Brasil: ¿una falsa esperanza para los inversores?

Aún con el cambio de Gobierno, los escándalos políticos no paran de acaparar la atención en el vecino país. Ante las circunstancias, el destino de la nación se torna incierto. ¿Qué significa esto para los inversores que redoblaron apuestas en el Gigante del Sur?

Luego de que el Senado de Brasil decidió que la mandataria Dilma Rousseff se sometiera a juicio político y el vicepresidente brasileño, Michel Temer asumiera el poder por 180 días, -durante los que se intentará establecer un veredicto sobre el caso- el mercado sufrió una sobredosis de optimismo con respecto al futuro del país.

En consecuencia, los inversores comenzaron a redoblar sus apuestas en los activos brasileños, para aprovechar las ganancias que esperaban obtener en un futuro no tan lejano.

No obstante, el panorama aún luce sombrío y ante el surgimiento de nuevos escándalos que involucran a los nuevos mandatarios, se presenta la duda de si tal vez los ahorristas y analistas se adelantaron a los acontecimientos, impulsados por un excesivo entusiasmo.

Si te preguntás por qué deberías continuar leyendo sobre lo que pasa en otro país que no sea el tuyo, tenés que saber que lo que pasa en Brasil afecta directamente a la Argentina y por ende, potencialmente a tus ahorros.

Tal como lo explicó anteriormente Sebastián Maril, editor de Mercado en 5 Minutos para Inversor Global, “cuando Brasil se enferma, Argentina se resfría”, principalmente porque es nuestro principal socio comercial.  .

Ahora bien, antes de ahondar en la incógnita con respecto a si en efecto el optimismo sobre el vecino país ha sido desmedido, recapitulemos un poco sobre los recientes acontecimientos.

//

Contagio en Brasil

El Gigante del Sur está envuelto en el caos. A menos de dos semanas desde que Michel Temer fue nombrado presidente interino, se dice que su gobierno es tan rechazado por la ciudadanía como lo fue el de Dilma.

El ministro de planificación, Romero Junca, que acompañaba la nueva administración de Temer, debió abandonar su cargo ante las evidencias que le involucraron en la gestión de una alianza para derrocar a Rousseff, con el objeto de dar luz verde al partido PMDB en la toma de poder y con ello desestimar las investigaciones en torno al escándalo “Lava Jato”.

Teniendo en cuenta que la confianza de los mercados en Brasil se fundamenta en la esperanza de un futuro gobierno más transparente, capaz de lograr que el país retome el sendero de crecimiento económico, los acontecimiento de esta índole empañan por completo el panorama, al poner en tela de juicio los verdaderos propósitos de la gestión de Temer.

Y lo que es peor aún, a medida que aumente la inestabilidad política, menor será el margen de maniobra del gobierno de turno a la hora de implementar medidas de austeridad que conlleven a la corrección de la situación en el vecino país.

Como podés ver, se trata de un caso bastante delicado que atañe sobre todo a los inversores y ahorristas que compraron activos vinculados a esta nación o que están interesados en hacerlo, puesto que el horizonte de inversión establecido deberá ser ajustado frente al nuevo escenario.

//

El desafío

Es importante dejar claro que si bien los inversores apostaron a las inversiones en Brasil con la esperanza de un cambio de Gobierno, obtuvieron lo que querían. Sin embargo, los problemas estructurales de la nación siguen estando presentes y solventarlos implica tomar medidas cuyos efectos no se harán sentir sino en el largo plazo, en vista de que implican un largo proceso de negociación entre los diferentes poderes que están entrando en conflicto actualmente.

Dicho esto, también se debe reiterar el potencial de los activos en el país para los ahorristas que sean capaces de asumir el riesgo y posicionar su plata en éstos, pensando en el largo plazo.

La historia respalda un desenlace “feliz” para los inversores con miras a un futuro no tan próximo.

En un artículo anterior de Inversor Global, hicimos referencia al caso del primer presidente elegido en Brasil bajo democracia en 1990, Fernando Collor de Mello y sus similitudes con la situación que atraviesa Dilma y el mercado financiero del Gigante del Sur.

Collor de Mello se vio involucrado en un escándalo por malversación de fondos que puso en jaque su gobierno en 1992, momento para el que la bolsa brasileña vivía un muy mal momento. Con la culminación de su mandato a fines de ese mismo año, el índice Bovespa inició un recorrido alcista histórico.

Aún cuando pocos tenían fe en el gobierno sucesor de Collor de Mello,éste logró culminar exitosamente a pesar de los tropiezos, llevando a los activos locales a avanzar en porcentajes de hasta tres dígitos y la historia podría repetirse.

Dicho todo esto, vamos a lo que te interesa a vos sobre todo este asunto.

//

Una recomendación clara

Tal vez no veas de qué manera podrías invertir a largo plazo en Brasil, pero la oportunidad está más cerca de lo que imaginás. De hecho está en casa, en la bolsa local.

De acuerdo con Sebastián Maril “una eventual recuperación del país vecino es una buena noticia para nosotros también” y es posible aprovecharla invirtiendo en las acciones de Petrobrás en el Merval.

Maril expresó que “si bien es una acción que un día sube 10% y al otro baja 6%, a largo plazo va a evidenciar una suba sostenida debido a que el escándalo del petrolão ensuciaba las manos del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva”.

Así que si te invade el pánico solo de pensar en poner tus ahorros en activos empañados por la incertidumbre, podés optar por una opción más sencilla y cercana como son los papeles de la petrolera brasileña, que aunque ha sido la protagonista de múltiples escándalos de corrupción, podría terminar siendo la gran triunfadora de la escena financiera en el largo plazo.

//

Deja tu respuesta