5 prejuicios que le pueden estar costando una fortuna

Identificar aquellas conductas preconcebidas que puedan ser nocivas para los inversores a la hora de definir una estrategia para abordar el mercado es fundamental para lograr el éxito financiero. ¿Cuáles son las más comunes?

El común denominador de los inversores tiene juicios pre concebido basados en las experiencias a lo largo de su vida. Lamentablemente, estos sesgos en muchos casos se traslada a las decisiones de negocios.

Es por ello, que es importante identificar si se padece de alguno con el objeto de intentar contrarrestarlo a la hora de invertir.

A continuación conocerá cuales son los prejuicios más comunes que pueden afectar las finanzas de los ahorristas sin que éstos estén conscientes de ello, de acuerdo con los expertos de Market Watch.

1. Prejuicio del status quo

Se trata de la tendencia a gastar dinero simplemente para mantener un estatus. Por ejemplo, cuando todos sus amigos están comiendo en un restaurante caro, usted imita este comportamiento, independientemente de si sus finanzas le permiten cubrirlo o no.

¿Cómo combatir este mal?

Trate de salir sin sus tarjetas de crédito o cualquier otro instrumento del que pueda valerse para gastar más dinero de lo planificado. Otra estrategia viable es llevar consigo una cantidad de dinero en efectivo preestablecida con el objeto de no traspasar ese límite mientras esté fuera de casa. 

2. Prejuicio de Roma

Se refiere al hábito de adquirir algo que realmente no necesita solo por sentirse influenciado por la atmósfera del lugar en el que se encuentra. Un ejemplo de ello es comprar un par de zapatos muy costosos durante unas vacaciones.

Según los expertos, cuando  se sale de compras y se tiene entre las manos el objeto del deseo, inconscientemente el individuo se siente más atraído hacia el mismo puesto que se produce un sentimiento de pertenencia inmediato.

Una vez que inconscientemente se cruza esa barrera es sumamente difícil ejercer autocontrol y evitar adquirir el bien en cuestión.

La manera de combatir este comportamiento es evitar mantener contacto físico con un producto muy costoso y que definitivamente no se necesita. Si dicho contacto llega a darse, usted puede esperar 15 minutos al menos antes de proceder con la adquisición. Esto ayudará a atenuar el deseo y reflexionar sobre si se debe continuar con el gasto o no. 

3. Prejuicio por inercia

Este hábito hace referencia al gasto por reflejo, sin importar las condiciones financieras en las que se encuentre la persona.

Para evitar gastos descontrolados por inercia es necesario sentarse a organizar los ingresos y egresos mensuales con el objeto de comprender su posición financiera real y las implicaciones de un gasto innecesario sobre la misma.

Compare el flujo de entrada monetaria con el de salidas y evalúe si se trata de una dinámica sostenible o no. Al observar los resultados usted podrá definir las medidas a tomar para realizar los ajustes necesarios en sus hábitos de consumo.

4. Prejuicio de realeza

Se refiere a aquellos hábitos de gasto en los que las personas se disponen a adquirir el mejor producto o servicio de cualquier categoría sin importar si esto causa problemas económicos a futuro.

A veces en las relaciones sentimentales, la codependencia se manifiesta bajo este tipo de conducta en el que un individuo exige o da regalos que financieramente escapan de sus posibilidades reales, como viajes, joyas, autos, entre otros.

La manera de combatir este mal es reflexionar sobre la importancia de establecer un plan de retiro o jubilación a futuro, versus un gasto de placer momentáneo. Esto le permitirá reconocer el verdadero valor de sus metas financieras.

5. Prejuicio del estilo de vida

Se trata de aquellas conductas que llevan a que los gastos de su estilo de vida incrementen en mayor medida que sus ingresos.

Esto sucede con más frecuencia de la que suele creerse pero es una conducta nociva en vista que atenta contra los planes de ahorro de los individuos

La manera de  paliar este mal hábito es comprometerse a ahorrar un porcentaje de sus ingresos mensuales contra viento y marea, de manera tal de resguardar una parte del patrimonio.

Tenga en cuenta estos consejos a la hora de tomar decisiones financieras y verá cómo sus ahorros mejoran considerablemente.

//

Deja tu respuesta