¿Qué tan alto es el precio a pagar por el acuerdo con los holdouts?

El exministro de Economía, Roberto Lavagna, criticó que lo negociado por la Argentina con los fondos buitre es “malo y extremadamente caro”

La Argentina ya tiene media billetera afuera. Claro está que el país primero necesita endeudarse con bancos internacionales y obtener el visto bueno del Senado antes de finalizar marzo.

No obstante estamos a un paso de dejar el default en el pasado. En medio del debate, un interrogante surge de manera intempestiva: ¿fue caro el acuerdo con los holdouts?

El encargado de sembrar la duda fue el exministro de Economía, Roberto Lavagna, quien tildó de “malo y extremadamente caro” lo negociado por Luis Caputo, secretario de Finanzas, con los tenedores de bonos que no entraron a los canjes de 2005 y 2010. El exfuncionario también aclaró que “fue inevitable” y puede ser “una puerta positiva si se sabe aprovechar”.

Alfonso Prat Gay, ministro de Hacienda y Finanzas, defendió los puntos positivos del acuerdo: la eliminación del 30% en un corto tiempo, con pilares como el restablecimiento de la confianza en el mediador, la discusión de los intereses y la demostración de voluntad de llegar a un acuerdo definitivo.

¿Qué se juega el Congreso?

Lo que está en juego es la derogación a la Ley Cerrojo, normativa ideada justamente por el exministro Lavagna, quien buscaba asegurarse una alta aceptación al canje de 2005, con miras a reestructurar deuda en default por casi 100.000 millones de dólares.

El instrumento se promulgó el 10 de febrero de 2005 y el artículo clave establecía que el Poder Ejecutivo no podría reabrir el proceso de canje para apurar una aceptación de los tenedores. Se convirtió en un arma de doble filo.

El último capítulo del impago giró en torno a la Ley del Pago Soberano, sancionada en septiembre de 2014, cuyo objetivo era eludir el fallo del juez Thomas Griesa, quien bloqueó todo cobro por parte de los bonistas reestructurados hasta que la Argentina no llegase a un acuerdo con los holdotus. Su propuesta consistía en que la sede del pago fuera Buenos Aires o Francia, en lugar de Nueva York.

Una opinión clave

Incluso la bancada del PRO considera que la opinión del exfuncionario de Néstor Kirchner es clave tanto para el oficialismo como para la oposición. Por eso, Lavagna fue invitado para el lunes próximo, cuando en el plenario de las comisiones de Presupuesto, Hacienda y Economía asistirán distintos especialistas, aunque el experto ya faltó a su cita previa con Diputados.

Pero aunque no asista dejó entrever cuál era su opinión a través de una entrevista en radio Cadena 3. “Para resolver los 90.000 millones de dólares iniciales, se emitieron 35.000 millones. Ahora, para resolver menos de 5.000 millones, se emitirán 12.500 millones. Las cifras son elocuentes”, criticó.

Aun así, considera que, entre un mal compromiso de pago y las circunstancias previas, pesa más lo segundo, porque permite proteger la institucionalidad, “el darle aire a un nuevo gobierno que debería tener éxito. Eso es lo que primó en la Cámara de Diputados”.

A su juicio, el país viene de “una desidia de muchos años” en la negociación de la deuda y afirmó que había “una hoja de ruta” que entregó a Kirchner en noviembre de 2005, pero fue abandonada durante muchos años y las circunstancias se agravaron.

Lavagna también advirtió que, en caso de que el Senado convierta en ley al proyecto de Normalización de la deuda pública y recuperación del crédito, habrá riesgo de 3,5% de que haya nuevas demandas por parte de los holdouts que no aceptaron la propuesta argentina. “También es posible que quienes ingresaron voluntariamente al canje se sientan afectados por este arreglo”.

Rodrigo Álvarez, director de Analytica, sostuvo que el Gobierno está jugado a captar financiamiento. De otra forma, el ajuste fiscal debe ser mucho más brusco y el equilibrio macroeconómico hoy necesita apuntalar las reservas del Banco Central y oxigenar el rojo del Tesoro, cuyo déficit de cuenta corriente será del orden de los 20.000 millones de dólares, a cubrirse bien sea con inversiones extranjeras, deuda o el ingreso de capitales financieros.

Peor es nada

La posición de Lavagna es convalidada por extitulares del Banco Central como Mario Blejer, Martín Redrado o Javier González Fraga, quienes instaron a llegar a un acuerdo, más allá de que la negociación vigente “no sea la mejor salida”.

Todo sea por el acceso al crédito internacional, una oportunidad que en los últimos 15 años ganaron los competidores del país. En su discurso, Blejer remarcó a los diputados que el desendeudamiento “no es una virtud” y el endeudamiento “no es un pecado”, porque todo depende de qué se hace con los recursos.

Ambos acordaron que si bien el acuerdo “es bueno para la normalización del país”, crea un mal antecedente al convalidar una resolución con poco sentido financiero.

El retardo encarece

Sebastián Maril, editor de Mercado en 5 Minutos, señaló que el pago es caro, pero una sentencia judicial difícilmente es negociable. “Una quita superior al 30% no iba a ser aceptada”,

De acuerdo con Maril, si el kirchnerismo hubiera tenido la intención de negociar cuando se dio la sentencia en Nueva York, en 2014, se habría podido evitar el pago de intereses y cancelar entre 7.500 y 8.000 millones de dólares, una cifra muy inferior a los 12.500 millones de dólares que el Ejecutivo debe desembolsar hoy para salir de la deuda.

//

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;Display revenues, which include in app ads, are forecast at about $7 (5He can be a game changer in this match.Jordan Femme Pas Cher

“It’s a continuation of our support that we’ve undertaken for nine years now and it’s another initiative that we see Carers bringing to the front that we think is a very good idea,” Shaw Building Group managing director Valdis Luks said.mulberry bag outlet

Information management operational challenges in the fund industryThe Special Depository Between opportunity and challenges.mulberry handbags uk

They built that into a seven point lead and tested the Clippers until the final seconds.timberland outlet uk
But the Flyers’ fans can still get a decent hate on, and Crosby is their new favourite target.timberland boots uk

Deja tu respuesta