El día final para las Lebacs

El BCRA ha manifestado que las altas tasas de interés sólo bajarán cuando la inflación reduzca su ritmo y los analistas advierten que esto sucederá en mayo.

Se salió del cepo cambiario, se implementó la suba de tarifas y se resolvió con los holdouts. El camino está trazado y Argentina se enrumba hacia la normalidad, pero esto se traduce en un adiós al instrumento favorito del mercado: las Letras del Banco Central, mejor conocidas como Lebacs.

Durante casi dos meses, el Banco Central ha convalidado una tasa de interés del 38% para las Lebacs, con lo que el instrumento se ha mantenido invicto como la oportunidad de inversión más rentable del mercado.

Si bien es cierto que una acción puede tener mayores ganancias, las Lebacs se distancian de cualquier instrumento de renta variable por dos aspectos: su riesgo es prácticamente nulo dado que el instituto emisor es el BCRA y dan un retorno muy interesante en un lapso bastante acotado.

La inversión más atractiva

De hecho, las altas tasas de interés que paga el BCRA han acercado a los minoristas hacia las Lebacs, al punto que su participación ya se ubica en torno al 4% de lo adjudicado en las licitaciones.

Los inversores, cada día más, han preferido entonces a las Lebacs como alternativa a los plazos fijos, porque la entidad monetaria paga 38% de interés a 35 días, por encima de las expectativas inflacionarias y de lo que ofrecen los bancos (27%) por un depósito a un mes de plazo.

Nery Persichini, economista de Inversor Global, sostuvo que las suculentas tasas del BCRA son un imán imposible de resistir para los capitales bursátiles. “La cuenta es simple: no existe acción que, de forma 100% segura, ofrezca un retorno anual de 38%”.

Fecha de extinción

La contracara de tan interesante inversión es que, a una mayor tasa, más se encarece el crédito privado y se ralentiza la actividad económica. Cuando el costo financiero se mantiene elevado durante mucho tiempo, tanto personas como empresas tienen problemas para financiarse.

¿El problema? Durante todo este tiempo, el BCRA tampoco podía bajar las tasas de las Lebacs a 30% nuevamente y dejar totalmente libre el dólar, porque derivaría en una corrida cambiaria y agregaría más fuego a una inflación que ya está desatada.

Desde el BCRA, Federico Sturzenegger ha repetido hasta el cansancio que las altas tasas de interés sólo bajarán una vez que la inflación desacelere el ritmo alcanzado por la suba de tarifas y la salida del cepo cambiario, que oscilaba entre 3% o 4% mensual. Sin embargo, para el segundo semestre el Ejecutivo aspira a tasas alrededor de 1% o 2%.

La consultora privada Elypsis, que mide la evolución de precios semana a semana, ya tiene algunos datos alentadores: entre el 11 y 17 de abril el avance de los precios fue de apenas 0,3%.

Lebacs: llegó el momento

Ese era el momento que Sturzenegger esperaba, cuando las condiciones económicas empezaran a acercarse a la normalidad para dar inicio a una incipiente reactivación económicas.

En el diario Ámbito informaron que los bancos consideran que en mayo, cuando los precios reflejen desaceleración, haya un flujo mayor de dólares financieros y por exportaciones del agro, caerán las tasas de interés de las Lebacs.

De hecho, en el mercado secundario, donde se negocian todos los días las mismas Letras de deuda que el BCRA coloca cada martes, los rendimientos de estos títulos a 35 días cayeron al 37,5%.

Además, sumarán a la liquidez las colocaciones de bonos que hará el Gobierno en el mercado interno, tanto en pesos como en dólares. El objetivo es cubrir el déficit fiscal sin necesidad de que el BCRA tenga que ceder reseras o expandir la emisión de pesos.

¿Qué viene después de las Lebacs?

Cuando finalmente el BCRA convenga la normalización de la política monetaria, ¿cuál será la opción preferida por los inversores? ¿A dónde migrarán todos aquellos que se sostienen en las atractivas tasas de las Lebacs?

Con la vista puesta en el mediano plazo, Nery Persichini, editor de Revancha Argentina, recomendó títulos en dólares, así como inversiones en bancos y exportadoras.

Pero mientras se mantengan estas altas tasas convendría analizar a qué plazo conviene invertir, de acuerdo al perfil inversor de cada quien. Sin embargo, esto debe suceder en el corto plazo, porque las altas tasas de interés de las Lebacs tienen contados sus días.

Para conocer en detalle, cuáles son los plazos que más convienen puede revisar el Informe Especial que Inversor Global preparó gratuitamente para usted.

Deja tu respuesta