Ley antidespidos: ¿cuáles son los escenarios posibles?

La próxima semana volverá a discutirse el proyecto, pero desde el Gobierno prevén jugar cartas alternativas para detener su aplicación y competir a sus propósitos.

La sesión en la Cámara de Diputados que sellaría el destino de las empresas durante los próximos 6 meses fracasó, al menos en una primera instancia, pero la oposición recarga las baterías para introducir la ley antidespidos durante la próxima semana.

A partir de ahora, ¿cuáles son los escenarios abiertos en la economía?

Ley Antidespidos

El primer escenario es el más próximo. El líder del Frente Renovador, Sergio Massa, insistió en hacer cambios al proyecto y pidió una sesión especial para el próximo miércoles.

El diputado es una pieza clave si el bloque kirchnerista realmente desea alcanzar la aprobación de un proyecto que despierta la rivalidad política. “El FPV, con el pretexto de defender a los trabajadores, tiene como objetivo generar una derrota política al Gobierno”, ha sostenido Massa.

Al día de hoy, el proyecto apenas alcanza dos páginas y nueve artículos.

Lo que determinan, en resumen, es la prohibición de los despidos y las suspensiones durante 180 días, tanto en el sector privado como en el público.

//

En caso de que igual sucedan despidos, los trabajadores tendrán dos opciones:

  1. Optar por acciones judiciales en pos de la reinstalación en el puesto laboral.
  2. Convalidad la extinción del vínculo, lo que lleva a recibir el doble de las indemnizaciones por el despido causado.

Lo cierto es que su objetivo es firme: detener los 140.000 despidos y las 38.000 suspensiones ejecutados durante los primeros cuatro meses de 2016, según un estudio de la consultora Tendencias Económicas.

Pero sector privado y Gobierno parecen haberse unido en contra del Congreso bajo un argumento: este tipo de política como la ley antidespidos, terminan provocando el efecto contrario al que persiguen en su teoría; y perjudicarían a las empresas más pequeñas.

Primer Empleo

Ahí es cuando se refleja el segundo escenario: no se aprueba la ley y privan los incentivos prometidos por el Ejecutivo.

El primer balón que pateó Macri tenía el sello de Primer Empleo. Es un intento de confrontación frontal contra la ley antidespidos, pero lo que busca es insertar a los jóvenes de entre 18 y 24 años en el mercado de trabajo

Para alcanzar su objetivo, la ley que el Ejecutivo enviaría al Congreso buscará subsidiar las contribuciones patronales por un período de tres años, beneficio que significará una rebaja de hasta 34% del costo laboral.

El beneficio, que se extendería durante los primeros tres años de relación laboral, prevé que el porcentaje de exención de las contribuciones disminuiría durante ese período y que el subsidio será mayor para las pymes que para las grandes empresas.

Aplicar la ley del primer empleo, planteada desde el Gobierno, permitiría incorporar entre 200.000 y 230.000 trabajadores nuevos por año en el mercado formal.

Incentivo a las pymes

Luego, el mandatario citó a más de 200 grandes empresarios que, tras una charla, se comprometieron a no despedir personal durante los próximos 90 días.

Finalmente, sacó un paquete de medidas que beneficiarían a las pequeñas y medianas empresas, las principales afectadas en medio de una economía recesiva, con altas tasas de interés y creciente inflación. Lo positivo: las normas sólo dependen de una aprobación del Ejecutivo, en la mayoría de los casos.

Tres ejemplos de las medidas:

  1. Las pymes pagarán el IVA a los 90 días de facturar sus ventas, mientras que hoy deben hacerlo al mes siguiente, cuando en la mayoría de los casos aún no cobraron.
  2. A través del Banco de Inversión y Comercio Exterior, las pymes que nunca accedieron a un crédito lo harán a través del programa “Mi Primer Crédito Pyme”, un financiamiento gubernamental que incentiva la creación de nuevos puestos.
  3. También se anunció la liberalización del plazo para liquidar divisas a 365 días, lo que beneficiará a las empresas agroexportadoras y mejoraría la competitividad ante otros socios comerciales.

//

Un veto avisado

El tercer escenario consiste en la aprobación de la ley antidespidos en la Cámara de Diputados, pero el presidente Mauricio Macri la veta.

“No es por la vía de la arbitrariedad o de la imposición que se puede cuidar a los argentinos. Si avanza la doble indemnización, el Gobierno tiene las herramientas para impedir la aplicación de la ley antidespidos”.

Ante este tipo de iniciativas las empresas suelen retraer sus proyectos de contratar trabajadores y se precariza el empleo, cuyas cifras en negocio rondan alrededor del 30%. “No sé porque insisten si esta medida ya no funcionó, es la vocación de hacer daño”.

Choque de propuestas

Si se quiere, un cuarto escenario, también dispondría de la aprobación de la ley antidespidos, pero sin un veto, y con la aprobación de la pila de propuestas enviadas por Macri.

Se desconoce hasta dónde llegaría el impacto, pero probablemente todas las propuestas del mandatario se anularían ante la reticencia de las empresas a crear nuevos puestos de empleo.

Mientras por un lado existirían incentivos, por el otro habría una imposibilidad de despedir si el trabajador no cumple con el desempeño deseado.

//

Deja tu respuesta