Oro: ¿brillo real o espejismo?

El mal momento que atraviesan los mercados internacionales, producto de la incertidumbre político-económica, apuntala el rebote del metal precioso que seduce a varios inversores especuladores.

La tormenta arrecia en los mercados internacionales, con una China a la que le cuesta retomar su rimo habitual, tensión en Medio oriente, un petróleo que no logra ponerse de pie y una guerra de monedas sin cuartel que puede entrar en su punto más álgido, aunque pocos analistas reparen en ello.

Una palabrita, olvidada en los últimos años, vuelve a ponerse de moda: “incertidumbre”. Como un pequeño foco infeccioso, se esparce de manera virulenta y puede hacer estragos en los mercados internacionales.

Por supuesto que estamos lejos de la situación vivida tras la caída de Lehman Brothers en 2008, pero existen ciertos brotes que encienden las alarmas y que hay que tener en cuenta.

Sólo en las primeras 10 ruedas del año se destruyeron US$ 1,4 billones en el S&P 500, el indicador más representativo de Wall Street. Yendo más allá en el análisis, desde mayo del 2016, US$ 15 billones se vendieron en renta variable.

2

No parece haber una burbuja en las acciones porque si se analiza la relación precio de las empresas respecto a sus ganancias, el ratio arroja un número similar al promedio histórico del 15,5% para las compañías del S&P 500.

No obstante, los inversores le huyen como si se tratara de la peste. Resta ver si se trata de un tema coyuntural, dada la incertidumbre político-económica internacional o es una tendencia que se va a profundizar en el tiempo

En este tipo de escenarios es que el oro comienza a mostrar sus virtudes como activo de refugio. “Lo que está fuera de la moda puede volver a serlo”, señaló George Milling-Stanley, jefe de inversiones de oro de State Street Global Advisors, a Bloomberg.

El brillo del oro

En los últimos años, el metal ha recorrido sus precios mínimos, ante un mercado efervescente. Sin embargo –en el corto plazo- algo parece estar cambiando y existen algunos datos que brindan optimismo a la inversión en este commodity.

De acuerdo con Bloomberg, los futuros del metal precioso ganaron 4,4% en enero. Hace menos de dos semanas, los fondos de cobertura duplicaron sus tenencias (largo plazo) en lingotes -aprovechando la baja previa-, al tiempo que el Citigroup elevó su previsión para este activo 7,5% para 2016.

Pero no hay que perder la perspectiva. Venimos de años de un pésimo rendimiento para el commodity, dada la aparente y relativa calma en los mercados internacionales.

Es por eso que los más escépticos nos preguntamos si no será apenas una reacción espasmódica y coyuntural.

1

Es interesante lo que dice el Cronista al respecto:

“El metal alcanzó un mínimo de cinco años en diciembre de 2015, mientras que el dólar se fortalecía y la inflación de Estados Unidos se mantenía estancada, cortando la demanda del metal como un depósito de valor.

El costo de vida en Estados Unidos cayó inesperadamente en diciembre, liderado por una caída en los productos básicos. Además, la desaceleración de China se suma a los precios más bajos del petróleo y las devaluaciones monetarias competitivas para aumentar el riesgo de deflación en todo el mundo, dijo George Soros a Bloomberg en una entrevista la semana pasada.

Estás teniendo un rebote de corto plazo basada en la venta masiva del petróleo y las reservas, pero los fundamentos no cambiaron, agregó Rob Haworth, estratega senior de inversiones con sede en Seattle en el US Bank Riqueza Gestión”.

Lapidario…

Nos reencontramos la semana próxima.

Un fuerte abrazo,

Ignacio.

Comentarios

Articulos Relacionados

Comment 1

  1. Esteban

Deja tu respuesta

Compartido