¿Qué es la inflación núcleo y por qué preocupa a Macri?

El Banco Central ha proyectado que una desaceleración de precios en el segundo semestre permitiría reducir las tasas de interés que rinden las Lebacs al día de hoy.

El Banco Central, en manos de Federico Sturzenegger, se mantuvo firme y dejó sin cambios la tasa de interés de las Lebacs, porque la “inflación núcleo” sigue sin mostrar señales de desaceleración, un motivo más que se suma a los dolores de cabeza de Mauricio Macri.

Pero, ¿qué es la inflación núcleo?

Le dicen inflación subyacente, inflación básica o inflación core. Diferentes nombres para describir el mismo fenómeno.

En la Argentina, separamos a la inflación general -que corresponde a los precios regulados e incluyen no solo tarifas de servicios públicos, sino precios privados sujetos a controles, desde energía a cigarrillos, así como los estacionales, el caso de frutas o verduras- de la inflación núcleo que toma en cuenta el resto de los precios.

En otras palabras, la inflación núcleo refleja el índice de precios al consumidor cuando no toma en cuenta ni los productos energéticos ni alimenticios sin elaborar, por ser los productos que sufren grandes fluctuaciones debido a conflictos internacionales.

Inflación núcleo: ¿cómo funciona?

La intención de medir la inflación núcleo es la de conocer la tendencia general de los precios en el mediano plazo.

Vamos a verlo en cifras:

Durante los últimos 8 años, los precios estacionales crecieron 27% mientras que la inflación núcleo aumentó 525% y la inflación general hizo lo propio en 549%.

¿Por qué la inflación núcleo es inferior a la general? En los últimos años, los precios regulados subieron más que el resto.

Las diferencias son cortas en períodos largos, pero en el corto plazo la situación es otra. De allí que sea una referencia para las autoridades del Banco Central. Esto sucede cuando se ajusta alguna tarifa o hay algún problema estacional.

banner2

Inflación conveniente

Es el caso de 2016: en promedio, la electricidad subió en 350%, el agua y el gas en 250% o el transporte en 70%. Son elementos distorsivos que no permiten evaluar la inflación en el corto plazo.

La predilección de las autoridades monetarias es llamar la atención con más hincapié sobre la inflación núcleo que sobre la general, aunque para el consumidor no tiene sentido.

Hay otros que, en cambio, lo usan a favor. Por ejemplo, los dirigentes sindicales no miran la inflación núcleo, sobre todo si es más baja que la general. Negocian escogiendo el índice más alto. Además, a la larga, el salto de un precio se mete en el resto. Mejor prevenir que lamentar, dicen.

La preocupación de Mauricio Macri

¿Y por qué este indicador se ha convertido en un dolor de cabeza para la administración macrista?

Las consultoras privadas siguen sin dar buenas noticias a Sturzenegger y así lo hizo saber en un comunicado del Banco Central: “las recientes subas de precio de algunos bienes sugieren cautela”.

Elypsis, una de las consultoras que ha trabajado cerca del BCRA, retrató que durante la primera semana de mayo, la inflación fue del 0,8%, frente a registros de 0,5% que venían observando.

En la Fundación Fiel, la suba de abril fue de 2,9% sin contar tarifas, frente al 2,8% de meses previos. De ahí la cautela del BCRA.

El efecto de las lluvias sobre pan, carnes y lácteos se sumó algo de la transmisión de las subas de tarifas del mes anterior y del último ajuste a la nafta.

//

¿Un buen camino?

Economía & Regiones, otra consultora vinculada al Gobierno –fue fundada por Rogelio Frigerio-, ha sostenido que la gestión de Macri será exitosa si la Argentina retoma el sendero del crecimiento.

Sin embargo, en la Argentina la inflación y el incremento del IPC no son sinónimos. La inflación es el aumento permanente y sostenido del nivel general de precios, ha definido Iván Carrino, editor de El Diario del Lunes. Por el contrario, los incrementos del IPC están inflados por subas en precios y tarifas, post devaluación.

Eso lo han descrito las autoridades monetarias al repetir que la elevada inflación que miden las consultoras obedece a un alza transitoria de precios que es una consecuencia inmediata de los ajustes implementados. La tendencia lógica: una desaceleración de la inflación núcleo permite anticipar una desaceleración de la general en el segundo semestre.

Lebacs congeladas

¿Cuál es la consecuencia inmediata? El BCRA está forzado a mantener de forma más prolongada las altas tasas de las Lebacs que frenan la actividad económica.

La entidad que conduce Sturzenegger señaló en su comunicado que durante la última semana no se tuvieron noticias relevantes respecto de la dinámica inflacionaria. No obstante, advirtió que recientes “subas en el precio de algunos bienes sugieren cautela”.

De esta forma, el BCRA convalidó la tasa de corte de Lebacs de 35 días en 37,5%. Para los plazos de 63, 98, 119, 147, 203 y 252 días se mantuvo en 35,5%, 34%, 30,99%, 30,75%, 30,75% y 30,75%, respectivamente. La especulación del mercado había girado en torno a una segunda baja consecutiva, después del tímido recorte de la semana pasada. Los análisis de las consultoras proyectan que Las Lebacs tendrán un rendimiento del 25% muy pronto.

//

Deja tu respuesta