No se pierda esta inversión que rinde 35% anual

Amazon es la prueba de que el buen desempeño de las tecnológicas en la Bolsa no siempre es fugaz. ¿Vale la pena continuar apostando por ella?

El gigante del e-commerce Amazon (NASDAQ: AMZN) es el ejemplo más claro de que el riesgo paga.

En el mercado bien es sabido que apostar por las acciones de empresas pertenecientes al rubro tecnológico implica un alto nivel de volatilidad. No obstante, en casos puntuales, posicionarse en las mismas permite obtener excelentes recompensas.

Tal como lo expresa su dueño y fundador Jeff Bezos, en su carta anual a los accionistas, Amazon se presenta como uno de los pocos triunfadores de la era moderna empresarial, así como un sobreviviente de la llamada “crisis punto com” del año 2000.

Tanto es así que esta firma acumula un rendimiento bursátil promedio de 35% desde su Oferta Pública Inicial (OPI) en 1997.

Una jugada para inversores con nervios de acero

Aquellos que asumieron el riesgo de invertir en los papeles hace 20 años y más aún, mantuvieron posiciones, acumularon una rentabilidad de 35% anual, según datos de Financial Times.

Desde su debut en Bolsa, las acciones de Amazon han multiplicado por 304 su valor, siendo este un avance único para una empresa de su rubro.

El secreto de su éxito radica en una estrategia corporativa centrada en asumir desafíos, aprender de los errores e incorporar este conocimiento al negocio, que posteriormente se traduce en beneficios para los accionistas.

Amazon en números

Durante sus años de vida en Bolsa, los papeles del titán han registrado al menos 15 bajas superiores a un 20%, de las cuales cuatro se situaron en 40% y una de ellas representó un desplome de un impresionante 80%.

Por ese motivo, los inversores dispuestos a apostar por esta firma deben tener un perfil de tolerancia a riesgo muy marcado, además de una perspectiva de inversión a largo plazo.

A lo largo de su trayectoria en la industria tecnológica hasta el momento, Amazon alcanzó grandes logros. Entre ellos destaca el lanzamiento de la unidad Amazon Cloud Drive, servicio de almacenamiento en la nube que abarca una cuota del mercado de 25%, así como la división en línea para empresas Amazon Web Services (AWS) y Amazon Prime, sistema de pago con envíos gratuitos.

Todas estas iniciativas han logrado popularizarse rápidamente y generar un gran volumen de ventas.

Sin embargo, no todo es color de rosa para esta empresa que ha triunfado en el mercado en los últimos 20 años, puesto que desde que comenzó 2016 ha perdido 12% de su valor, luego de haber escalado 117% en 2015.

¿Significa esto que es hora de abandonar posiciones en el gigante del e-commerce?

El desafío a futuro

Si bien es cierto que la empresa emprendió proyectos desacertados con el lanzamiento de productos, entre los que figuran la tablet Fire o su línea de smartphones, también lo es el hecho de que cuenta con varias iniciativas que lucen muy prometedoras a futuro.

Amazon adquirió una licencia para trasladar producto por vía marítima. Al mismo tiempo, decidió alquilar 20 aviones Boeing 767 para contar con una flota aérea para servicios de logística de mayor magnitud. Esto suma potencial al desempeño de la empresa a futuro.

En esa línea, según información de Bloomberg, 42 analistas de activos en Wall Street de los 47 que siguen a este actor, recomiendan a los inversores comprar acciones de la compañía, sugiriendo un precio objetivo de 800 dólares para los papeles que hoy cotizan en torno a los 600 dólares.

Si usted es un inversor arriesgado, Amazon es definitivamente una opción que no puede faltar en su cartera.

Conozca 3 acciones tecnológicas extra con un gran potencial de suba este año, por medio de este Informe Especial, totalmente gratuito que Inversor Global preparó exclusivamente para usted.

Deja tu respuesta