¿El repunte en los precios petroleros trae consigo el germen de su propia destrucción?

Los valores se recuperaron en mayo de 2015 sólo para derrumbarse en 3 meses, porque permitió que los productores invirtieran y que bombearan más para apuntalar su flujo de caja. ¿Se repetirá la historia?

Los precios petroleros encontraron un piso, advirtió la Agencia Internacional de Energía (AIE) la semana pasada tras una pausa en el retroceso superior al 70% desde su máximo en 2014, pero ¿se trata acaso de un círculo vicioso? ¿El reciente repunte del 45% que experimentó el crudo desde febrero podría ser su perdición?

Según analistas, el repunte podría plantar las semillas de su propio fin (en una visión más marxista, el repunte podría traer consigo el germen de su propia destrucción) dado que el alza en los precios alentaría a las empresas energéticas de esquisto a volver a incrementar su producción, lo que nublaría las previsiones de un menor suministro estadounidense.

Los yacimientos de esquisto pueden perforarse mediante la fracturación hidráulica en cuestión de meses, más rápido que otras reservas en las que se trabaja por años antes de explotarlas.

La recuperación en los precios del crudo acumula un alza de 45% en comparación con su punto mínimo en los últimos 13 años que se registró en febrero que fue generado, en parte, por las negociaciones entre Arabia Saudita y Rusia con otros productores que tenían el objetivo de congelar su producción.

Paralelamente, también contribuyó a impulsar el mercado la reducción temporal en el suministro global de petróleo que se originó tras las interrupciones productivas en Nigeria e Irak.

¿Optimismo en vano?

En su último informe, la AIE indicó que los precios del crudo habrían tocado fondo y proyectó una disminución de casi 530 mil barriles diarios en la producción estadounidense durante 2016. El informe respaldó, indirectamente, el mayor optimismo sembrado en el mercado y la cotización del crudo de referencia en Estados Unidos, que subió 1,7% para cerrar en 38,50 dólares el barril.

Desde la banca de inversiones Goldman Sachs Group, aún están preocupados porque si el mercado permite que el precio del petróleo se deslice al rededor de los 50 dólares por barril, en unos seis meses se volvería a entrar en el ciclo de sobreoferta y caída de la demanda, de modo que el riesgo de entrar en ese mercado aún es enorme.

Para la firma habría que comprender dos puntos esenciales para abarcar toda la dimensión del problema:

  1. La suba en los precios petroleros es parte de un repunte de las materias primas que abarca desde los precios del oro y el cobre hasta los del cacao y la carne de cerdo. Pero el caso del crudo mantiene a la expectativa a todo el mundo. Nadie quiere esperanzarse en un mercado que viene en caída libre desde 2014 y buscan más indicios en el mercado para reconocer si la demanda aumentó o hay una caída del suministro que justifique las alzas.
  2. En su más reciente informe divulgado, Goldman Sachs apuntó a que el suministro almacenado de petróleo y productos refinados tiene que descender antes de producirse un repunte de precios sostenible.

Un mercado cíclico

El portafolio del Oppenheimer Commodity Strategy Total Return Fund, que administra unos 250 millones de dólares, recordó que los incrementos en los precios del crudo, históricamente, se topan con el mismo dilema: ¿Un súbito repunte de las cotizaciones llevará a un incremento de la producción y a un exceso de oferta en el mercado con lo cual todo se devolvería al punto de origen?

Cualquier cosa puede ocurrir en un mercado tan signado por la volatilidad.

De hecho, sin ir muy lejos, a mediados de 2015, el barril alcanzó los 60,75 dólares por barril, después de que su precio se derrumbara hasta 43,45 dólares. En seguida, todos pensaron que se desataría una veloz caída de la producción de esquistos de EEUU y que los precios petroleros alcanzarían un promedio de 70 dólares en 2016.

La confianza traicionó al mercado.

El alza de los precios permitió que los productores acordaran los precios a futuro e invirtieran en nueva producción. La cantidad de plataformas volvió a subir a medida que las empresas bombeaban más con miras a apuntalar su flujo de caja.

Es que con un precio de 60 dólares por barril, muchos productores podían darse el lujo de explotar nuevos yacimientos. Cuando el calendario marcó agosto, los precios estaban de nuevo por el piso.

¿Cuál es el panorama actual?

Datos de la Administración de Información de Energía (EIA, por sus siglas en inglés), apuntan que el exceso de oferta de petróleo parece estar aliviándose en comparación con la situación vivida hace un año, porque la producción estadounidense cayó en diciembre por primera vez desde 2011.

La Agencia Internacional de Energía ha disparado que la producción global retrocedió 0,7% en el primer bimestre de este año, mientras sigue preocupando que en Irán se ha aumentado su generación cientos de miles de barriles, conforme se levantan las sanciones internacionales.

//

How can I prepare for my interview with Deloitte

Wetzel (an Olympia native who cooked atNoma in Copenhagen, which is widely accepted as one of the world bestrestaurants)shows up in the Best Chef: Northwest category this year.michael kors handbags outlet
N Perpi gnan, il y a 49 printemps, d’un p italien et d’une m catalane, Prix de Rome, laur de la villa M hors les murs, Barcelone, Daniel Tosi a commenc par diriger l’orchestre de Perpignan, en 1980, avant de prendre la direction du conservatoire, neuf ans plus tard, et de lancer dans la foul le festival Aujourd’hui musiques.mulberry bags uk

“When my dad was around, we would share tubs of Neapolitan ice cream although he ate all the strawberry while we watched TV,” Solo wrote in her upcoming autobiography, “,” which is set for release on Aug.cheap toms outlet
Louis based food manufacturer, distributor and retailer that traces its ancestral roots to 1868.michael kors handbags uk
He demanded perfection.prada uk

Deja tu respuesta