¿Cómo invertir en los bonos provinciales?

Los activos de renta fija emitidos por las regiones son los más riesgosos pero también los más atractivos del mercado. Posicionarse en ellos concede un interesante rendimiento en dólares.

El fin del default marcó la señal que esperaban las provincias para buscas financiamiento externo, especialmente tras la exitosa del Gobierno por un volumen de 16.500 millones de dólares, a tasas que promediaron el 7,2%.

A estas alturas, es probable que sepas que un bono es un título de deuda pública que una entidad estatal o privada emite con el objeto de financiarse. Es un instrumento por el cual el emisor se compromete a devolver en una fecha determinada al inversor, el monto recibido en préstamo y a retribuirlo con pagos periódicos en concepto de intereses.

Los bonos del Estado y los gobiernos provinciales son denominados “títulos públicos”, mientras que los elaborados por entidades privadas son llamados “obligaciones negociables” o “bonos corporativos”.

Los bonos provinciales son los activos de renta fija más riesgosos del mercado, pero también los más atractivos. Tienen retornos superiores a la deuda soberana y también a las obligaciones negociables en dólares.

¿Por qué las provincias necesitan tomar deuda?

A la retracción del consumo y los conflictos laborales, las arcas regionales sufren por reformas que impactan en la torta de impuestos que se reparte automáticamente a las provincias.

La modificación del mínimo no imponible de ganancias y el efecto en el fondo sojero por la baja de retenciones a los granos implicaron una merma. También repercutirá, una vez que se apruebe en el Congreso, la reducción del IVA para sectores vulnerables.

En ese contexto, durante las últimas semanas, hubo mucho movimiento sobre emisiones provinciales, donde las provincias salieron a la caza de los inversores extranjeros para hacerse de la tan ansiada liquidez, especialmente porque entre 2004 y 2015 las emisiones de deuda fueron acotadas.

//

Bonos provinciales: las opciones

Primero fue el turno de la provincia de Buenos Aires, que emitió deuda en marzo por 1.250 millones de dólares al 9,37%. Le siguieron Neuquén, Mendoza y la capital, que colocó esta semana 890 millones de dólares a una tasa de 7,6%.

Entre Buenos Aires, Neuquén y Mendoza suman un total emitido de 1.985 millones de dólares con un costo promedio de 8,79%.

Próximamente también buscarán financiamiento en los mercados externos Córdoba, Salta y Santa Fe. Se trata de títulos con vencimiento hacia 5 años con un rendimiento que oscila entre 8,75% y 9,25% anual en dólares.

¿Son buenas opciones de inversión?

Los títulos provinciales más seguros, anotó Nery Persichini, editor de Revancha Argentina, son los de la ciudad de Buenos Aires, cuya tasa anual es de 7,65%

En cambio si el inversor tolera un poco más de riesgo puede posicionarse en un título como el nuevo de Neuquén con un rendimiento al 8,2%. “Hay que tener en consideración a los bonos provinciales, ya que tienen rendimientos positivos”.

Para los pequeños inversores es un tanto difícil acceder a los bonos provinciales, porque a pesar de que las tasas de interés en dólares son atractivas, el monto mínimo para invertir es muy elevado: 50.000 dólares en adelante. Sin embargo, no tenés que preocuparte: la apertura en la búsqueda de financiamiento en el extranjero no ha agotado todos los recursos disponibles en el mercado local, con lo que pudieran haber otras emisiones más amplias.

¿Cómo invertir en bonos provinciales?

La compra de bonos argentinos puede realizarse a través de agentes autorizados, que están agrupados en dos organismos: el Mercado Abierto Electrónico (MAE) y las Sociedades de Bolsa de Buenos Aires y del Interior.

Para comprar un bono debe decidirse primero el perfil de inversión y acercarse a un banco donde deberá abrirse una cuenta de inversión. Con la operación debe evaluarse el monto de los gastos y las comisiones ya que aumentan la inversión y disminuye el rendimiento de la operación.

¿Qué tener en cuenta para comprar un bono?

Debemos leer con detenimiento las condiciones inscritas en el documento que identifica al bono los siguientes aspectos:

  • Maduración: es la fecha en que se saldará la deuda.
  • Contrato: detalla las obligaciones de cada parte y las condiciones de pago
  • Intereses: son fijos o variables.
  • Tasas tributarias: hay que fijarse, ya que algunos no están libres de impuestos.

//

¿Existen riesgos?

Hay tres clases de riesgos que asumimos cuando invertimos en bonos:

  • Riesgo de pérdida del poder de compra: es afectado por la inflación, pero como estos son en dólares, este factor no afecta
  • Riesgo de tasas de interés: se identifica como el riesgo sistemático asociado a los títulos de renta fija
  • Riesgo de default: se refiere a la incertidumbre de pago de los cupones de renta

La otra cara de la moneda

Si bien la salida del default abrió las puertas al endeudamiento en dólares, el costo demandado por los inversores internacionales preocupa a la Argentina.

De ahí que haya tanto interés por el riesgo argentino, una consecuencia de un país que es considerado defaulteador en serie. Si se recauda un millón de dólares, por ejemplo, el interés que genera es cuatro veces superior.

Endeudarse es sano siempre y cuando quien lo hace sepa manejar sus cuentas para hacer frente al pago. Argentina nunca ha sabido administrar sus cuentas públicas, por lo que pagar un alto costo está entre líneas.

Si querés ampliar esta información, Inversor Global preparó un Informe Especial exclusivamente para vos en el que podés ver los 3 mejores bonos argentinos en los que podés invertir fácil y rápidamente.

Deja tu respuesta