¿Por qué el peso está ganándole la batalla al dólar?

El Gobierno está intentando contener la apreciación de la divisa local y no lo está logrando. ¿A qué se debe el fortalecimiento de la moneda? ¿Por qué la nueva administración no está contenta con esto?

En la economía y más aún, en el caso de la Argentina, todo puede pasar. En un abrir y cerrar de ojos, las cosas pueden dar un giro de 180 grados.

En el marco del levantamiento del cepo cambiario en el mes de diciembre, muchos temían de lo que podía suceder con el tipo de cambio al tener un dólar “libre”. Para sorpresa de éstos, la divisa no se fue por las nubes.

Si bien a comienzos de 2016 la moneda estadounidense presentó una tendencia al alza, a partir de los máximos tocados en febrero comenzó a caer notablemente, comportamiento que aún hoy se mantiene, a pesar de los esfuerzos del Gobierno porque esto no sea así.

Seguro el último dato te genera desconcierto. ¿Por qué la administración macrista no querría que el dólar baje? ¿No era la enorme brecha cambiaria uno de los grandes problemas de la Argentina?. Un poco más adelante te vamos a explicar eso, primero compartimos con vos otros detalles importantes.

//

El fenómeno del “superpeso”

Durante los últimos días, el dólar se ha cotizado a la baja tanto en el mercado mayorista como en el minorista, lo que se traduce en una apreciación del peso.

Para el día de ayer, la divisa cotizaba cerca de los 14,40 pesos, mientras que el mayorista cerraba la jornada en 14,10, lo que representa una baja de 1,13% en mayo y más de 10% desde sus máximos de febrero.

Ahora bien, ¿a qué se debe este comportamiento del tipo de cambio?

Según los analistas, la temporada de cosecha en la Argentina -durante el segundo trimestre del año- es un momento determinante para la cotización de las divisas extranjeras , en relación a la moneda local. La dinámica que tiene lugar en este época provoca un aumento en la oferta de dólares en el mercado, como consecuencia del ingreso de los pagos recibidos por exportaciones. Ante una mayor oferta de divisas, menor es el precio de las mismas. Tan simple como eso.

//

Este comportamiento en el mercado interno, es totalmente opuesto a lo que sucede en la escena emergente en general. En este contexto, el dólar continúa apreciándose significativamente. Con respecto al real de Brasil, la suba del billete estadounidense registra un 3,75% y 10,98% si hablamos del peso colombiano. De esa manera, mientras las monedas de los países en desarrollo se devalúa, el peso argentino se aprecia gracias a la cosecha.

Sumado a todo lo que recién explicamos, las políticas implementadas para estimular la tenencia de pesos, por medio de las Lebacs que ofrecen altas tasas de rendimiento, así como los plazos fijos, han atraído la atención de todo tipo de inversores, incluso los internacionales.

Se trata de buenas noticias, ¿no es cierto?. Pareciera que no.

Desde el Gobierno se concentran esfuerzos en contener el avance del peso, que “debería” mantenerse en un nivel en particular para no convertirse en una amenaza para la economía argentina. ¿Por qué?

//

La postura del Gobierno

El titular del Banco Central (BCRA), Federico Sturzenegger, ha manifestado en varias oportunidades la preocupación de la nueva gestión con respecto a la tendencia bajista del dólar y al evidente contraste entre la valoración del peso y sus pares emergentes. Esto se debe a que una escalada significativa del peso frente a otras divisas afecta la competitividad de las exportaciones argentinas y si éstas se tornan menos atractivas, el impacto se hace sentir sobre la economía debido a una menor percepción de ingresos.

Dicho esto, podés comprender por qué el dólar no debería caer tanto. En este caso la expresión “los extremos son malos” aplica a la perfección.

En vista del escenario, la administración macrista se ha dado a la tarea de contener hasta cierto punto el peso con la puesta en marcha de algunas medidas. La más destacada es la intervención en el mercado para demandar dólares y con ello levantar un poco el precio o al menos, sostenerlo. En esta jugada han participado bancos públicos como el Nación, Provincia y Ciudad. En esa línea, en lo que va de mayo desde el Gobierno se han adquirido 1.002 millones de dólares.

Por otro lado, se han sumado algunas condiciones a la dinámica de inversiones en Lebacs que dificultan su materialización por parte de actores externos, además de la realización de un recorte en las tasas de rendimiento de las mismas -hasta 36,75% anual para aquellas establecidas a 35 días.

A pesar de esta reducción en las tasas, las compras de divisas de los bancos públicos y las trabas a ciertos capitales, el dólar continúa mostrando fragilidad.

Los analistas consideran que la moneda está cerca de tocar fondo, por lo que no debés pensar  que esta tendencia será permanente y tendremos dólares baratos para siempre. Una vez culmine la temporada de cosecha y por ende, cese el ingreso de pagos por exportaciones del agro, -en aproximadamente dos meses-la divida debería repuntar.

De hecho, muchos expertos sugieren que es buen momento para dolarizar ahorros. Así que si tenés ganas de hacer algo productivo con tu plata, esta es tu oportunidad. Aprovechá el dólar barato, aunque su rebote no sea inminente.

Anticipate al mercado para potenciar tus ahorros. Te presentamos una alternativa de inversión para ganar hasta 21% en dólares si entrás en este momento. Para saber de qué se trata, ingresá a este Informe Especial, totalmente gratuito que Inversor Global preparó para vos.



Deja tu respuesta