No confíe en los más grandes

Después del gran colapso del mercado en enero, muchos inversores apostaron a que la corrección continuaría. Los acontecimientos posteriores demostraron que se equivocaron. Se trata de una lección contundente para aprender a mirar el mercado más allá de la manada.

Diego Martínez Burzaco/Editor de Crisis & Oportunidad

Ir en contra de la corriente es muy traumático la mayoría de las veces. Pasa en absolutamente todos los ámbitos y con todas las personas. Cuando uno tiene una opinión distinta o actúa diferente con respecto a la regla general, entonces las críticas arrecian.

Me pasó hace apenas unas semanas, cuando estaba en una reunión con amigos debatiendo sobre fútbol. Me atreví a discutir a Messi como jugador de la Selección argentina. Mientras mis amigos lo defendían fervientemente, yo tenía una visión crítica de su performance al frente de la albiceleste. Eso me costó muchas críticas y hasta una discusión subida de tono con algunos de los que compartíamos la conversación.

Más allá de todo, era mi punto de vista. Respetaba el de los otros, pero yo pensaba diferente a la gran mayoría. Es el costo que uno debe pagar por ir en contraposición de la postura de las grandes masas.

Como te dije, ocurre en todos los lugares y tópicos. Pero muchas veces actuar de manera contraria puede ser muy rentable.

Esta introducción viene a colación con lo que te quiero mostrar hoy sobre los mercados bursátiles. El inicio de año para las bolsas fue realmente traumático. Tanto que se trató del peor comienzo de año en la historia de Wall Street.

Por ese entonces, los malos augurios para el futuro arreciaban por todos los portales de finanzas e inversiones y diarios especializados. Desde este espacio tratábamos de llevar tranquilidad, sabiendo que estos extremos llevarían a decisiones equivocadas de inversión si uno ejecutaba operaciones bajo esa atmósfera.

El tiempo nos dio la razón. Los índices bursátiles se recuperaron, borraron sus pérdidas y hasta muestran ganancias en la actualidad.

Si fuiste “contrario” a las grandes masas te ahorraste un gran dolor de cabeza en relación con tus ahorros e inversiones. La gran mayoría apostó a que la sangría de las bolsas continuaría y quisieron sacar provecho de esta situación apostando a la baja con parte de su dinero.

Esto lo sé a partir del siguiente gráfico:

grafico Diego

Las apuestas bajistas abiertas en relación a la capitalización bursátil del mercado están en su nivel máximo desde 2008. Hay 1 billón de dólares invertidos que busca ganar dinero con una supuesta caída del mercado. Mucho de ese dinero fue invertido por inversores institucionales y fondos de cobertura (hedge funds), que son supuestamente los que más saben.

Seguramente si uno hubiera seguido el comportamiento de estos agentes, hubiera perdido mucho dinero. El haber actuado de forma contraria ha sido realmente muy gratificante.

Ahora bien, el reciente rally bursátil ha dejado a los grandes inversores en una situación muy vulnerable. De aquí en adelante, una gran parte de los analistas sostiene que si el mercado se muestra inflexible a la baja, estos fondos deberán recomprar sus posiciones “vendidas” para cubrir sus pérdidas.

De esta manera, una nueva oleada de fuerte demanda vendría en las bolsas, lo que le daría continuidad a la tendencia alcista iniciada en el mes de febrero.

Con cierto pensamiento contra intuitivo, mi sensación es que estos “inversores profesionales” venderán cara su derrota y harán lo posible para minimizar sus pérdidas. Esto abre un manto de dudas sobre el accionar de corto plazo del mercado.

Mi consejo es que debemos siempre atenernos a los fundamentos de las hojas de balance de las empresas para decidir inversiones de largo plazo. De esta manera, estaremos abstraídos de los vaivenes de corto plazo.

La apuesta de ser contrario tiene que ver con la idea de invertir apegado a los fundamentos.   

Suscribiéndose a Cartera Propia podrá conocer más detalles sobre este tema, así como recomendaciones de inversión puntuales. Encuentre más información acá.           

Deja tu respuesta