¿En qué nos beneficia la suba de calificación del mercado argentino?

El país se encuentra frente a una oportunidad única: si logra llevar a cabo los ajustes económicos necesarios exitosamente, para el 2017 podría ser considerado una nación emergente. ¿Qué consecuencias generaría este upgrade?

Las primeras medidas económicas del gobierno de Mauricio Macri fueron en la dirección correcta. Por lo menos, eso es lo que piensan la mayoría de las instituciones financieras internacionales y los inversores extranjeros, que empiezan a mirar al país con otros ojos.

Sin embargo, todavía se muestran desconfiados y esa desconfianza se le adjudica a la categoría “de frontera” que tiene la Argentina desde hace más de 5 años.

Por eso, Un grupo de trabajo conformado por la secretaría de Finanzas, la CNV y hombres de la Bolsa trabaja para recuperar el estatus de mercado “emergente” que ostentaban las acciones argentinas. Hoy sigue siendo un mercado de Frontera y eso limita a la plaza bursátil.

Según confirmaron fuentes allegadas al fondo MSCI de Morgan Stanley, si bien la entidad no tiene planeado reubicar a la Argentina en el índice de Emergentes de forma inmediata, sí lo harían “dentro de 1 año y medio, 2 años”, si la nación lograra revertir varios efectos negativos que la economía local presenta en la actualidad.

//

¿Cómo pasar a ser un Emergente?

Pasar de categoría no es sencillo. Antes que nada, para aspirar a que la Argentina sea parte del mismo índice que conforman muchos países de la región, primero es necesario afianzar los efectos de las políticas económicas llevadas a cabo por el nuevo gobierno, como la quita de retenciones, la devaluación del peso y el levantamiento del cepo cambiario.

Por otro lado, para poder dar cuenta de si las variables económicas locales han mejorado, es necesario que el país cuente con índices creíbles, y para que el INDEC (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos) pueda empezar a ofrecer datos creíbles, faltan algunos meses.

En esta línea, el economista de Inversor Global, Nery Persichini afirmó: “una de las marcas del cepo era la obligación de todo capital extranjero a dejar un 30% inmovilizado en el Banco Central, a cambio no recibían ninguna remuneración y la entrada se hacía al dólar oficial, que hasta hace poco, era de 9 pesos”.

Asimismo, la caída en default técnico fue -y sigue siendo- otro factor negativo al momento de evaluar un ingreso de capitales al país.

Sin embargo, y gracias a las últimas medidas, la tendencia bajista del riesgo país beneficia la imagen del mercado local. En esta dirección, el gerente de InvertirOnline.com, Alejandro Bianchi, afirmó que una noticia que podría representar un incentivo para los inversores sería la vuelta de los créditos internacionales.

“Que los bancos hayan aportado fondos para engrosar las reservas ya es un primer paso. Esto hace que se descuente la posibilidad de una vuelta a los mercados”, expresó.

Por el momento, los países cuyos mercados son considerados “de frontera” son aquellos chicos e ilíquidos; son más riesgosos y volátiles. Hoy Argentina representa un 12,42% del índice “Frontier” de Morgan Stanley, comparte cartera con Vietnam, Rumania, Nigeria, Pakistán, Marruecos y Kenia, entre otros. En cuanto a las acciones con las que participa, están YPF, Petrobras Argentina, Adecoagro, Galicia, Macro, Frances, Globant y Telecom.

//

¿Qué significaría ser un Emergente?

Diego Martínez Burzaco, economista Jefe de Inversor Global explicó que el principal efecto que esto tendría sería disminuir la tasa de financiamiento internacional a la cual los distintos agentes de la economía consiguen fondos frescos. 
“Esto se debe -básicamente- porque cuando dejás de ser un país de frontera y pasás a ser emergente, muchos fondos de afuera que no podían invertir en países de frontera pasan a estar disponibles para el país. Así, hay más demanda de los bonos y acciones argentinas, disminuyendo el rendimiento que ofrecen los activos del país. Esta baja de la tasa favorece el endeudamiento”, explica el especialista.
Además, agregó que en términos de la economía real, sería importante aprovechar esta disminución del costo del endeudamiento para financiar proyectos de economía real, principalmente infraestructura y estirar los plazos lo más posible.

//

//

Deja tu respuesta