Uber rueda hacia la Bolsa, ¿conviene invertir?

La compañía de taxis online podría desembarcar en los mercados bursátiles durante 2016 en la busca de la liquidez necesaria para concretar su expansión.

La llegada de Uber a la Bolsa se hace esperar. Desde que Facebook entró al mundo bursátil, todas las tecnológicas han buscado aumentar sus utilidades, pero la compañía de taxis online ha demorado su llegada… Algo que no podrá hacer por mucho más tiempo.

Uber fue fundada en 2009 y alcanzó en sus inicios una valoración sin precedentes para una empresa constituida. En 2011 ya guardaba 330 millones y a finales de 2015 alcanzaba 60 mil millones de dólares.

El gran crecimiento de la empresa ha sido el gran atractivo para analistas e inversores, la empresa opera en 400 ciudades de todo el mundo y ha logrado cuadriplicar sus ventas año a año.

Pero no sólo por su expansión se ha vuelto famosa la empresa, sino por su controversia…

Detrás de la polémica

La falta de regulación genera que Uber se mueva en un limbo legal que pone en jaque al servicio tradicional de taxi.

Para pertenecer a la plantilla de Uber basta con tener un auto propio con su correspondiente seguro, lo que contrasta con los requisitos a los que se someten los taxistas profesionales para mantener su licencia.

La polémica se genera una vez que los taxistas denuncian “competencia desleal”, porque los taxistas pagan una serie de impuestos que en Uber no toman en cuenta. Además, afirman que el hecho de que la plataforma ponga los precios a consideración distorsiona el mercado.

Una economía en negro

¿Qué ha generado este conflicto? Abundan en Internet las noticias que señalan a conductores de Uber golpeados o perseguidos por taxistas.

De hecho, Iván Carrino, editor de El Diario del Lunes, lo experimentó en carne propia. La primera vez que solicitó el servicio, el conductor de Uber lo llamó y le advirtió: “cuidado con los taxistas, tratemos de no generar sospechas”.

De hecho, en Chile, México y Colombia se han denunciado más de 50 agresiones a choferes contratados por Uber durante este año.

Sobran las historias sombrías. Otros usuarios han reportado que al ir en el vehículo, el conductor de Uber les alerta que pueden estar siguiéndolos, así que se mantienen cautos, una especie de mercado en negro como si fuese una economía ilegal, pese a que no hay regulaciones.

2016: ¿entrada a la Bolsa?

Durante años, los inversores han reservado dólares para el día en el que la multinacional se decidiese a salir a bolsa. El propio delegado, Travis Kalanick, ha confirmado que se aseguraría de que su salida a los mercados “ocurra lo más tarde posible”.

“Me parece prematuro llegar a esta instancia dentro de nuestro corto ciclo de vida. Eventualmente llegaremos allí, pero antes tenemos que conseguir liquidez para los inversores”, afirmaba el ejecutivo.

Desde luego, no es capital lo que le hace falta a la compañía estadounidense, que en los últimos 18 meses ha acumulado inversiones directas a valor de 10.000 millones de valores y cuya valoración en diciembre de 2015 superaba a General Motors, Ford y Honda. Lo que le hace falta es liquidez.

Aunque la empresa se ha rehusado en público a dirigirse en el corto plazo hacia una oferta pública inicial, sí han sido explícitos en declarar que necesitan grandes montos de recursos para continuar con su plan de expansión global.

Una oferta pública inicial es una operación que se realiza a través del mercado bursátil, mediante la cual un ofertante pone a la venta algún activo financiero de una empresa. La acción comprende la oferta pública general y la restringida.

Uber y la bolsa

Con una salida a bolsa Uber podría consolidar la ventaja con sus competidores e incrementar su presencia a escala mundial.

Salir a bolsa es una decisión que cambia la forma en que opera una empresa de forma indefinida. Hay pros y contras después de completar una oferta pública inicial; por un lado, es una gran fuente de capital y expansión a gran escala, pero una vez que una empresa cotiza la empresa, se somete a escrutinio público y está sujeta a pautas más estrictas y obligaciones legales.

Lo mejor es que tiene el viento a su favor…

Uber logró poner fin a una demanda colectiva de 385.000 choferes de California y Massachusetts, quienes reclamaban ser reconocidos como empleados de la compañía. A cambio de un desembolso de 100 millones de dólares, seguirán independientes.

Parece una derrota, pero Uber logró acelerar hacia su transformación en un imperio mundial del transporte de pasajeros.

Ahora la empresa se ahorra el pago de millones de dólares en cargas sociales, vacaciones y seguros a sus choferes, no sólo en Estados Unidos, sino en el resto del mundo.

¿Conviene invertir?

Diego Martínez Burzaco, economista jefe de Inversor Global y editor de Crisis & Oportunidad, sostuvo que para dar una recomendación correcta deben conocerse primero los balances de la compañía.

Sólo así puede determinarse si es rentable o no bajo este modelo de negocios…

Todo indicaría que sí, continúa Martínez Burzaco, pero debe separarse el marketing y analizar la sustentabilidad del negocio a largo plazo. “Eso permitirá saber si es una buena inversión o no”.

De hecho, Si Uber estuviese en bolsa, podría conocerse qué ha pasado con la partida de gasto que más pesa en las cuentas de la empresa: ventas y marketing, que en el primer semestre de 2015 pesaba 295 millones de dólares.

Uber no es la única empresa tecnológica que los inversores esperan que salga a la bolsa. Hay otras con perspectivas muy positivas que podrían salir en los próximos meses. Inversor Global preparó un Informe Especial que podés revisar gratuitamente para dar con la lista de las 4 startups más esperadas del mercado.

Deja tu respuesta