obstante, las tasas de interés de la Letras del Central comenzaron a mermar y hoy se encuentran por debajo del 33% y según los analistas, para julio se ubicaràn cerca de 28%, a medida que la inflación continúe cediendo como se evidenció en las últimas semanas.

Aún cuando el mercado de valores resulta un terreno incierto para muchos, en el marco de la pérdida de atractivo de las Lebacs, existen 10 motivos por los que los ahorristas deben abandonar estos activos y pasarse a la Bolsa. Después de todo, a pesar de la volatilidad que gira en torno a la misma, esta superó en ganancias a la inflación en 2015.

//

10 motivos para invertir en acciones en lugar de Lebacs 

– Cuestión de números: en lo que va de junio, el principal índice bursátil local Merval, avanzó más de 6% y algunos de sus papeles llegaron a escalar hasta 19%, mientras que las tasas de rendimiento de las Lebacs han retrocedido casi 5%. En esa línea, a la fecha la Bolsa se presenta en mejores condiciones que los instrumentos del Central.

– Rentabilidad: las casas de bolsa hoy ofrecen una diversidad de productos superiores en rentabilidad al plazo fijo o las Lebacs. Sin ir más lejos, para igualar a las estas letras, un inversor podría comprar una caución bursátil en pesos  y obtener una rentabilidad que actualmente ronda el 32%. Quienes quieran obtener una rentabilidad en dólares, podrían comprar un bono soberano como el Bonar X que ofrece una tasa de retorno que supera el 7% en dólares.

– Riesgo: este dato seguramente sorprenderá a más de uno. Durante los últimos 10 años (culminados en 2015), las acciones locales, específicamente el índice Merval, ha superado con sus ganancias el avance de la inflación. Mientras que el incremento en los precios creció en promedio 24% , el índice lo hizo en 33%, lo que equivale a 9 puntos más. Esto quiere decir, que a pesar del riesgo que implica invertir en la Bolsa o lo complicado que pueda parecerte hacerlo, los resultados que vas a obtener valdrán la pena.

//

– Liquidez: A diferencia de las Lebacs, las inversiones en bolsa se caracterizan por su liquidez casi inmediata. Por ejemplo, en caso de que un inversor en bonos o acciones precise la plata en forma anticipada a lo esperado en un principio, simplemente debe vender los activos en cuestión. Con ello, podrá obtener su dinero en un par de ías, sin tener que esperar al vencimiento de plazo, aunque sea de 35 días como es el caso de las letras de menor plazo.

– Costo de oportunidad: con las acciones podés hacerte de plata cuando lo precises y no cuando el banco lo desee. Con ello, vos como inversor tenés la posibilidad de captar buenas rentabilidades en negocios de oportunidad que te surjan. De otra forma, estarías en la obligación de dejarlos pasar o esperar al vencimiento del plazo de las Letras para optar por ellos.

– Rollover: al vencimiento de una Lebac, los ahorristas se encuentra con la decisión de renovar o no la misma pero sigue siendo siempre preso del mismo instrumento y más aún si se tiene en cuenta la incertidumbre que implica no saber hasta cuando será posible disfrutar de una tasa en particular, ya que está claro que los intereses continuarán mermando en el futuro cercano. Si las tasas de interés bajan, la opción que tiene sigue siendo la misma, renovar las Letras pero obtener un peor retornpor éstas. En el caso de la Bolsa, cuando las tasas bajan, generalmente el momento es ideal para invertir en acciones.

En esa línea, al poseer una cuenta de bolsa, vos como inversor podés cambiarte de activo cuando te parezca conveniente.

– Diversificación: una cuenta bursátil te da acceso a una gran variedad de  instrumentos financieros para diversificar sus inversiones. Entre ellos, podés contar con acciones, bonos, Opciones,  cauciones, fondos comunes de inversión, fideicomisos financieros, las mismas Lebacs y bonos corporativos o Obligaciones Negociables de empresas (ON).

//

-Mayor margen de acción: invirtiendo en la Bolsa, podés optar por comprar papeles de empresas que pertenezcan a diferentes sectores y por ende, dependan de variables diferentes para prosperar. De esa manera, podés cubrirte de los eventos negativos que impacten sobre un rubro en particular y aprovechar el buen momento de otros segmentos.

– Seguimiento Online: las inversiones tradicionales normalmente implican movilizarse hasta el banco para concretar en trámite. A través de la Web ya es posible monitorear tus operaciones en la Bolsa en tiempo real y hacer un seguimiento diario de los resultados de manera segura.

– Dólares: a través del mercado de valores podés optar por inversiones tanto en pesos como en dólares. En cambio, si invertís en Lebacs, estás posicionando tu capital obligatoriamente en moneda local y a pesar de que ésta se ha fortalecido en períodos recientes, no existe certeza de que se trate de una tendencia perdurable a futuro.

¿Qué esperás? Animate a invertir en la Bolsa teniendo en cuenta estas ventajas.

//

Deja tu respuesta