Lo que la Argentina realmente necesita para crecer y nadie te lo había contado

Mucho se habla de la oleada de inversiones que se encaminará al país ante un nuevo escenario más “favorable”. Sin embargo, existe un elemento determinante dentro de esta dinámica que se muestra ausente y del cual nunca te habían hablado.

Muchas cosas buenas han pasado en la Argentina en los últimos meses. Le dijimos adiós al default, al cepo y a la cuestionable autonomía de organismos públicos como el Banco Central (BCRA). Sin embargo, aún queda mucho camino por transitar.

La inflación continúa siendo un asunto sin resolver, al tiempo que el mercado arroja señales de atraso cambiario nuevamente y por si fuera poco, mantenemos marcos regulatorios y jurídicos que provocan desconfianza en los inversores extranjeros y por ende, dificultan la llegada de capitales frescos.

Este último punto es un aspecto que merece especial atención. Si bien lo que sentís en el bolsillo cuando vas al super y no podés creer los precios se llama inflación, el tema de las inversiones y los nuevos capitales es fundamental en toda la ecuación.

A pesar de que se habla sobre el sinfín de inversiones que están aterrizando en el país o bien, están por aterrizar, puede que éstas no sean lo que necesitamos para crecer realmente. ¿A qué nos referimos con esto?

En un momento te lo explicamos.

//

Una diferencia fundamental

Los expertos en inversiones han expresado que el aspecto más importante en este sentido no tiene que ver con el “momento” en que ingresen nuevos capitales a la Argentina, sino con la calidad de estas divisas.

¿Qué quiere decir esto?

Dicho de manera simple, existen dos tipo de inversiones básicas. Las financieras y las productivas.

Las inversiones financieras son aquellas que tienen lugar por medio de activos como bonos o acciones. A partir de las más recientes emisiones de deuda, así como de letras del Banco Central o Lebacs, el país ha experimenta un flujo significativo de ingresos en este sentido.

No obstante, las inversiones productivas continúan paralizadas y es este tipo de actividad el driver clave para el crecimiento, puesto que involucra proyectos de desarrollo en diferentes sectores productivos a nivel local, bien sea infraestructura, agro, energía, entre otros.

De acuerdo con proyecciones de la consultora Ecoanalítica, citadas por El Cronista, en el corto plazo se captarán más recursos de carácter financiero, mientras que los ingresos productivos se ven más lejanos.

El presidente de la Bolsa de Comercio, Adelmo Gabbi, coincidió con esta postura pero se mostró optimista con respecto al segundo semestre del año, período para el que augura la llegada de capitales productivos, específicamente para los últimos tres meses de 2016.

//

¿Por qué tardan en llegar las inversiones productivas a la Argentina?

No cabe duda de que en el exterior existe un clima de entusiasmo debido a los cambios positivos que están teniendo lugar a nivel local. No obstante, los inversores se muestran cautelosos ante las inversiones a largo plazo, como es el caso de aquellas que requieren involucrarse en proyectos de desarrollo.

Según el presidente de Instituto CFA  -asociación global de profesionales en inversión- Paul Smith, los fondos necesitan estar convencidos de que el cambio es real en Argentina y esto va más allá de lo que suceda durante la administración macrista, tiene que ver con lo que vendrá “después”.

Ahora bien, ¿qué les preocupa del futuro a estos actores? 

La respuesta es simple: las regulaciones. Para estimular la llegada de inversiones productivas se necesita un marco regulatorio amigable para los negocios, así como estabilidad contextual y el país apenas está comenzando a transitar este camino.

Esto no significa que los capitales extranjeros no aparecerán en lo absoluto. De hecho, han comenzado a mostrarse tímidamente. A este fenómeno también se le conoce como “inversiones golondrina”, expresión que seguramente escuchaste o leíste alguna vez.

De esa manera, a medida que las condiciones de “estabilidad” se fomenten, mayor será el flujo de divisas productivas a percibir y por ende, se reforzarán los estímulos de crecimiento económico, lo que a la larga es una buena noticia para vos y tus finanzas.

//

Es importante tener claro que se trata de un proceso que puede tomar tiempo, a pesar de que algunos ya vislumbran mayor celeridad en la dinámica para fines de año. Por el momento, Argentina es protagonista de la escena y a medida que se den pasos firmes con respecto a la disminución de trabas regulatorias,cambiarias e impositivas, la afluencia de recursos monetarios aumentará significativamente.

En síntesis, si como ahorrista sos un poco inseguro, no tenés que dejarte engañar por el optimismo “temporal” de los inversores para realizar tus jugadas financieras. Tenés que mirar a largo plazo y “monitorear” estas inversiones productivas, ya que son éstas las que marcarán la pauta con respecto a la estabilidad y el crecimiento del país a futuro.

Ahora bien. seguro estás pensando que podés hacer mientras tanto para proteger tu plata y tenemos la respuesta. De continuar las mejoras en el panorama local, un sector particular cobrará mayor atractivo al que ya posee. Si querés saber de que rubro hablamos y cómo podés invertir en él, ingresá a este Informe Especial, totalmente gratuito que Inversor Global preparó para vos.    

Deja tu respuesta