Aún queda petróleo barato para rato

Parecía que se recuperaba y en el mercado festejaban. Sin embargo, no hay mucho para decir, salvo malas noticias con respecto al futuro de los precios del barril. Enterate a continuación de qué va a pasar a futuro con éste.

Seguro ya leíste mucho sobre las causas que originaron la crisis en los precios del petróleo desde hace màs de un año y lo que èsta significa para el mercado y la economía de los países.

Probablemente, también tenés conocimiento sobre la reciente estabilización en la cotización del barril de crudo y cómo muchos esperan un repunte decisivo en el futuro cercano.

Sin embargo, podría tratarse de proyecciones erradas. Capaz pensás que esto no tiene nada que ver con vos pero esto también es un error, debido a que como te hemos mencionado en el pasado, podés ganar mucho con esta situación sin tener que hacer maniobras de inversión muy sofisticadas.

En vista de que venimos recomendándote des hace tiempo sacar ventaja de la crisis que aparentemente estaría por culminar, la idea es alentarte y explicarte por qué aún no es tarde para ello.

Ya vas a entender de qué va todo esto.

Un poco de contexto petrolero

Partamos de la base de que los analistas han explicado en múltiples oportunidades los beneficios de los precios bajos del petróleo, fundamentándose principalmente en que generan un impacto positivo para el mercados de valores y la economía, en vista de que el combustible más barato incrementa las ganancias y los consumidores tienen más efectivo para gastar en otras cosas.

No obstante, la crisis energética actual es distinta, ya que la volatilidad del crudo dicta la pauta  en el comportamiento de la Bolsa y los activos de inversión en general. En esa línea, si el commodity cae, el mercado se desploma con él.  ¿A qué se debe este comportamiento atípico?

A los efectos desiquilibrantes de la gran pila de deudas que amenaza a la industria petrolera. 

De  acuerdo con datos de Financial Times, desde el año 2006 hasta 2014, las deudas del sector a nivel global mundial se triplicaron,  como consecuencia del entusiasmo por los proyectos que venían desarrollando las pequeñas y medianas empresas dedicadas al novedoso negocio del shale oil en los Estados Unidos. Y si a eso se suma un precio del barril de crudo que se situaba en los 100 dólares, parecía que el rubro nada tenías que perder. 

Sin embargo, un exceso de oferta, además de una reducción de la demanda por parte de sus principales consumidores -como China- llevaron al petróleo a la recesión que hasta hoy sigue vigente.

//

El meollo del asunto con el crudo

En los últimos meses, parecía que la crisis estaba por culminar, cuando la cotización del petróleo superó la barrera de los 40 dólares. No obstante, el exceso de oferta continúa siendo un problema, por lo que los que más saben en la plaza internacional manifiestan que los precios no tocarán picos históricos en varios años.

Aún cuando 40 dólares por barril no parece un mal número, es necesario recordar la deuda con la que cargan muchas empresas del sector y cómo podría esta variable agravar más la situación.

Estos compromisos de pago, generan mayores riesgos de inestabilidad que podrían profundizar la crisis, puesto que cuando las valoraciones son bajas, la primera medida que deben adoptar los productos por lógica es recortar su producción, en lugar de comercializar sus reservas a precios de remate, para buscar estabilizar el mercado.

Sin embargo, con deudas en el horizonte, los productores -bien sea países o empresas- no pueden darse el lujo de no disponer de recursos financieros para cumplir con los pagos pendientes y por ende continúan vendiendo  y, en muchos casos aumentan su producción, contribuyendo con ello a un mayor caos.

Por si fuera poco, de acuerdo con datos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), el mercado de crudo internacional cerrará 2016 con un exceso de oferta superior al último registro, como producto del levantamiento de las sanciones contra Irán y el fracaso en las negociaciones por congelar los niveles de producción de Rusia y otros países miembros del bloque.

Las cosas no lucen para nada bien, ¿no es verdad?

Ahora bien, existe una manera de que los ahorristas puedan aprovechar el panorama sombrío.

//

¿Qué podés hacer?

En oportunidades anteriores, el economista Jefe de Inversor Global, Diego Martínez Burzaco explicó que “si el mundo se estabiliza a partir del segundo semestre y hay menos incertidumbre, el petróleo debería buscar un precio más de equilibrio de mediano plazo, que no es ni 30 dólares ni 100, sino en un punto intermedio de acuerdo a la dinámica de la oferta y la demanda”.

Teniendo esto en cuenta, es posible que el crudo supere la barrera de los 40 dólares aún cuando no se puede esperar que los precios repunten en gran medida. De ser así, podés aprovechar la incertidumbre y establecer una apuesta de largo plazo en petroleras internacionales grandes, que pueden continuar soportando la “crisis” del sector.

Recordá que para invertir en el exterior únicamente necesitás una cuenta con un broker online. Si te animás a invertir en función de la dinámica petrolera, podés optar por alternativas puntuales con mucho potencial a largo plazo. Para conocerlas, ingresá a este Informe Especial, totalmente gratuito que Inversor Global preparó para vos.

Deja tu respuesta