Un futuro prometedor para la Argentina y sus inversiones

La actividad comercial del país podría crecer 15% este año y con ello, surgen grandes oportunidades para los inversores locales que deben ser aprovechadas lo más pronto posible.

Crece el comercio exterior en la Argentina y con ello las oportunidades para su cartera. Al menos así lo auguran las firmas privadas, que establecen un auge de hasta 15% en la balanza comercial internacional del país en 2016.

En el marco de una nueva gestión más amigable con el mercado, políticas como el levantamiento del cepo cambiario — y por ende del atraso en ese sentido- además de la eliminación de las retenciones a las exportaciones e importaciones, los analistas vaticinan un avance significativo en 2016 para la balanza, que el año pasado acumulaba 3.000 millones de dólares en déficit.

Se trata de proyecciones muy positivas si se tiene en cuenta que los mercados internacionales en general se encuentra atravesando una crisis de precios.

Las proyecciones

De acuerdo con información de El Cronista, la firma Federico Muñoz y Asociados proyecta un auge de entre 10 y 15% este año para las importaciones y exportaciones –que el año pasado cerraron en  59.800 millones de dólares y  56.700 millones respectivamente– apoyándose en el efecto que seguirá teniendo sobre la economía el acortamiento  de la brecha entre el mercado cambiario oficial y el paralelo, así como el resto de las medidas tomadas por el gobierno macrista desde su entrada en vigencia.  

Según los voceros de la firma en cuestión, las medidas contribuyen con la eliminación de las prácticas ilegales de subfacturación en el caso de las exportaciones y sobrefacturación en lo que a importaciones se refiere, lo que en definitiva se traducirá en una mejora de los resultados de la actividad comercial.

La apuesta

Ante la posibilidad de continuidad de mejoras en el panorama de las operaciones comerciales internacionales, sectores como el industrial, el agro y la minería se perfilan con gran potencial de crecimiento.

Las empresas exportadoras de estos rubros se benefician con fuerza en un contexto en el que el peso se deprecia, por lo que sus balances comerciales a futuro reflejarán buenos resultados a partir de ello, como es el caso reciente de los bancos locales, cuya alta exposición a activos dolarizados, disparó su performance y en consecuencia, sus cotizaciones bursátiles.

Actores del segmento financiero como Macro (BMA), Francés (FRAN), Galicia (GGAL), Banco Patagonia (BPAT), Santander (BRIO) y Banco Hipotecario (BHIP) siguen siendo apuestas acertadas en vista del contexto.

Por otro lado, la recomendación de inversión en torno a la empresas agropecuarias exportadoras realizada en días pasados desde Inversor Global, se refuerza en este escenario, debido a que la ya mencionada devaluación de la moneda local, sumada a un buen desempeño en ventas en el exterior denominadas en divisa estadounidense maximizan las ganancias de estos jugadores.

En esa línea, firmas como San Miguel (SAMI), Cresud (CRES) y Molinos( MOLI) que en 2015 arrojaron retornos de hasta tres dígitos, siguen siendo atractivas alternativas para su cartera.

Según datos de la firma Federico Muñoz y Asociados citados por El Cronista, si bien las medidas implementadas por la nueva gestión han devuelto el aire a los rubros exportadores, es necesario tener en cuenta que la dinámica comercial también depende en alto grado del comportamiento de los principales socios de la Argentina, como es el caso de Brasil.

En vista de que el panorama no luce alentador en el corto plazo para la economía del país vecino, este elemento se presenta como un tema de análisis a la hora de proyectar con mayor objetividad la magnitud del avance del comercio exterior.

No obstante, existen otros factores de peso internos que sin duda darán impulso a la dinámica, por lo que los inversores pueden proceder a posicionarse con cautela sobre los papeles de las empresas mencionadas.

//

Deja tu respuesta