SoFi: el Uber para los préstamos bancarios ya llegó

En lugar de depender de los puntajes de las agencias de crédito, preguntan a qué universidad fueron sus usuarios o cuánto tiempo llevan empleados.

Uber puso en jaque al servicio tradicional de taxi alrededor del mundo. Fue el primer paso de una revolución de aplicaciones móviles que permiten a los usuarios interconectarse sin intermediarios para obtener algún servicio, pero ¿qué dirías si esta uberización incluso amenaza la forma tradicional de guardar tu dinero en un banco?

Cada día son más las aplicaciones de esta clase:

  • Wallapop permite comprar y vender artículos de segunda mano por cercanía.
  • Glovo es un servicio de mensajería y de recados interurbano. Podés pedir lo que quieras en tu ciudad y un mensajero independiente se traslada a cambio de una tarifa fija.
  • AirBnb permite a cualquiera hospedarse en la casa de un tercero en el extranjero por mucho menos de lo que cuesta una habitación de hotel.
  • Helpling es la plataforma online para la contratación de servicios de limpieza doméstica.

Pero no es todo…

//

La historia de SoFi

El emprendedor Mike Cagney desarrolló lo que empezó hace años como una pequeña empresa que ofrecía préstamos estudiantiles a los alumnos de la escuela de negocios de la Universidad de Stanford, para luego extenderse a préstamos hipotecarios, personales y gestión de patrimonio.

La firma evolución hasta convertirse en SoFi, que ha otorgado préstamos por 10.000 millones de dólares. ¿Cuál es su objetivo? Convertirse en un modelo basado en los smartphones para hacerle a los bancos lo mismo que Amazon ha hecho a las librerías o Uber a los taxis.

¿Cómo hizo Cagney para llegar hasta allí? Básicamente aplicó todos sus conocimientos y los fundió en SoFi.

Préstamos donde se necesitan

Estudió economía aplicada en la Universidad de California y aprovechó su tiempo libre para aprender codificación informática. En 1994, siguió la ruta tradicional y trabajó en Wells Fargo, uno de los cuatro bancos más grandes de Estados Unidos, donde se dedicaba a gestionar el nivel de riesgo en créditos.

Un tiempo después, se inscribió en un programa de investigación de un año en la escuela de negocios de la Universidad de Stanford y empezó el negocio, según retrata el diario Wall Street Journal.

Los préstamos estudiantiles eran interesantes. Llegó a la conclusión de que 65% de los estudiantes en las escuelas de negocios piden prestado y vio razonable cobrarles una tasa entre 6,8% y 7,9%, siempre y cuando pudiera gestionar el riesgo, pero en los últimos 30 años nadie había dejado de pagar su préstamo.

Se hizo con una licencia de préstamos y pidió a 40 ex alumnos 50.000 dólares a cambio de un interés de 5%. Estaba comportándose como un banco, pero mucho, mucho más pequeño, porque la idea era prestar 20.000 dólares a 100 estudiantes con una tasa de interés superior a la que él debía devolver.

Así nació Social Finance Inc.

//

Una nueva forma de hacer negocios

En lugar de depender en los puntajes de las agencias de crédito que se basan en los antecedentes, SoFi hace preguntas básicas: ¿gana más dinero del que gasto? Luego ven a qué universidad fueron, cuánto tiempo llevan empleados, qué tan estable es su ingreso, entre otras variables.

El resultado: la cesación de pagos apenas alcanza al 0,02% de sus clientes.

Podrás preguntarte ¿cuál es la diferencia con un banco?

SoFi no acepta depósitos, así que está libre de la supervisión gubernamental. Prefieren recaudar inversionistas. De hecho, la mitad del volumen de las personas llegan a través de referencias y todo se hace a través de un Smartphone.

La empresa que por ahora se desenvuelve en Estados Unidos ocupa el séptimo lugar en términos de préstamos al consumidor, sólo por debajo de los enormes y tradicionales bancos.

Además, SoFi no tiene grandes costos porque la sucursal es el Smartphone, de modo que la compañía solo necesita añadir más servidores.

Continuo crecimiento

¿Y cuánto necesita para desplazar a los bancos? La realidad es que debe multiplicar su negocio por 10 si quiere conseguir lo que hizo Amazon con las cadenas minoristas o Uber con los taxis.

Posible o no, es cierto que su crecimiento, hasta hoy, no se detiene.

La muestra está en el comercial transmitido durante el Super Bowl, la final de fútbol americano, cuando SoFi transmitió un comercial de “préstamos excelentes para gente excelente”. La pregunta es si logrará convertirse en el próximo Uber del mercado.

El lado oscuro de estos servicios que son una respuesta a las carencias de la forma tradicional de hacer las cosas es la “competencia desleal”, que desde ese otro lado se denuncia.

Los taxistas, por ejemplo, pagan una serie de impuestos que Uber esquiva con facilidad. Además, el hecho de que Uber ponga los precios a consideración es un motivo para argumentar distorsión al mercado.

¿Qué genera este conflicto? Abundan en Internet las noticias que señalan a conductores de Uber golpeados o perseguidos por taxistas.

Si pasa o no con SoFi aún se desconoce, pero en 2012, el entonces candidato a la presidencia Mitt Romney advirtió que iniciar un banco en un garaje era una muy mala idea. SoFi no tiene ni siquiera una oficina pero está cada vez más cerca de todos.

 

//

Comments 3

  1. Abbot Lasson
  2. Augustine Junio
  3. Malaguradze Vaja

Deja tu respuesta