¿Cómo invertir el “día después de mañana” en la Argentina?

Los bonos locales con vencimientos en el largo plazo se perfilan como la alternativa más rentable posterior a la salida del default. ¿Cuál es la estrategia más acertada para apostar por estos títulos?

La salida del default de la Argentina es casi un hecho y ante ello, los especialistas han presentado algunas recomendaciones de inversión que se perfilan con un alto potencial de retornos significativos en el corto plazo.

Esto se debe a que las altas tasas de interés fijadas por el Banco Central (BCRA) para aplacar el avance del dólar y contener la inflación, agregan atractivo a las posiciones en pesos en corto.

Sin embargo, si se posa la atención en el panorama país posterior a la salida del conflicto buitre, conviene analizar la posibilidad de posicionarse en activos con miras en el largo plazo.

En esa línea, el segmento de renta fija local ofrece alternativas destacadas que los inversores pueden tener en cuenta para diversificar el portfolio.

Las alternativas

Llegar a un acuerdo con los holdouts finalmente, estimula la caída del riesgo país, variable que ya ha cedido significativamente ante la expectativa de arreglo. Esto impulsará a los bonos con vencimientos en el largo plazo.

De acuerdo con datos de El Cronista, títulos como el Discount y el Par podrían rendir hasta 14% en función del nuevo acceso a los mercados internacionales. De hecho, los bonos bajo ley extranjera son los más recomendables para apostar en este momento, pensando en el desempeño financiero local en los próximos meses.

En esa línea, más allá de los bonos dollar-linked como el Bonar X que rinde 10% y sugerimos en publicaciones pasadas, también los títulos largos son una excelente oportunidad para la cartera en este momento.

Opciones como el Discount con vencimiento en 2033 o el Par a 2038, se perfilan como los de mayor atractivo, puesto que si su tasa llega a descender de los niveles actuales –entre 7 y 8%–  el impacto sobre su cotización será muy notable en términos positivos.

Es importante tener en cuenta que los retornos de estos activos se comenzarían a recibir en 2017, en vista de que la administración macrista realizará fuertes emisiones de deuda en el futuro cercano ante el cese del conflicto buitre. En ese sentido, la colocación será digerida en la plaza al cabo de tres o cuatro meses aproximadamente.

Ante este panorama, queda a la expectativa la fijación de la tasa de rendimientos para estos títulos, que según los especialistas podría rondar un 7,5%.

La estrategia

Para algunos, estos activos pueden no ser los más atractivos si se considera que los bonos dollar-linked rinden más de 10%, es decir, una diferencial de más de 2%. No obstante, lo ideal para los inversores es tratar de ubicarse en un punto intermedio.

En ese sentido, Leonardo Chialva, socio de la firma Delphos Investment declaró para El Cronista que una buena estrategia en este caso consiste en establecer una “duration promedio”, que no es más que comprar la parte larga en dólares en función del Discount y la corta en el Bonar X, para luego desplazarse a la zona media, una vez se concrete la emisión.

Muchos analistas aseguran que es un acierto esperar una pequeña suba de los papeles y aprovechar el momento para realizar una venta y posterior a la nueva emisión volver a posicionarse en títulos de deuda. La rentabilidad a futuro estará garantizada por las acciones del Gobierno en materia económica y fiscal a futuro.

Siga de cerca el comportamiento de los bonos locales y obtenga atractivas ganancias con la salida de la Argentina del default.

//

Deja tu respuesta