¿Cómo invertir en startups que aún no cotizan en Bolsa?

Los fondos de capital privado destinan parte de sus recursos a empresas en etapas de arranque, pero ¿cómo identificar estas opciones de inversión?

Las startups son nuevos emprendimientos empresariales y hacen referencia a negocios que están en desarrollo o construcción, de modo que son compañías emergentes apoyadas en la tecnología.

Estas empresas apelan a la innovación para hacer que procesos normalmente complicados sean más fáciles de realizar. Por ende, se dedican al desarrollo de tecnologías, diseño o desarrollo web.

Por lo general, estas compañías inician como una idea de negocio creativo, y el paso inmediato es agregar diferenciación a la idea a través de innovación, para finalmente emprender el negocio.

Las emergentes se distinguen por su riesgo y también por ofrecer o esperar grandes recompensas, gracias al alza exponencial de su negocio. Es decir, suelen tener un bajo costo de implementación, un riesgo más alto, y una retroalimentación de la inversión más atractiva.

Según Diego Martínez Burzaco, economista jefe de Inversor Global y editor de Cartera Propia, el acceso a startups es complicado, pero puede entrarse a través de un fondo de capital privado que abren rondas de inversiones cuando tienen empresas de esta clase con ideas interesantes para financiar.

La entrada a inversiones en startups

Los fondos de capital privado son carteras colectivas cerradas que destinan al menos dos terceras partes de los aportes de sus inversionistas a la adquisición de activos o derechos de contenido económico.

En otras palabras, un fondo privado dispone de millones de dólares para destinar a negocios en su etapa de arranque, desarrollo o consolidación que tengan un vertiginoso potencial, lo cual se traduce en ser una alternativa para emprendedores que de este modo consiguen hacer despegar su idea.

¿Y cómo lo hacen? Los fondos se dedican a invertir recursos de terceros en compañías privadas donde detectan un alto potencial de crecimiento –fue el caso de Apple o FedEx en la década de 1980- y, por ende, un enorme retorno de la inversión a largo plazo.

Martínez Burzaco señala que en América Latina una de las alternativas es South Ventures, un fondo de capital privado que tiene más de 3 millones de dólares invertidos actualmente en unos 20 países, que abre rondas de inversiones entre privados cuando tienen algunas propuestas interesantes para financiar.

El editor de Cartera Propia recomienda estar atentos cuando se abren las rondas de inversión para entrar en las mismas como inversor. Es importante acceder a los newsletter que mandan estas páginas para estar notificado en tiempo y forma.

¿Cómo identificar una startup exitosa?

Hay que recordar que se trata de un negocio de riesgo. Muchas startups pueden quedarse en el camino y no salir a Bolsa por el fracaso de su emprendimiento. Entonces, ¿cómo identificarlas?

Algunos grandes empresarios han sabido reconocer las características que convierten a una startup en un buen negocio. Personas como Eric Shmidt, presidente ejecutivo de Google, Jeff Bezos, fundador y director de Amazon y Bill Gates, cofundador de Microsoft, ya han contado cuáles son sus iniciativas preferidas en el mercado.

Muchos emprendedores opinan que una buena idea, en un buen mercado, con un plan financiero sustentable, puede ser suficiente para cerrar una ronda, pero es mucho más difícil que eso: deben tener un equilibrio entre sus planes, el uso de tecnologías y la difusión que harían a través de la web.

Además, deberían tener suficientes estudios de mercado para conocer bien su objetivo, así como los recursos financieros con que cuenta la startup.  No sólo deben ser suficientes desde la perspectiva del emprendedor, sino atractivos para un inversor.

Es complicado encontrar ideas sin competencia o, mínimamente, sin productos sustitutivos. Sin embargo, Martínez Burzaco sugiere que encontrar esa idea única y con penetración en los hábitos de los consumidores es esencial para identificar estas inversiones y después que pueda escalar ventas rápidamente sin demasiado capital hundido. En todo caso, comprar la idea inicial siempre es un factor definitivo.

A tener en cuenta también el impacto social que irá asociado a las grandes marcas en los próximos años, de forma que será un valor diferencial que determinará las decisiones de compra de los clientes.

//

Comentarios

Articulos Relacionados

Deja tu respuesta

Compartido