3 preguntas determinantes para encarar cualquier negocio

No vas a poder creer que el impulso que necesitabas para afrontar tu emprendimiento te lo van a dar únicamente estos tres cuestionamientos. ¿De qué se trata?

Enfrentarse a nuevos desafíos y buscar nuevas formas de hacer negocios son excelentes claves para llevar su emprendimiento a otro nivel. Arriesgarse es la cuestión. Pero si todavía no se anima a dar el salto o recién comienza en el gran mundo de los pequeños negocios, le compartimos una serie de preguntas que debe hacerse para conocer si tiene lo que necesita para desarrollar su negocio.

Según un artículo publicado en el sitio de la BBC, hay tres preguntas que se utilizan en consultoría y que se pueden aplicar a todos los problemas con los que la gente se encuentra en los negocios y por qué no en la vida diaria. Pensá en cualquier problema que estás tratando de solucionar en este momento y hacete a vos mismo, honestamente, estas tres preguntas:

¿Cuáles son estos interrogantes?

1. ¿Realmente estás dispuesto a cambiar lo que has estado haciendo hasta ahora?

Es probable que no puedas llevar a cabo ningún nuevo proyecto o emprendimiento si no contestás “sí” a esta pregunta. No hay nada que pueda mejorar el coraje de decir “sí'”. De no ser de esa forma, todo quedaría en palabras.

Las compañías que tienen dificultades para adaptarse a las condiciones cambiantes de los negocios se quedan estancadas, prácticamente solas, cuando se cierran al cambio. Sin ir más lejos, las firmas de taxis del mundo entero se negaron a ofrecer un mejor servicio a un precio menor, y fue ahí cuando Uber y otros servicios similares emergieron y se llevaron parte de su negocio.

Ese ejemplo se podría utilizar en los negocios pero como se mencionó más arriba, también es útil hacerse esa pregunta para la vida personal de cada uno. Pensemos en el desafío de mejorar, por ejemplo, tu condición física.

A pesar de todas las excusas que se suelen usar -estoy muy ocupado, en realidad no tengo ningún problema o ya lo haré más tarde- la razón por la que elegimos no ir al gimnasio o seguir una dieta más saludable es porque, en realidad, no queremos.

Todos nosotros -tanto individuos como empresas- podríamos gozar de una mejor salud personal y corporativa si estuviéramos dispuestos a reconocer las cosas que podemos mejorar y si tuviéramos las agallas de hacer algo al respecto. No hay nada que pueda reemplazar el coraje de decir “sí”.

2. ¿Puedes pensar en una mejor estrategia o idea que el status quo?

Cuando ese primer paso se reconoció, se necesita encontrar una solución a al problema. En algunos casos, es bastante sencillo. Nada se logra hasta que uno esté listo para aceptar el cambio. Estar más sano por haber mejorado tu dieta y hacer más ejercicio no es precisamente un secreto o una solución revolucionaria.

Pero no todas las veces se trata de una solución que está tan a la vista.

Las empresas pueden disponer de su amplia gama de consultores para que les ayuden a dar con soluciones a sus problemas, pero nunca hay que dejar que sea demasiado tarde.

Aquí un ejemplo muy útil sobre el negocio de los videos y películas: Blockbuster, cuando comenzó a cambiar las tendencias de las personas y éstas comenzaron a optar por bajar películas, tuvo tres opciones: comprar Netflix cuando todavía era un negocio pequeño y dirigirlo como una entidad independiente, crear su propio “Netflix” y hacer lo que siempre habían hecho para quienes todavía preferían navegar entre los estantes de sus tiendas… o lo menos inteligente, quedarse como estaban.

Finalmente, cuando ya era muy tarde, Blockbuster intentó crear su propia versión de Netflix, pero colapsó bajo el peso del cambio. La cuestión es que cuando tienes la mente abierta, eres curioso y creativo, tienes varias opciones.

En el Informe Especial que preparamos para usted compartimos la tercer y más importante pregunta que tiene que tener en cuenta a la hora de encarar un negocio. No se la pierda.

Deja tu respuesta