Una cartera de bonos para inversores con nervios de acero

La deuda soberana de los países en conflicto ofrecen rendimientos que ningún otro instrumento financiero supera. Sin embargo, acarrean altos niveles de riesgo. ¿Conviene invertir en ellos?

Generalmente, los bonos gubernamentales suelen ser considerados por los inversores como activos seguros, en vista de que cuentan con el respaldo del Estado que los emite. De hecho, la deuda soberana de países como Alemania, los Estados Unidos y el Reino Unido se percibe como refugio para el capital en momentos de turbulencias en el mercado internacional.

No obstante, este principio no aplica para todos los títulos de carácter público, puesto que dependiendo del riesgo país del contexto en el que son emitidos, estos instrumentos presentan mayores o menores posibilidades de incumplimiento de pagos.

Esta característica define en cierta medida el porcentaje de rendimiento de los mismos. En ese sentido, a mayor riesgo, mayor tasa.

Un activo de alto rendimiento puede seducir a quienes buscan rentas fijas elevadas. Sin embargo, es necesario que el inversor sea bastante agresivo para tolerar la incertidumbre que gira en torno a los mismos.

Teniendo esto claro, es válido preguntarse cuáles son los bonos soberanos de alto riesgo que ofrecen retornos más atractivos hoy y qué se puede esperar de ellos a futuro.

¿Un cuarteto tóxico? 

Dentro de la amplia gama de países que conforman los mercados emergente y de frontera, cuatro naciones ofrecen títulos muy temidos por quienes huyen de los altos niveles de riesgo y que sin embargo, han recompensado a aquellos que se armaron de valor y apostaron por ellos.

Se trata de Venezuela, Ucrania, Argentina y más recientemente Brasil. El año pasado, la deuda soberana de estos países rindió hasta 50%, según datos del sitio Web El Financiero. Los valientes que adquirieron estos títulos a comienzos de 2015, obtuvieron ganancias exponenciales y gracias a ciertos aspectos particulares, siguen perfilándose como alternativas ideales para los inversores adictos al riesgo.

En conjunto, estos títulos impulsaron más del 65% del avance del índice de bonos emergentes JP Morgan EMBI Global, a pesar de ocupar tan sólo un 7% del mismo.

En esa línea, para cierre de 2015 los papeles ucranianos arrojaron retornos de casi 50%, mientras que los venezolanos ofrecieron 28% y los argentinos casi 24%.

Argentina

La llegada al poder de Mauricio Macri, sumado al fin del conflicto con los holdouts ha generado entusiasmo en el contexto local y esto se evidencia en los activos financieros del país.

A fines de 2015, el repunte de los títulos argentinos se produjo al conocerse la victoria macrista y la eventual reinserción del país en los mercados internacionales, como se espera para el próximo lunes.

Se espera que la nueva colocación por 15.000 millones de dólares esté atada a una tasa de retorno de 8%, puesto que al disminuir la incertidumbre y el riesgo país, también se reducen los rendimientos.

Venezuela

Si se quiere, Venezuela es uno de los países más anclados en el eje de la incertidumbre a nivel internacional.

La nación caribeña se encuentra desde hace varios años en una situación política, económica y social sumamente delicada, que se agudizó con la crisis en los precios del petróleo, fuente del 90% de sus ingresos fiscales.

Ante la severidad del asunto, muchos pensaron que por primera vez en su historia crediticia Venezuela incumpliría los pagos atados a sus bonos soberanos en cualquier momento. Sin embargo, de acuerdo con información de América Economía, en los últimos 17 meses el país ha pagado más de 30.000 millones de dólares en compromisos de deuda.

Para fines de abril, la nación pagará intereses sobre sus títulos, sumando con ello confianza a su récord positivo en materia de bonos.

Entre los títulos soberanos de Venezuela destacan el Venz 2022 y el Venz 2031 que se cotizan en 43,62% y 39,50% de su valor facial, siendo estos los papeles con la mayor ganancia en toda la curva.

Ucrania

En agosto de 2015, Ucrania acordó una reestructuración de su deuda con inversores que tomó por sorpresa a más de uno. Aunque tal acontecimiento fue bien recibido en el mercado, el país implica un gran riesgo debido al conflicto que mantiene con Rusia y la recesión en la que se encuentra su economía.

Según los expertos, los bonos ucranianos cuentan con más potencial de alza a futuro. No obstante, otros señalas la volatilidad de la moneda local como una amenaza para las inversiones vinculadas al país.

Brasil

Para nadie es un secreto que el vecino país atraviesa una crisis económica y política sin precedentes. No obstante, en medio del caos, el Tesoro Nacional de Brasil colocó a mediados del mes de marzo un nuevo bono a diez años que rinde más de 6%.

Las emisiones de 2014 rendía alrededor de 4% pero con el agravamiento de la situación del país en todos los sentidos y la baja sufrida en su calificación crediticia, el riesgo de invertir en sus activos ha aumentado exponencialmente.

El escándalo de corrupción que trajo como consecuencia la investigación e imputamiento de políticos importantes ha renovado la esperanza sobre los inversores que consideran la salida de la presidenta Dilma Rousseff como un hecho inminente en le futuro cercano.

De ser así, los instrumentos financieros brasileños podrían experimentar una gran escalada, por lo que son altamente recomendables para los inversores agresivos.

 Si usted encaja en este perfil de tolerancia al riesgo, no dude en considerar estas alternativas de renta fija para su cartera.

//

Deja tu respuesta