¿Cómo afectan la decisiones de la Fed a la Argentina?

En el día de hoy, los mercados están a la expectativa de los anuncias a realizar por la presidenta de la entidad con respecto a la potencial suba de las tasas de interés. ¿Cuáles son las repercusiones de los diferentes escenarios sobre el contexto local?

Para el mes de diciembre pasado, la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) subió las tasas de interés de referencia por primera vez desde 2008, en un 0,25%.

Más allá de la medida en sí, que ya había sido descontada por el mercado, lo que generó mayor incertidumbre fue el anuncio de futuras subas graduales durante 2016, a medida que los indicadores macroeconómicos de los Estados Unidos continuasen arrojando resultados positivos.

Con señales mixtas, los ojos están puestos sobre el discurso que dará hoy Janet Yellen, presidenta de la autoridad monetaria. Pero, ¿qué tipo de influencia tienen los acontecimientos en este sentido sobre la escena local?

La Fed y la Argentina

La puesta en común de los especialistas sugiere que la Fed no ejecutará una suba de tasas, al menos hasta el mes de junio. En esa línea, el contexto internacional, encabezado por Europa y Japón, se mantendría plagado de tasas negativas.

La tendencia sería positiva para la Argentina, en vista de que facilitaría la búsqueda de financiamiento en el exterior para el Gobierno, garantizando rendimientos atractivos pero un encarecimiento controlado.

Si bien los indicadores macroeconómicos estadounidenses como el desempleo han tenido un buen comportamiento, debe tenerse claro que estos no han sido del todo sólidos, sino más bien aceptables, por lo que la tesis de los analistas con respecto a la postura de la Fed cobra fuerza.

De esa manera, según datos de El Cronista, para 2016 se pautarían potencialment dos o tres incrementos en las tasas como máximo.

En un contexto en que estas tasas no lleguen a 1% a fines de año y una tendencia negativa tanto en Europa como en Japón, surgen oportunidades y ventajas para la Argentina.

Esto se debe en primer lugar a que no habrá un ajuste al alza de los costos de endeudamiento a nivel global, así como a los altos niveles de liquidez que se sostienen bajo estas condiciones.

Aún cuando el camino está libre para el endeudamiento del país, las decisiones del gobierno macrista en pro de la apertura nacional serán claves durante este período de tasas bajas.

En esa línea, la nueva administración debe concretar lo antes posible un acuerdo definitivo con los fondos buitre, así como optimizar el marco regulatorio y financiero local. En el mejor de los casos, Argentina podría tener ventaja sobre el resto de los mercados emergentes a la hora de buscar financiamiento en el exterior, de darse las condiciones mencionadas.

¿Cómo puede el inversor aprovechar el contexto?

Es muy importante tener claro que la certeza de una suba de tasas por parte de la Fed en junio no está del todo garantizada. La autoridad monetaria se basa en el comportamiento de la economía estadounidense para definir sus políticas, por lo que un incremento en este sentido está atado a la evolución de los indicadores de ese país.

En esa línea, Ariel Squeo, presidente del Instituto de Capacitación Bursátil (ICB Argentina), explicó que sumado a ello “con tantas intervenciones expansivas alrededor del mundo, es posible que la Fed no ejecuta un aumento de tasas en junio inclusive”.

El experto manifestó que independientemente de ésto, desde la perspectiva del inversor con posiciones internacionales en su cartera “analizaría la paridad del dólar contra las principales monedas internacionales. En la medida que el dólar se aprecie, evitaría fijar presencia en commodities”.

Al mismo tiempo, Squeo hizo hincapié en seguir de cerca al índice S&P, con el objeto de evaluar el impacto de la moneda sobre los activos, partiendo del hecho de que actualmente el conglomerado se maneja en un rango entre 1.800 y 2.100 puntos.  

//

Comentarios

Articulos Relacionados

Deja tu respuesta

Compartido