Vos tampoco escapás del riesgo al desempleo en la Argentina

La Universidad Católica Argentina (UCA) advirtió que una de cada cuatro personas estuvieron sin trabajo al menos una vez durante los últimos 12 meses.

Entre 120.000 y 140.000 personas quedaron desempleadas en la Argentina durante los primeros cuatro meses del año, un dato que siembra gran incertidumbre laboral en el mercado local e impide el crecimiento económico, pero hay un riesgo latente aún mayor.

El Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) difundió un informe que analiza el mercado de trabajo entre 2010 y 2015 en el que advierte del elevado riesgo de “desempleo estructural”, dado que una de cada cuatro personas estuvieron desempleadas al menos una vez en los últimos 12 meses.

El dato choca con los ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) en las últimas semanas, al ubicar el desempleo del tercer trimestre de 2015 en 5,9%, el más bajo desde 1987.

Problemas de empleo

El informe de la UCA fue elaborado sobre la base de 5.700 casos por año en aglomerados urbanos de más de 80.000 habitantes, el documento señala que el empleo se expandió 8% desde 2010, pero advierte de una suba apenas de 3% la cantidad de puestos con empleo pleno de derechos, mientras que los empleos precarios se redujeron en 5%.

Según la UCA, hay 11 millones de personas en la Argentina con problemas de empleo. Esa cuenta se eleva al 57% del total de trabajadores.

En cifras: a fines de 2015 sólo 43% de los trabajadores poseía un empleo de calidad con plenos derechos, mientras que 31,9% tenía un empleo precario y 15,6% realizaba actividades de escasa remuneración, alta inestabilidad o eran beneficiarios de políticas pública. El 9,4% restante se encontraban desocupados.

//

Ajustes peligrosos

Las conclusiones del trabajo son duras: “los desajustes estructurales acumulados constituyen una herencia de mucho peso. Ahora bien, el problema puede agravarse si hay un error de diagnóstico o una equivocación en la elección de las políticas, por mucho que las decisiones están bien intencionadas”.

Además, la estrategia adoptada para normalizar las variables macroeconómicas habría generado más de un millón de nuevos pobres, principalmente provenientes del sector informal y de las clases medias bajas.

A los datos de la UCA le sumamos el informe elaborado por Adecco, la compañía de recursos humanos, que elaboró una encuesta según la cual 48% de los trabajadores argentinos cree que su actual empleo puede afectar su salud o generarle problemas de estrés.

Más pobres e indigentes

De hecho, la Dirección General de Estadística y Censos de la Ciudad, una familia tipo porteña necesitó en abril último 14.770 pesos para no considerarse pobre y acceder a bienes y servicios indispensables.

Además, la Canasta Alimentaria de abril costó 6.319 pesos, y aumentó 1% respecto de los 6.256 pesos que costaba en marzo último. Quienes no alcanzan ese nivel de ingresos entran en la categoría de indigentes.

El dato difundido por la Ciudad indica que la pobreza aumentó entre 3% y 4%, ubicándose en el 27% o 33%.

Por esa razón, los empresarios tampoco se salvaron de las críticas en el informe de la UCA. “Entre otros abusos, aumentaron precios antes, durante y después de la devaluación, así como incluso después del ajuste de tarifas, aún a pesar de la caída del consumo y la creciente recesión”.

Escasez de nuevos  puestos

De hecho, la escasa creación de empleo fue percibida por los trabajadores y se convirtió en preocupación ante la posible pérdida del empleo. Desde el año 2010, ocho de cada diez trabajadores ocupados consideran que si dejan o pierden su trabajo no conseguirán fácilmente uno mejor o similar al que poseen.

La UCA consideró que los actores sindicales, sabiendo del riesgo estratégico que corren han negociado salarios reales a la baja buscando cubrirse del espanto en materia de desempleo.

//

La Ley Antidespidos

El empleo es justamente uno de los temas más debatidos en la Argentina, porque el Congreso aprobó una ley para frenar los despidos en la Argentina. Sin embargo, desde la Casa Rosada la respuesta fue frenar el texto bajo el argumento de que producirá un efecto contrario a lo que se propone.

El presidente Mauricio Macri justificó su postura en que la idea ya rigió en el pasado. Entre 2002 y 2007 se implementó la doble indemnización a través de la Ley Antidespidos, como una medida de emergencia que cesaría automáticamente una vez que la desocupación se ubicara por debajo del 10%.

El nuevo instrumento de 9 artículos plantea la inamovilidad laboral por 180 días, pero en caso de que igualmente se implemente un despido al trabajador tendrá dos opciones:

  1. Optar por acciones judiciales en pos de la reinstalación en el puesto laboral
  2. Convalidar la extinción del vínculo, lo que le lleva a recibir doble indemnización por el despido causado.

Deja tu respuesta