¿Dónde invierte su dinero el ministro estrella de Macri?

Juan José Aranguren fue una de las incorporaciones más polémicas del nuevo gobierno por su turbulenta andanza durante el kirchnerismo, siendo el empresario más perseguido de la gestión.

Las declaraciones juradas revelan mucho, a veces más de lo que un funcionario desearía y se convierten en un espada de doble filo, pero son una obligación. De otro modo, hoy no podríamos saber dónde invierte su dinero el ministro estrella de Mauricio Macri.

Pero ¿Quién podría ser?

Fue una de las incorporaciones más polémicas del gabinete de Mauricio Macri. Nadie cuestionaba su perfil, pero era un salto arriesgado: pasar de ser uno de los pocos empresarios que, en los turbulentos años del kirchnerismo, se enfrentó públicamente a los aprietes, a una de las caras visibles de Cambiemos.

El enemigo del kirchnerismo

El empresario fue el único que recibió más de 100 denuncias de la Secretaría de Comercio Interior de la era K, a cargo de Guillermo Moreno, que se tradujeron en multas millonarias para la compañía que dirigía y 57 causas judiciales personales.

Todo lo convirtió en el empresario más perseguido de los últimos 12 años, por encima del CEO de Clarín, Héctor Magnetto.

No se trata de otro que el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, cuyo perfil se elevó debido a la decisión de quitar subsidios a la electricidad e implementar cortes programados del servicio, en un intento de paliar la heredada crisis energética.

Además, es uno de los 20 funcionarios políticos más ricos de la Argentina.

Un antiguo conflicto

¿Por qué se le persiguió con tanta insistencia? Juan José Aranguren fue presidente de la filial argentina de la petrolera Royal Dutch Shell entre 2003 y 2015 y vicepresidente de Suministros para América Latina a escala mundial.

Ese conflicto se origina en las intenciones del expresidente venezolano, Hugo Chávez y su homólogo argentino, Néstor Kirchner, de comprar Shell en la primera década del 2000, y la posterior negativa de Juan José Aranguren, pero esto es parte de otra historia.

¿Conflicto de intereses?

De vuelta a lo que nos ocupa. Bastó con que Macri ganara las elecciones presidenciales en octubre para que iniciara el debate: ¿Había conflicto de intereses?

De los ministros macristas, Juan José Aranguren es, probablemente, quien más cerca está de decisiones que puedan beneficiar o perjudicar a la empresa que dejó en junio de 2015.

Pero eso pasó, como todos los rumores, pese a que esto podría suponer la necesidad de autolimitarse en sus funciones en el área petrolera, como incluso anticipó su entorno al asumir.

Juan José Aranguren: ¿en dónde invierte?

Lo que Juan José Aranguren no pudo dejar atrás fue su condición de accionista de Royal Dutch Shell Plc (RDS), la casa matriz holandesa. El funcionario posee papeles clase A por la suma de 13.188.436,49 pesos, títulos que conserva en el extranjero.

Podrás preguntarte ¿qué son las acciones clase A? Cuando una corporación sólo tiene una clase de papeles, los accionistas tienen un voto en sus reuniones.

Si una corporación separa acciones de clase A y B, entonces los tenedores de clase B pueden recibir votos adicionales, como cinco votos por acción comparado a los accionistas de clase A que tienen sólo un voto por acción.

Un dato adicional revelado por el diario Perfil: no quiere perderlas, como si tuviera la camiseta de la petrolera aún puesta.

¿Cómo explica esto Juan José Aranguren?

“Como parte de mi retribución anual, a partir de 1998, recibí una cantidad de acciones de Royal Dutch Shell, que fueron declaradas ante la AFIP”, aclaró el Ministro en una entrevista con Border Periodismo.

Asimismo, sostuvo que no tiene competencia funcional directa sobre una sociedad anónima de la cual sea accionista, por cuanto Royal Dutch Shell “no se inscribe bajo mi carácter de autoridad de aplicación en la Argentina”, por lo que no se plantó la necesidad de vender esos papeles.

Juan José Aranguren manifestó que si surge algún conflicto de interés como ministro de Energía y Minería se abstendría de tomar decisión alguna elevando la actuación al presidente Mauricio Macri.

¿Decisiones compatibles?

En febrero, ante la primera importación de crudo que se realizara en el gobierno de Macri, la petrolera Oil, de Cristóbal López, licitó la compra de un barco que traería un millón de barriles de petróleo.

En la compra del combustible participaron otras petroleras como Axion, Pan American Energy y la propia Shell. ¿Quién ganó la licitación? La subsidiaria internacional de la empresa anglo-holandesa.

Obviamente regurgitó los rumores. Desde la oficina de Juan José Aranguren aclararon que no volvería a participar en la firma y las cuestiones ligadas a la venta de combustible las resolvería Pablo Popik, subsecretario de Refinación y Comercialización, quien es un ex ejecutivo de Axion y de Esso.

Eso no es todo…

Como el gas que se produce no es suficiente para hogares, industrias y usinas térmicas, entre mayo y agosto suele importarse gran cantidad de gasoil y fuel oil, por lo que se adjudicó la contratación de ocho barcos.

Royal Dutch Shell ganó siete de ocho, cuando en todo 2015 apenas consiguió quedarse con cuatro, según datos publicados en Perfil.

Vamos a aclararlo…

Tras conocerse la información, Juan José Aranguren pidió auditar las siete licitaciones que la multinacional ganó para desmentir posibles favoritismos desde su cartera a sus ex empleadores.

Los asesores legales del ministro, de hecho, aseguran que no está obligado a desprenderse de esas acciones en una compañía del área justamente en la que desempeña como funcionario público.

Si aún tenés dudas, Inversor Global preparó un Informe Especial  dedicado a estudiar los secretos detrás de la fortuna de Juan José Aranguren que podés revisar gratuitamente.

Deja tu respuesta