Canasta básica: ¿cuánto necesitás para llegar a fin de mes?

La inflación sigue allanando el camino hacia tu bolsillo y todos los días sufrís los aumentos que ésta genera. Ahora, la pregunta es: ¿cuánto mes te sobra al final del sueldo?

¿El dinero no te alcanza? ¿La inflación sigue mermando tu sueldo? No es una exageración, la canasta básica, que reúne todos los artículos y servicios imprescindibles alcanzó los 10.580 pesos, según un estudio divulgado por la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL).

Para el estudio estadístico se usó de referencia a una familia tipo, compuesta por un hombre, una mujer y dos niños. Lo que hizo el trabajo de FIEL fue dibujar una línea imaginaria: toda familia por debajo de ese nivel de ingresos es considerada pobre.

¿Y cuál es el impacto de la inflación?

En comparación con abril del año pasado, el costo de la canasta básica aumentó 3.105 pesos, ya que en el mismo mes de 2015 tenía un costo de 7.475 pesos, una suba equivalente al 41,5%.

Canasta Básica Alimentaria

Para abastecer el hogar con los alimentos, una familia tipo requirió 4.524 pesos para no caer en la línea de indigencia, cuando en diciembre pasado el valor era de 3.936 pesos, según los datos de FIEL, una de las consultoras que mide la inflación y que en ocasiones es tomada como referencia por el Banco Central.

Una diferenciación: la canasta básica alimentaria está compuesta sólo por alimentos, mientras que la canasta básica incluye una serie de servicios, como luz, gas, transporte, vestimenta y otros rubros necesarios para el desarrollo mensual de una familia.

Por supuesto, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) aún no ha publicado las cifras de la inflación, cuestión que está prevista para junio.

La Canasta Básica Alimentaria relevada por Consumidores Libres aumentó en abril en 3,53%, pero acumula 16,34% durante 2016.

IPC por llegar

La Dirección de Estadística porteña publicará en los próximos días los datos del Índice de Precios al Consumidor (IPC) de la Ciudad, pero las consultoras privadas ya lanzan algunos datos.

Elypsis, por ejemplo, informó que la inflación durante abril fue de 6,9%, pero para la consultora Orlando Ferreres, la aceleración de precios fue de 7,3%, la más alta observada desde abril de 2002, cuando superó el 10%.

El estudio de FIEL puntualiza que, para no ser considerado pobre, un adulto requirió en abril un ingreso mensual de 3.424 pesos, es decir, ganar 114,1 pesos diarios.

Para no caer en la indigencia necesitó ganar 1.464 pesos mensuales, un aumento de 36,5% respecto al año pasado.

¿De quién es la culpa?

Se suele creer que la inflación es culpa de los empresarios, pero Iván Carrino, editor de El Diario del Lunes, sostiene que se trata de un fenómeno monetario.

Lo que sucede cuando, al mismo tiempo, suben los precios del supermercado, pero también el corte de pelo o las cuotas de los colegios, es que el poder adquisitivo del peso cae.

El motivo detrás de la caída es la excesiva cantidad de dinero que hay en circulación. Del mismo modo en que los tomates caen de precio cuando son muy abundantes, el dinero pierde valor cuando se fabrica en exceso.

Otra cosa bien distinta, explica Carrino, es el margen de ganancia de los supermercados. A menudo se difunden análisis que relacionan lo que se le paga al productor del campo, con el precio que ese mismo artículo tiene en la góndola del supermercado.

Pero ese análisis es erróneo. “Cuando compramos en un supermercado se hace por la utilidad” de ir “a la vuelta de la casa”. Como los habitantes pagan por esta comodidad, los supermercados incurren en costos adicionales de transporte, salarios, alquiler, mantenimiento, marketing, entre otros.

Una vez incluidos estos conceptos, las ganancias de los supermercados están en línea con las del resto del mundo, dijo Carrino. “Acusarlos por la suba de precios esquiva el eje del problema y conlleva el peligro de atentar contra el sistema de libre mercado”.

Canasta Básica en el Congreso

Mientras tanto, en el Congreso avanza de a poco el proyecto que crea el Régimen de Reintegro por Compras en Comercios de Ventas Minoristas, orientado a los jubilados que cobran la mínima y a los titulares de la Asignación Universal por Hijo (AUH).

El texto apunta a devolver a un sector de la población un monto del 15% como mínimo –fijado en 300 pesos- sobre los bienes de la canasta básica.

En cuanto al mecanismo de devolución, se contempla no sólo las tarjetas de débito, sino otros medios electrónicos de pago que sean habilitados por las AFIP.

Desde la oposición han criticado que la red de comercios que aceptan tarjetas de débito apenas asciende al 23% y se concentra en las grandes ciudades, además de los costos que supondrá implementar estos esquemas para los locales.

Otro de los puntos que se incorporará es una ayuda tecnológica a los comercios monotributistas para que puedan aplacar los costos de la implementación del sistema posnet y una campaña de concientización para incorporar estos medios de pago electrónicos.

Toda esta información es de mucha utilidad para vos, porque los inversores suelen preguntar de forma recurrente ¿cómo ganarle a la aceleración de precios? Si querés conocer la respuesta te invitamos a acceder a este Informe Especial que Inversor Global preparó gratuitamente para vos.

Deja tu respuesta