16 datos que debés saber a la hora de un despido

El número de suspensiones en los primeros meses de 2016 creció 48 veces en comparación con el mismo período del año pasado, en paralelo a una mayor conflictividad social y más contrataciones de seguros de desempleo.

Durante los primeros cuatro meses de 2016, 140.000 trabajadores fueron despedidos y más de 38.000 sufrieron suspensión, según un estudio de la consultora Tendencias Económicas.

Los números van acorde a las estimaciones de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), que retrató a los sectores con más despidos: textil, construcción, metalurgia, calzado, comercio, petroquímica y la industria automotriz.

//

Además, representan un crecimiento de 48 veces en comparación con el mismo período de 2015. La consecuencia inmediata es que aumentó la conflictividad social, ya que los paros subieron en 12 veces versus abril de 2015.

La incertidumbre sobre la estabilidad laboral se tradujo en números en el sistema financiero en donde las contrataciones de seguro de desempleo treparon 20% en el primer cuatrimestre del año con respecto al mismo período del año pasado.

En el Congreso, ya se debate una ley antidespidos que significaría la vuelta a la doble indemnización, mientras desde el Ejecutivo lanzan incentivos para las pymes y proponen otros proyectos legislativos menos polémicos como la ley del primer empleo.

Con ese panorama de fondo, si bien no es lo ideal, es mejor estar preparados ante un despido, por lo cual te presentamos algunas cosas que debés tomar en cuenta:

  1.  Hay que salir de la empresa de la mejor forma posible. Lo recomendable es preguntar el verdadero motivo del despido: mal desempeño, reducción de costos en la empresa, eliminación del cargo o incluso consecuencia de la crisis.
  2. Incluso podés pensar en las ventajas implícitas en que te hayan despedido: tendrás más tiempo para vos, el dinero de la liquidación y podrás buscar un trabajo con algo de calma.
  3. Una vez dado el primer paso, si el despido no tiene que ver con el desempeño, debe pedirse una carta de recomendación, dado que debe iniciarse de cero.
  4. Evitar hablar mal del antiguo empleador, ya sea en redes sociales o en entrevistas de trabajo. De hecho, enfócate en las cosas buenas y resalta sus virtudes si alguien te pregunte sobre ellos.
  5. Un tip más es hablar únicamente del despido cuando la salida esté concretada, sobre todo en términos de tiempo y remuneración, porque de lo contrario eso puede jugar en contra.
  6. Buscá trabajo en las empresas que siempre has querido trabajar. Aunque no estén contratando, el currículo quedará en Recursos Humanos y cuando se abra una vacante puede llamarte.

Sobrevivir al despido

Además, en una nota recientemente publicada en Infobae, Mariano Recalde, ex titular de Aerolíneas Argentinas, enumeró los derechos que tienen los trabajadores que tiene el empleador ante un despido:

//

  • El único medio legal para notificar el despido en la Argentina es el telegrama laboral. No tiene validez alguna cuando es efectuado verbalmente o por cualquier otro medio.
  • Si se trata de un despido en malos términos, lo aconsejable es acudir al delegado gremial con el objetivo de obtener algún asesoramiento legal.
  • Además, el despido puede impugnarse mediante un “telegrama colacionado laboral” gratuito, siempre bajo el asesoramiento jurídico del gremio.
  • Si corresponde, se puede llegar a reclamar la reincorporación, dependiendo de circunstancias que rodearan al hecho, como motivos discriminatorios en caso de una mujer embarazada o alguien cercano al matrimonio.
  • El despido sin causa justificada debe tener un preaviso de 30 días. En el peor de los casos, el empleador debe abonar el salario por ese mes.
  • Si la relación laboral no fue registrada en la AFIP o en el ANSES o cualquier otro defecto, como un salario irreal, debe exhortarse a regularizar la contratación mientras perdura su vigencia.
  • Si se impide el ingreso al puesto de trabajo por la fuerza, debe enviarse sin dilaciones un telegrama exigiendo que se expresen los motivos y se puede ir hasta un escribano para dejar constancia.
  • Para todas las situaciones previamente descritas, es indispensable contar con los siguientes datos: fecha de ingreso al puesto de trabajo, funciones y tareas realizadas, cargos ocupados, empresa u organismo para el cual se efectuaban tareas, medio de percepción de haberes, modalidad de contrato de trabajo, copia del contrato, testigos, entre otros.
  • Si se trata de un despido masivo, lo preferible en estos casos es acudir a las asambleas que se realicen, a efectos de estar informado y dar fuerza a las medidas de acción directa.
  • Si hay salarios no cobrados, mal liquidados o indemnizaciones pendientes, pueden reclamarse dentro del lapso de dos años desde que se adeuden.

//

Deja tu respuesta