Todo sobre la salida del default

La Argentina dio el primer paso en dirección hacia la salida del default. ¿Ahora cómo sigue la historia?, ¿qué pasará con los fondos buitre? 

Desde octubre de 2012, la Argentina ha sufrido las inclemencias de las Cortes norteamericanas. Los principales actores de estos conflictos legales fueron y siguen siendo el juez Federal Thomas Griesa, el fondo activista NML Capital y, por supuesto, la Argentina. Fallo tras fallo, el magistrado neoyorquino benefició a este grupo y perjudicó a nuestro país que -desde junio de 2014- se encuentra en default. Pero la historia cambió.

La Cámara de Apelaciones de Nueva York ratificó un falló que realizó el juez Giresa el 2 de marzo que levantaba las medidas cautelares que mantenía a la Argentina en default desde junio de 2014. Oficialmente, este sería el principio del fin del default ya que el país todavía va a mantener esta condición hasta el momento en el que se le pague al último acreedor.

Sin embargo, este hito judicial le permite al país pagarle intereses a todos aquellos que tenían deuda reestructurada y también le otorga luz verde para emitir deuda por hasta 15.000 millones de dólares. Si el tribunal anulaba la orden de Griesa, los acuerdos firmados por el país no podrían concretarse, puesto que el Congreso argentino condicionó la emisión de deuda y los pagos de los acuerdos a una decisión judicial favorable.

Si bien ya en el equipo económico esperaban un fallo a favor, el lunes, el ministro de Hacienda y Finanzas Alfonso Prat-Gay, envió una carta a los tres jueces que decidirán el futuro argentino, pidiendo que la corte se expida rápidamente para que el Gobierno pueda girar los fondos a sus acreedores y así poder normalizar la situación argentina ante los mercados de capitales internacionales.

¿Por qué la Argentina está en juicio con ellos?

Los títulos de deuda argentinos fueron emitidos en 1994, conforme al Fiscal Agency Agreement, acuerdo que prohíbe al emisor de deuda otorgar a futuros acreedores garantías o condiciones más favorables que al resto de los adquirentes de dicho empréstito, lo que se conoce como cláusula pari passu.

Los bonos cayeron en default con la crisis del 2001 por lo que el país ofreció un canje de la deuda argentina a los tenedores de estos títulos en 2005. Lo mismo se repitió en 2010. En ambos canjes se reducían los montos y se diferían los pagos, lo que fue aceptado por el 93% de los tenedores de bonos. El fondo Elliott Associates de Paul Singer demandó ,en 2011, a la Argentina, ante la Corte de Nueva York .

Si bien un 93% de los bonistas entraron a las reestructuraciones del 2005 y el 2010, en las cuales recibieron títulos que son honrados regularmente a cambio de fuertes quitas, una porción minoritaria de holdouts, liderada por los fondos NML y Aurelius, llevaron a la Argentina a tribunales en el extranjero para recuperar la totalidad de sus inversiones.

Atención inversores: nuevos bonos del Gobierno

El Gobierno, tras haber sorteado la primera valla del default, podrá emitir deuda y volver al mercado de crédito internacional. Los fondos con los que el Gobierno honrará su deuda provendrán de una colocación de títulos que se realizará el 18 de abril, nada menos que por 12.500 millones de dólares.

Dentro de este marco, son muchos los inversores que se preguntan si será un buen negocio comprar estos nuevos títulos una vez que circulen en el mercado.

De acuerdo con estimaciones previas de diversos analistas consultados, los rendimientos de los nuevos bonos se ubicarán en el siguiente rango:

  • Títulos a 5 años: la tasa será de entre un 7,25% y 7,75% anual, según proyectan Guillermo Mondino, jefe de mercados emergentes del Citigroup, y Rafael Di Giorno, de la firma Proficio Investment, respectivamente.
  • Títulos a 10 años: la rentabilidad se moverá en un rango que va desde 8,2% al 8,5 por ciento.
  • Títulos a 30 años: el rendimiento se ubicará entre el 9% y el 10%. Mondino hace referencia a un 9,7 por ciento.

El pronóstico de Inversor Global

 

Deja tu respuesta