2 razones para evitar las acciones ligadas al consumo

Los ajustes tarifarios implementados bajo la administración de Mauricio Macri han disparado la inflación y trastocado los niveles de gasto.

El Gobierno descargará su cartucho de ajustes a las tarifas como gas, agua y transporte durante este mes. Después la tarea volverá a ser controlar la inflación y encarrilar la economía en la senda del crecimiento, pero la aceleración de precios experimentada desde la asunción de Mauricio Macri ha contraído el consumo en el retail.

La noticia se desprende de un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), el cual sostuvo que las ventas de los comercios minoristas cayeron 5,8% en marzo, pero ¿por qué deben evitarse las acciones ligadas al consumo?

      1. Consumo deteriorado.

El sondeo de la CAME se une a una retracción de los comercios minoristas de 1,5% en enero y de 2,5% en febrero. Con esos resultados, hay una caída acumulada de 4,2% en el primer trimestre.

Una de las estrategias puestas en práctica para contrarrestar esa caída del consumo fue desatar una guerra de ofertas, dado que los productos de Precios Cuidados prácticamente desaparecieron de las góndolas, con la reducción de casi 200 rubros realizada por el Ejecutivo en enero.

Las tácticas para alcanzar más ventas consisten entonces en repetir las fórmulas de ofertas, ventas en cuotas o promociones. Aprovechan también los fines de semana para recuperar la demanda con fuertes rebajas, a riesgo de perder algunos puntos en rentabilidad.

Según la entidad, se espera que en abril pueda haber algún repunte. Sin embargo, los empresarios ya han anticipado que 2016 puede ser un año de grandes dificultades en materia de consumo. “Las ventas minoristas fueron golpeadas por el menor poder adquisitivo de la población frente a los incrementos que han tenido los precios en la economía, especialmente porque los trabajadores aún no cobran los aumentos de las paritarias”.

La contracción fue superior en productos que requieren decisiones de gastos más importantes como electrodomésticos (10,2%) o materiales para la construcción (9,1%). Sin embargo, consumos básicos como alimentos apenas retrocedieron 2,2%.

     2. Cambios en el CER caen mal

La semana pasada, el Gobierno determinó utilizar el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de la provincia de San Luis para el cálculo del Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), en lugar de las estadísticas porteñas.

Para tenerlo en claro, el CER sirve como un índice que refleja la variación diaria de la evolución mensual del índice de precios al consumidor publicado por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC).

El cambio obedece a que el índice de la provincia representa más ajustadamente las variaciones de precios en la economía nacional y el BCRA destaca que los aumentos tarifarios registrados fueron significativamente superiores en el área metropolitana del Gran Buenos Aires que en el resto del país. Sin embargo, abre puertas a interpretaciones negativas.

En febrero, la inflación de San Luis arrojó un alza de 2,7%, mientras que el indicador porteño arrojó 4%. Entre marzo y abril, se espera que haya un nuevo impacto producto de la suba de las tarifas, de modo que el Gobierno adoptará un CER más bajo para indexar parte de los bonos de deuda pública.

Diego Martínez Burzaco, economista jefe de Inversor Global, sostuvo que la modificación del índice es una señal negativa, porque da lugar a interpretaciones de que se escogió San Luis, debido a que registró menos inflación que Buenos Aires.

¿Qué acciones deben evitarse?

Según Martínez Burzaco, con un consumo paralizado, no es un buen momento para invertir en empresas ligadas a esta área localmente. Las acciones a evitar serían las de Inversiones y Representaciones Sociedad Anónima (IRSA), sociedad dedicada a bienes raíces, propietaria de las principales centros comerciales y responsable de algunos de los mayores proyectos inmobiliarios del país.

En segundo lugar, estaría Sociedad Comercial del Plata, una diversificada sociedad con intereses principalmente en la energía, transporte por ferrocarril, bienes raíces y turismo.

En última instancia, el especialista también sugirió evitar Molinos Río de La Plata S.A., una de las empresas líderes de la industria alimentaria de Sudamérica.

Además, si bien en el pasado se recomendaba invertir en bonos con pagos atados a la indexación del CER, con la modificación gubernamental, que influye negativamente sobre el mundo inversor, Martínez Burzaco recomendó mantenerse alejado de estos instrumentos.

¿Y en cuáles invertir?

En anteriores ocasiones, Sebastián Maril, editor de Mercado en 5 Minutos, sugirió que las empresas más dolarizadas y ligadas a las exportaciones tienen mayores probabilidades de crecer en el corto plazo y en un contexto inflacionario.

Por ende, para seguir ganándole a la inflación habría que invertir en lanzamientos cubiertos y las Lebac, que ofrecen los mejores rendimientos del mercado.

//

Comment 1

  1. cap_beto

Deja tu respuesta