¿Es recomendable enseñar finanzas a los niños?

Hay quienes temen a los números, pero enseñar a los jóvenes a estar preparados para tener algunas nociones básicas de la economía es esencial hoy en día

Cierto, algunos padres preferirían hablar con sus hijos de cualquier cosa antes de conversar sobre el dinero. Pero esa oposición tiene un alto riesgo. De hecho, los expertos financieros recomiendan dos cosas: comenzar temprano y hablar a menudo. Después de todo, no pasará mucho tiempo antes de que deban tomar decisiones financieras.

Ted Beck, CEO del Fondo Nacional para la Educación Financiera (NEFE, por sus siglas en inglés), asegura que los jóvenes deben estar preparados y desarrollar algunas habilidades para aprovechar correctamente las oportunidades.

Nathan Dungan, fundador y presidente de la empresa Share Save Spend, dedicada a enseñar finanzas, sostiene que preparar a sus hijos en términos de destrezas de las habilidades financieras da mayores probabilidades de mejorar su calidad de vida. “No se trata de enseñarles sólo sobre el dinero, sino de otros conceptos básicos como el ahorro”, dijo a través de Market Watch.

¿Qué debe enseñarse?

Las familias deberían experimentar con estos temas mientras los niños están en casa, indica Dungan. La clave es proporcionarles variedad de oportunidades para que puedan escoger, de modo que sirva para alimentar su confianza y sus capacidades. “De hecho, es mejor si cometen errores bajo un ambiente controlado, en donde la situación aún es manejable”

Annamaria Lusardi, economista italiana dedicada a enseñar en la Universidad George Washington School of Business, cree que una primera charla debería ser acerca del dinero. Incluso recomienda evitar la lectura, pues podría aburrirles demasiado rápido, y estar siempre atento ante posibles preguntas. “Lo más interesante es cuando tienen que tomar la decisión entre ahorrar el dinero o gastarlo. Ambas acarrean consecuencias”.

Lo que no debe hacerse

La economista señala que hay muchas formas de equivocarse en ese complejo proceso de aprendizaje. De hecho, un niño no tiene la misma capacidad que un adulto para manejar el estrés. Por ejemplo, jamás han experimentado la pérdida de un empleo.

Además, debe ser cuidadoso, porque los niños suelen repetir todo lo que escuchan en casa, de modo que hay algunos temas complicados, especialmente relacionados con experiencias personales que deben evitarse.

¿A qué edad iniciar?

Según Beck, un buen tema para iniciar es el dinero como instrumento de intercambio, así como la preocupación por los préstamos, canjes y ahorro. Entre los 8 y los 10 años pueden aprender perfectamente el valor de la moneda. Luego, como adolescentes, pueden tener un trabajo a medio tiempo.

Además, apenas empiezan a utilizar la frase “yo quiero…”, debe haber una conversación sobre el dinero. De acuerdo con los expertos, ellos mismos hablan normalmente con sus hijos sobre la importancia financiera. Más adelante se tratan temas como intereses, funcionamiento de la inflación y los riesgos en las decisiones.

La frecuencia de las clases

Lusardi aconseja que las clases sean tan frecuentes como sea posible, pero Beck considera que deberían ser sesiones diarias, en las que se hable de las finanzas como forma de vida, es decir, ningún tema en profundidad. “Siempre hay que ser positivos y no presionarlos al punto en que se pierda la atención”.

Por eso Dungan cree que deberían ser sesiones de cinco minutos unas pocas veces a la semana, en vez de grandes debates una vez al mes o al año, porque eso produce que los chicos se aburran. Por ejemplo, pueden aprender de la importancia de abrir una cuenta bancaria para ahorrar dinero cada cierto tiempo.

En el escenario ideal, las finanzas deberían ser impartidas en el colegio y complementadas en casa. “El manejo del dinero es una habilidad que no es fácil de poner en práctica”.

Las clases

  1. El dinero permite escoger: los jóvenes comprenden que al comprar algo pierden la oportunidad de adquirir otra cosa que también quieren.
  2. ¿Me lo puedo permitir? Es una pregunta que a menudo nos hacemos antes de usar la tarjeta de crédito. Cuando se le pide a cualquier niño si quisiera tener 1000 pesos para gastar en cualquier cosa y como único requisito sólo deben pagar 10 pesos al mes, entonces todos se muestran felices. Pero ese es un problema que comprende un adulto: se le denomina intereses.
  3. Tomar riesgos. Sí, pensar como un inversor es una valiosa lección. La clave es equilibrar el miedo a perder dinero frente a una realidad en la que se decide permanecer completamente fuera de peligro, lo cual hace que sea más difícil alcanzar las metas financieras.
  4. Ahorrar no tiene que ser molesto. Sí, la primera vez que se ve un descuento en el pago del sueldo, automáticamente genera molestia, sin saber que se trata de un modo de ahorro. Más allá de eso, se pueden guardar una parte del salario en un sitio donde no se toque.
  5. Los niños no tienen que convertirse en estadistas. Una cosa a entender es que los números les asustan. De hecho, algunas cifras indican que hasta un tercio de las personas creen que se quedarán sin dinero apenas se retiren. Paso a paso, las finanzas pueden aprenderse en el hogar, sin presionar a los más jóvenes.

 

They say stopping the practice will put too many of their people out of work [source: Chaon]Any suggestions on what else to check.mulberry uk
He’s the dad that’s there all the time; he’s the one on the P or board, he’s the one helping on the excursion and at every school assembly.mulberry uk
Johnson (10 carries, 62 yards) didn’t touch the ball again in the first half.prada outlet uk
68 on his Big Board of Top 100 prospects, which would fall outside of the two rounds.prada handbags sale
Drawn in a very difficult group, Al Nashima (the Brave Ones) are hoping to match the achievements of their countrymen back in 2004, when they battled through to the second round.prada sale uk

a group of friends with the same interests.cheap toms outlet
cheap toms outlet

Deja tu respuesta