¿Cuántos sueldos necesito para comprar una propiedad?

Ahora que la nueva administración implementó cambios económicos se podría pensar que acceder a una propiedad ahora es más fácil. Sin embargo, hoy en día se necesita más dinero que en el pasado.

Tener una vivienda propia es la meta del común denominador de los individuos. En países como la Argentina, alcanzar este objetivo requiere de mucha maniobra e ingenio para sortear obstáculos como la incesante inflación que dispara los precios de las propiedades a un ritmo verdaderamente alarmante.

Hace unos 20 años, comprar una propiedad, bien fuese como inversión o como vivienda propia era un buen negocio pero en los últimos tiempos la historia ha sido distinta, puesto que hay que destinar un porción cada vez mayor del sueldo para la adquisición de una casa o departamento.

Según datos de La Nación, en el año 1994 el costo de una vivienda de 50 metros cuadrados en Capital Federal equivalía a 40 sueldos. Para agosto de 2015, el costo ascendió a más de 80 sueldos. A ello se suma la falta de opciones de crédito para financiarse.

Según el último estudio realizado por KPMG, la combinación del alza de los precios de los inmuebles y el retraso salarial generó que sea mayor el esfuerzo de una familia para acceder a una vivienda propia. En esta línea, se necesitan los sueldos enteros de 86 meses para comprar una propiedad de 60 m2.

Es decir, que durante más de siete años se debe destinar un salario promedio completo, sin utilizarlo para cubrir otros gastos, si se quiere adquirir un inmueble.

El informe elaborado por la consultora se basa en que en el período 1976-1991 el precio promedio del m2 era de alrededor de u$s 1830. Durante los últimos años (2011-2015) ese mismo precio superó los u$s 2400 (según la Dirección General de Estadísticas y Censos de la CABA). Como contraparte de este incremento, el sueldo promedio en dólares cayó, en ese período en un 13%.

“En una economía ordenada, los precios deberían disminuir a medida que las tecnologías y nuevas técnicas se perfeccionan y universalizan, por lo que la suba del precio de la vivienda es vista como una anomalía. El período 2010-2014 (de freno inmobiliario) coincide con la etapa de mayor incremento de los precios, con un pico histórico en 2012 que superó los u$s 2500 por M2 (promedio CABA)”, señala el informe de KPMG.

CDI Consult también realiza un estudio en el que mide el esfuerzo necesario para acceder a una vivienda.

Según sus cálculos, durante la convertibilidad eran necesarios los sueldos de 5,3 años para adquirir una propiedad. Para realizar sus cálculos, en esa firma toman en cuenta el valor de los inmuebles, los salarios y la tasa de financiación hipotecaria. El acceso al crédito es central para morigerar la dificultad para acceder a una vivienda, señalan.

El escenario

Con la llegada de Macri al Gobierno y la implementación de medidas económicas como el levantamiento del cepo cambiario, el mercado inmobiliario local ha experimentado una especie de sinceramiento.

Un dólar por encima de los 15 pesos impacta en gran medida sobre el sector en vista de que tradicionalmente las operaciones de venta de propiedad se realizan en moneda extranjera.

Aún cuando es muy pronto para evaluar el estatus del rubro inmobiliario en el marco de una nueva administración, ya es posible identificar algunas tendencias en el comportamiento de precios tanto como para la compra-venta de inmuebles, como para los alquileres.

De acuerdo con datos de los Colegios de Escribanos de Capital y Provincia de Buenos Aires citadas en un reporte deSaberinvertir.com, en los meses de noviembre y diciembre del año pasado los precios de las propiedades repuntaron notablemente.

En esa línea, la escritura promedio en la ciudad de Buenos Aires se hizo por valores 24% mayores en promedio, que los registrados en el mismo período de 2014.

De acuerdo con datos publicados por la consultora especializada en el segmento, Reporte Inmobiliario (RI), el valor de un metro cuadrado en un departamento usado de 2 o 3 ambientes en la ciudad de Buenos Aires cerró 2015 en 1.817 dólares en promedio. La cifra implica un 10% de alza en el último año, pero representa una cotización menor en 5,5% a las valoraciones alcanzadas en 2013.

Deja tu respuesta