Pensión universal en Argentina: ¿una oportunidad para invertir?

Se recomienda armar una cartera conformada por bonos y acciones de baja rentabilidad, de perfil conservador para los retirados.

La administración de Mauricio Macri busca reformar el sistema jubilatorio tras el acuerdo con los holdouts, lo que reemplazará el sistema actual de reparto con una pensión universal, y por encima se establecerán las jubilaciones de acuerdo con los aportes efectuados durante la vida laboral. ¿Es esta la oportunidad ideal para empezar a invertir?

Con la medida que impulsa el Gobierno se busca poner fin a los 400.000 juicios que subsisten por falta de ajustes de los haberes en función del 82% móvil de los ingresos percibidos como activos.

En la actualidad, existen más de siete millones de personas contempladas en los regímenes de jubilaciones y pensiones. Del total, 2,5 millones perciben el haber mínimo de 4.959 pesos. Otros 2,4 millones cobran entre ese piso y 8.000 pesos. Mientras que 1,3 millón percibe pensiones no contributivas (discapacitados, madres de más de siete hijos y adultos mayores sin cobertura) en torno de los 4 mil pesos. Y unos 800 mil cobran haberes por arriba de 8.000 pesos, con un cuarto de millón alcanzado por Ganancias.

¿La vuelta de la AFJP?

Jorge Triaca, ministro de Trabajo, anunció que, a partir de las moratorias y la falta de actualización de los haberes de manera proporcional en los primeros años de la administración de los Kirchner, cuando comenzaba a sentirse con fuerza la inflación, “se fueron achatando las escalas de distribución de las jubilaciones”.

Esto, sin embargo, no quiere decir que se volverá al sistema privado de capitalización, a través de las denominadas AFJP, pero Triaca adelantó que se apuntará a un mayor “reconocimiento de los aportes” por un criterio de proporcionalidad. “Se quiere dar oportunidad a los que no trabajaron formalmente que tengan el beneficio clásico, pero a los que aportaron darles un reconocimiento de esos aportes”.

Según los analistas del mercado, el éxito de la medida dependerá del valor que se les reconozca a los beneficiarios de la nueva pensión universal a la vejez, dado que, si reciben el mínimo actual y después establecer una verdadera capitalización, regulada por el Estado, en la que puedan competir la banca pública y privada.

Sus detractores han manifestado que existe el riesgo de convertir el sistema jubilatorio en uno de subsidios, por lo que la clave será conocer cuánto se pagará por la pensión universal, por un lado, y el estándar del beneficio.

Ese sistema de reparto sería volver a la lógica previa a la sanción de la movilidad, en 2008, cuando los aumentos de los haberes dependían de la voluntad política del Gobierno de turno, y que Néstor y Cristina de Kirchner utilizaron como herramienta electoralista.

La iniciativa está en elaboración por parte del gabinete económico, con protagonismo central de parte del secretario de Seguridad Social, Juan Carlos Paulucci, quien ya en 2002 fue también uno de los ideólogos del “Libro blanco de la previsión social”, que durante la presidencia de Eduardo Duhalde se planteó una reforma integral del sistema jubilatorio que tomara en cuenta un mercado laboral signado por el desempleo y la precarización laboral.

En todo caso, si la medida redunda en beneficios a la población de mayor edad, entonces resulta en una oportunidad para quienes deseen comenzar a invertir.

¿Cómo iniciarse en las finanzas?

Diego Martínez Burzaco, economista jefe de Inversor Global y director de la Academia de Inversores, recomendó armar una cartera de inversiones con un riesgo conservador.

La cartera se compone en 80% de instrumentos de renta fija como los bonos. Del total, 60% deberían estar respaldados en dólares y el resto en moneda local.

El 20% restante de la cartera deben ser acciones, especialmente aquellas ligadas a empresas estables arraigadas en la Argentina, como por ejemplo, los bancos.

Con un portafolio armado de este modo, probablemente la rentabilidad de las inversiones sea menor, pero las ganancias serán suficientes para cubrirse de una devaluación en la moneda a largo plazo.

Además, si lo que se desea es mayor rentabilidad, en el contexto actual, existe una buena alternativa de inversión. Se trata de las Letras del Banco Central, los instrumentos mediante los cuales, el Gobierno busca fortalecer las inversiones en moneda local para debilitar al dólar y detener el avance inflacionario.

Martínez Burzaco explicó que se busca armar una cartera moderada para inversores de la tercera edad por la curva de riesgo subyacente a la edad.

En otras palabras, cuanto más joven es el inversor, más podrá arriesgar con una estrategia agresiva, porque hay mayores posibilidades de recuperación, pero entre más adulto sea, se auto restringirá por la necesidad de dinero que debe usar para mantener su nivel de gasto.

 

//

Deja tu respuesta